Calles deterioradas generan malestar en El Progreso

El asfaltado se encuentra fuertemente deteriorado en el sector El Progreso, municipio Mario Briceño Iragorry, de acuerdo al reporte de los vecinos de este sector.

Calles deterioradas generan malestar en El Progreso. FOTO: CORTESÍA

«El asfaltado es horroroso, no sirve para nada. En El Limón no sirve nada el pavimentado, esto lleva tres años así», enfatizó Jhon Bonilla, habitante de la comunidad.

Debido a esta situación, las personas que tienen vehículos se ven obligadas a maniobrar para esquivar los huecos o tratan de tomar rutas para evitar las calles más deterioradas.

«El asfaltado no sirve, no se le hace nada desde que el alcalde está en su primer período en la Alcaldía. Por la entrada del río no se puede pasar y por la entrada principal tampoco por lo deteriorado que está», manifestó Roberto Andrade, vecino del sector.

En otro orden de ideas, dieron a conocer los problemas que presentan tanto con los cortes de la energía eléctrica, como con la falta de iluminación en las calles. Las luminarias públicas sirven una sí y otra no.

También te puede interesar: Colocadas más de 1.000 toneladas de asfalto en la Av. Universidad

Más detalles sobre calles deterioradas en El Progreso

También, como en el resto de la entidad, El Progreso padece de los constantes cortes de luz sin previo aviso, además de los múltiples bajones que se presentan a diario, y que han dañado varios aparatos electrodomésticos, dada esta fuerte fluctuación.

«El racionamiento lo están haciendo 4 horas, pero los bajones son bastante frecuentes y el alumbrado aquí es muy malo, hay unas que están dañadas y no han venido a repararlos», destacó Jonathan Bonilla.

Expresaron que agradecerían que desde los entes competentes, tanto gubernamentales como municipales, se abocaran con las debidas reparaciones de este sector.

Igualmente denunciaron que debido a los incendios y las altas temperaturas han estado «sofocados» o afectados por las cenizas provenientes de los incendios forestales de los últimos días.

ALEJANDRA BUITRAGO | elsiglo

MG