Proliferan vertederos improvisados ante la pésima recolección de basura

Los residentes de la calle 100 de la urbanización El Paseo del municipio Mario Briceño Iragorry, se enfrentan a una problemática preocupante relacionada con la acumulación de basura en las calles debido al mal funcionamiento del servicio de recolección de desechos, situación que representa un grave riesgo para la salud de quienes ahí habitan en esa urbe.

MONTAÑAS DE BASURA

Según testimonios de los propios vecinos, han tenido que lidiar con la presencia constante de montañas de basura, las cuales se forman debido a la falta de recolección regular por parte de las autoridades competentes.

Esta acumulación de desechos representa un ambiente propicio para la proliferación de plagas, como roedores e insectos, además de generar malos olores y una imagen negativa en el entorno.

De acuerdo con la información aportada al equipo reporteril elsiglo que estuvo en esa zona, fue el propio alcalde de esa jurisdicción, quien ordenó la colocación de la basura en estos puntos para supuestamente «hacer un solo recorrido».

Esta medida improvisada ha generado malestar e indignación entre los residentes, quienes ven afectada su calidad de vida y temen por la salud de sus familias.

También te puede interesar: Maracay será sede del I Congreso Regional de Paramédicos

Ante esta problemática, los vecinos de la calle 100 de dicho populoso sector, hacen un llamado urgente a las autoridades regionales para que tomen cartas en el asunto y solucionen de forma inmediata el problema de recolección de desechos.

Asimismo, solicitan transparencia en las decisiones tomadas por las autoridades locales respecto a esta situación y exigen una explicación sobre las medidas adoptadas que han provocado la acumulación de basura en sus calles.

Finalmente, denuncian el amedrentamiento por parte del gobierno local a aquellos que se han atrevido a hacer públicas las denuncias en cuanto a servicios públicos, añadiendo que ya están cansados de tanta dejadez y abandonó en el que se encuentra sumergida la municipalidad.

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo

YG