¡Porque papá no hay más que uno!

Cada tercer domingo de junio, las familias venezolanas se reúnen para rendir homenaje a esos seres especiales que, con su amor y cuidado incondicional se convierten en los pilares fundamentales de cada hogar.

José Merchán.

Este día es una oportunidad para expresar gratitud y reconocer el papel invaluable que desempeñan en nuestras vidas. Para muchos, ser padre va más allá de la crianza, es ser un guía, un amigo, un confidente y un modelo a seguir.

Los papás son admirados y apreciados por su dedicación, sacrificio y esfuerzo diario para proteger y cuidar a sus hijos, ya que a través de su amor incondicional y su apoyo inquebrantable marcan la vida de quienes tienen la suerte de tenerlos a su lado.

En este día tan especial, las familias se reúnen para celebrar y agradecer a los reyes de la casa. Los hijos e hijas se esfuerzan por demostrar su amor y admiración a través de gestos significativos, regalos y palabras de cariño, ya sea un abrazo cálido, una llamada telefónica llena de afecto o una comida familiar, fortaleciendo así los lazos y creando recuerdos inolvidables.

Más que un día comercial, el Día del Padre es una fecha para reflexionar sobre la importancia de esa figura en nuestras vidas y reconocer su papel esencial en la formación de futuras generaciones. También es una oportunidad para agradecerles su constante presencia, su sabiduría y su amor incondicional.

Desde el Matutino de los Valles de Aragua le decimos a todos esos hombres guerreros que luchan día a día por sacar a sus hijos adelante: ¡feliz día papá!

Un ejemplo y guía de vida

En este día, nos vestimos de alegría y gratitud para celebrar a todos los papás, quienes representan el amor incondicional y la guía en nuestras vidas. Hoy los agasajados esperan recibir amor, cariño y calor familiar y por qué no, un obsequio que simbolice la lealtad y el cariño paternal.

Mauricio Bolívar.

Para Mauricio Bolívar, esta etapa inició al momento en el que su esposa le «lanzó la bomba» de que se encontraba en la dulce espera.

«En mi caso, he vivido la paternidad por etapas, desde la barriga, esa emoción que se vive en las consultas al momento de ver los ecosonogramas, y por supuesto, la ansiedad que se siente durante los últimos días de embarazo. Desde que uno los tiene en los brazos ya es un vínculo que se ha formado por 9 meses, es algo que cambia la vida de quien lo vive», aseguró.

No obstante, aseveró que se debe asumir las facetas como padre, siempre inculcándole buenos valores desde muy temprana edad, «para los nuevos padres las palabras o el consejo está relacionado con la paciencia que hay que tener ahorita porque los chamos nacen volando. En mi caso tengo dos, Eimi Valeria, de 6 años, es tierna y educada, y Mauricio David, de 3, está en esa etapa de exploración, donde dice que todo lo sabe», resaltó.

Compromiso y atención

En el caso de José Merchán, papá de dos pequeñines, el ser padre es una de las facetas más importante de su vida, pues su deber es cumplir y velar por el bienestar de sus hijos.

«Para mí es una experiencia gratificante y única en la vida. Es tener compromiso de poder ofrecer atención, educación y amor para fortalecer su crecimiento y que puedan ser buenas personas en esta sociedad», aseveró.

También te puede interesar: Comerciantes activos para las ventas de hoy

Un regalo de la vida

El nacimiento de un hijo es siempre un acontecimiento emocionante y mágico, pero cuando coincide con una fecha tan emblemática como el Día del Padre, la alegría se multiplica. Manuel Laza, un padre amoroso y dedicado, recibió el mejor regalo anticipado de su vida: su hija, quien nació antes de la fecha, hace ya un año.

«Lo que más me ha gustado de la paternidad es convivir con ella, verla a diario, como ha ido creciendo y adaptándose a las cosas, eso no tiene precio. Me cambió la vida, pero estoy feliz porque es un regalo de Dios», resaltó.

Finalmente, instó a aquellos jóvenes a ser conscientes y reflexionar antes de tener hijos y asumir la responsabilidad que conlleva, no solo en términos financieros sino también en brindarles cariño, afecto y enseñarles cosas importantes para su desarrollo.

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo

MG