Los «delivery» están aliviados por suspensión del importe del 1%

Los trabajadores del área de repartos a domicilio se mostraron ayer aliviados, al conocer que el gobierno nacional suspendió la aplicación del impuesto a través de Ipostel.

Los "delivery" están aliviados por suspensión del importe del 1% elsiglo.com.ve
Trabajadores estaban en desacuerdo con dicho registro. elsiglo

La buena noticia llegó, pocos días después de que se oficializara una nueva providencia en la que se regularía a los trabajadores del servicio de entrega a domicilio, mejor conocido como «delivery», mediante el cual se les cobraría un importe del 1% por entrega en las aplicaciones digitales, manejadas por el Instituto Postal Telegráfico de Venezuela (Ipostel).

Esta registro manejado por Ipostel, establece que las compañías de entregas a domicilio tendrían que pagar alrededor de 240$ para el mantenimiento del servicio, además de aproximadamente 6.000$ en sanciones y multas por el incumplimiento de dicho registro.

Sin embargo, se anunció ayer que se ha decidido dejar sin efecto dicha resolución, a través de un comunicado, en el que explicaron que se suscitaron reuniones con las empresas de este rubro para organizar y enlazar a estas nuevas empresas un plan de seguridad conjunto con el Ministerio de Interior.

«Que bueno que no procedió, porque imagínate, cómo haríamos nosotros, cobrarían una licencia que cuesta 300$ y las calles no funcionan, no hay luz ni seguridad», destacó José Rivero, trabajador delivery.

También te puede interesar: Prestadores de servicio delivery a la expectativa ante la regularización del oficio

Rechazo al importe sobre el servicio de «delivery»

Los trabajadores expresaron su total desacuerdo a la resolución inicial y un apoyo al haberla dejado sin efecto, ya que eso afectaría completamente a este rubro y los clientes, ya que tendrían que incrementar los precios y esto haría que muchas personas prescindieran de dicho servicio; obteniendo como consecuencia el desempleo.

Catalogaron la medida como arbitraria, ya que los precios de los viajes son realmente bajos y accesibles, además de que facilitan la vida de todos sus clientes y poner ese tipo de regulaciones haría que los trabajadores dejen de llevar el sustento a sus hogares.

«Cómo les vamos a pagar el 1% por entrega, si ninguno de los servicios funciona, no hay seguridad, si tenemos entregas en las noches, corremos el riesgo de que nos roben, entonces cómo van a cobrar una licencia de 300%», agregaron.

Una de las problemáticas más fuertes con respecto a esta medida eran los pocos beneficios que se les da a los delivery, sumándole a la cantidad de dinero que les estarían solicitando para inscribirse y mantener dicha licencia.

Finalmente, se alegraron de que al final no procediera la providencia y que se generaran mesas de trabajo con las empresas, ya que así podrían llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes y que todo sea mucho más seguro para los trabajadores, los clientes, empresarios y el Ejecutivo Nacional.

ALEJANDRA BUITRAGO | elsiglo

JAS