Robot a escala de dinosaurio brinda investigaciones de especies

166

Robot a escala de dinosaurio brinda investigaciones de especies. Asimismo, el proceso evolutivo de los dinosaurios está lleno de intrigas, desde el sonido que podrían producir hasta el desarrollo físico a lo largo de millones de años. Corea del Sur ha construido un robot de un dinosaurio a escala denominado Robopteryx y parece haber dado con la clave para entender por qué algunas especies desarrollaron plumas.

Robot a escala de dinosaurio brinda investigaciones de especies. FOTO: CORTESÍA

Asimismo, el estudio publicado en la revista “Scientific Reports” ha aclarado que no todos los dinosaurios han desarrollado plumas. Las muestras fosilizadas encontradas hacen millones de años llevan a pensar que eran más habituales entre las especies de menor tamaño, muchas de ellas descendientes de las aves.

También te puede interesar: Hallan residuos fecales fósiles de gusanos únicos en el mundo

Un descubrimiento ha cambiado el rumbo de las investigaciones

Los investigadores encontraron en 2012 tres esqueletos casi completos de un dinosaurio gigante con plumas, el Yutyrannus huali, relacionado con los ancestros del Tyrannosaurus Rex, recoge Ars Technica. Esta especie no vuela así que se descarta la posibilidad de que las plumas les ayudasen en ese sentido.

Del mismo modo, los científicos barajan otras opciones como ayudarles a buscar alimento, cazar o desplazarse más rápido sin llegar a volar. El estudio de la Universidad de Seúl (Corea del Sur) ha aclarado que las plumas podrían ser una evolución que les permitiese ahuyentar a los depredadores y exhibir su fuerza. Esto ocurre hoy en día con animales como el pavo real o el correcaminos.

En una de las fases del experimento, los investigadores construyeron un robot a escala de un Caudipteryx. El movimiento se ha replicado de la manera más fiel posible, desde los gestos en reposo hasta la velocidad al caminar. Este dispositivo fue controlado mediante un software simple ejecutado en un móvil.

En el mismo orden de ideas, el robot se ha colocado en frente de varios saltamontes, una posible presa del Caudipteryx, para comprobar cómo podría interaccionar el animal con este dinosaurio. La respuesta instintiva del 50% de los saltamontes ha sido huir en cuanto han notado la presencia del Robopteryx. El 90% también huyeron cuando ha abierto las pequeñas alas con plumas.

Aún quedan partes por aclarar de la investigación

El estudio está en la fase inicial, pero las primeras pruebas evidencian que las plumas de los dinosaurios tenían un papel fundamental en la relación presa-depredador, algo muy similar a lo que sucede actualmente con las aves modernas.

Finalmente, ahora es el momento de demostrar que las plumas realmente asustaron a los saltamontes y no el simple movimiento del dinosaurio al abrir las alas. «Estoy convencido de que existen muchas formas de asustar a los saltamontes. Puedes tener plumas para asustarles o para incubar huevos», ha explicado el investigador Steven Salisbury.

El Siglo con información de (800Noticias)

MG