Sanjoaquineros prefieren agua de pozo que del grifo

Para muchos habitantes del municipio San Joaquín en el estado Carabobo, ya es normal levantarse desde tempranas horas de la mañana a recargar botellones con agua de pozo en los diversos distribuidores de la jurisdicción, ya que la que llega por las tuberías no es apta para el consumo humano, debido a que muchas veces llega contaminada.

Sanjoaquineros prefieren agua de pozo que del grifo elsiglo.com.ve

Durante un recorrido por la población de las “Panelas”, se observa niños, jóvenes y adultos mayores cargando sus respectivos envases. Otros inclusos tienen carruchas y carretillas con varios botellones, que recorren varios sectores recargando agua para sus vecinos.

Anderson Castillo, es uno de esos cientos de sanjoaquinero que debe trasladarse a pie o en bicicleta desde su casa al tomadero de agua que está detrás del Seguro Social de San Joaquín, asegurando que lo hace desde hace años, ya que el agua que viene del Acueducto Regional del Centro, no es consumible.

“Esa agua llega sucia, amarilla, con tierra y a veces tiene clavito y todo”, comentó el afectado.

Castillo recalcó que por esa razón él prefiere buscar agua en los pozos, ya que no quiere poner en riesgo su salud y la de sus familiares. “La buscamos para cocinar, para tomar, para los niños, y así uno no se enferma”, dijo.

MinAguas continúa rehabilitación de terraplén del lago Los Tacarigua

Una necesidad recurrente

Por su parte, Luis Herrera aseguró que esa agua de tubería que viene directamente del embalse de Pao-Cachinche, la cortan de dos a tres días continuos, que a pesar de no ser de gran necesidad para ellos, también es útil para hacer los quehaceres domésticos.

“Esa agua se usa es para lavar, fregar y otras cosas así, pero para el consumo no”, aseveró el ciudadano.

Además, Herrera comentó que es compleja la situación que viven los habitantes, ya que deben hacer varios viajes al día para tener el vital líquido en sus hogares. “Yo tengo que venir varias veces a la semana para recolectar agua para el consumo”, dijo.

Es importante destacar, que en ese pozo donde se encontraba esperando Herrera para recoger el vital líquido, estaban tres personas suministrando el servicio, y en uno de los letreros indicaba que “el agua es gratis, pero mucho agradecemos su colaboración”.

Sin embargo, hay otros que si se benefician económicamente por trasladar agua a otras comunidades, como es el caso de José Luis Acosta y Marco Antonio Castañeda, quienes se desplazan empujando una carrucha desde el sector Palo Negro hasta las comunidades de La Indiana.

“Tenemos que venir diariamente a recargar los botellones, porque el agua que llega desde la tubería no sirve para beberla, es una cochinada”, dijo el señor Acosta.

Por último, Castañeda manifestó que muchos de sus vecinos no tienen las posibilidades de trasladarse para buscar agua a otros sectores, y por esta razón él cobra al menos 5 bolívares el envase.

“Pero lo que si es cierto es que el agua que llega está contaminada, ahora se tiene que buscar y nosotros nos ayudamos ofreciendo nuestro servicio”, sentenció.

LINO HIDALGO | elsiglo

JAS