Predominan las fallas de servicios públicos en la Av. Libertador

Las personas que habitan en la avenida Libertador de Vista Alegre, vía Aguas Calientes, Diego Ibarra, tienen mucho tiempo padeciendo con la falla de los servicios públicos, en específico, la falta de recolección de los desechos sólidos.

Predominan las fallas de servicios públicos en la Av. Libertador
Predominan las fallas de servicios públicos en la Av. Libertador

Los vecinos aseguraron que tienen meses sin que el camión del aseo urbano pase con regularidad, obligándolos a sacar la basura hasta la calle principal para así evitar acumularla.

En este sentido, denunciaron que el camión que pasa por el sector solamente recoge la basura si se les paga una «colaboración», en efectivo o comida, y si no se tienes para pagar, simplemente no recogen los desperdicios.

«Por aquí no pasa el aseo y cuando pasa hay que estarles pagando para que recojan las bolsas y cobran hasta 20 bolívares», destacó el señor Juan Antonio Rodríguez, habitante del sector.

Juan Antonio Rodríguez
Juan Antonio Rodríguez

Al parecer, el camión que recolecta la basura es privado y es el que circula con más frecuencia, por lo que en distintas ocasiones los vecinos se ven obligados a cancelar con el método que dispongan en ese momento para poder sacar su basura o en su defecto, le pagan a «carretilleros» que llevan las bolsas hasta la calle principal.

Esto hace que la basura en la calle principal del municipio llegue a cantidades exorbitantes, razón por la que los vecinos y los dueños de los comercios cercanos se quejaron, ya que esto trae enfermedades respiratorias y animales no deseados.

También te puede interesar: Piden solución a los botes de agua en Choroní

El sector no tiene agua

La problemática con el agua sigue siendo persistente en esta zona del municipio, quitándola hasta por semanas completas, incluso meses. Los vecinos aseguraron que mientras más cercano al cerro y al manantial menos problemas tienen con el vital líquido, sin embargo, no es un alivio total, ya que solamente llega un «poquito» más que en otros lugares, pero la escasez es la misma.

El método que utilizan casi todos los lugareños es dejar llenando grandes bidones para poder surtirse durante la semana, otros se ven obligados a comprar botellones de agua y otros llegan hasta el río a buscar su propia agua.

Pastor Sánchez
Pastor Sánchez

«El agua es lo más que falta aquí, a veces llega poquita y dura hasta dos días o más que no llega por aquí y uno tiene que tener sus peroles ahí llenos para bañarse, porque no hay en el momento que tú la necesites», destacó Pastor Sánchez, habitante de la zona.

Por este motivo, muchas personas han decidido trabajar cargando y llenando agua potable para así surtir al resto de la comunidad por un costo más accesible.

Las fallas eléctricas son otra dificultad con la que los vecinos de esta zona tienen que vivir, incluso han pasado de 7 horas hasta dos días sin el servicio eléctrico.

ALEJANDRA BUITRAGO | elsiglo

LG