Estudiantes de ingeniería exigieron seguridad y mejoras en la Unefa

257

Estudiantes de ingeniería de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa), núcleo Maracay, salieron a las afueras del recinto universitario a realizar una inédita protesta pacífica, cuyo objetivo fue repudiar el homicidio de la estudiante Ziskeily Andrea Cordovés Figueroa, y denunciar una serie de irregularidades que, aseguran, quedaron demostradas con este crimen.

Estudiantes de ingeniería exigieron seguridad y mejoras en la Unefa elsiglo.comv.e
Con globos blanco y morado protestaron pacíficamente los unefistas

Este suceso que consternó a la comunidad universitaria y a todo el país, fue el detonante para el descontento de los universitarios, quienes denunciaron las difíciles condiciones que viven diariamente dentro de la institución educativa cívico-militar.

Por eso, los que hacen vida en dicha casa de estudio decidieron concentrarse a las afueras de la sede principal en el estado Aragua, con globos morados y blancos, pancartas en honor a Ziskeilys.

En este sentido, Sair García, estudiante del cuarto semestre de Ingeniería en Sistema, explicó que cuando encontraron el cuerpo sin vida de su compañera Ziskeily Andrea, las autoridades trataron de evitar la difusión de la información, pues atentaba contra el respeto que se debía tener a la universidad.

“Nuestra clase la cancelaron por el Plan República. ¿Fue más importante un plan que la muerte de nuestra compañera? Exigimos el respeto que se merece ella y nosotros como estudiantes”, aseveró.

García, quien también es miembro del Consejo de Estudiantes Universitarios, añadió que el decano del núcleo Maracay se dirigió a los estudiantes para presuntamente culparlos de mantener en malas condiciones la infraestructura y servicios básicos de la institución.

No obstante, el aspirante a ingeniero explicó que incluso el estudiantado aporta su colaboración a la universidad en cuanto a mantenimiento, específicamente a través del servicio comunitario, haciéndose así responsables de deberes que les corresponde principalmente a las autoridades administrativas.

Sin seguridad

Asimismo, García comentó que también existen fallas en la vigilancia interna de, siendo esta unas de las causas del atroz crimen del pasado jueves.

Sair García, estudiante del cuarto semestre de Ingeniería en Sistema

“¿Qué resguardo tenemos como estudiantes de esta casa de estudio? Ahorita sí van a revisar los bolsos, y a medias. Si ya pasaron un arma blanca una vez, quién quita que vuelva a ocurrir. Aquí entra quien sea, aquí no hay una seguridad, aquí exigen el carnet, que ni siquiera escanea con nuestros datos, ese se puede falsificar”, cuestionó el estudiante.

Asimismo, añadió que deben hacer sus necesidades fisiológicas en el monte debido a que están inhabilitados los baños. “Aquí nosotros tenemos que ir para el monte, ir para cualquier lado menos para los baños. Los baños que están habilitados no se prestan, inclusive, el coordinador de Aeronáutica pegó un cartel en el edificio indicando que los baños serán usados solo por los estudiantes de esa carrera. No creo que sea justo”, destacó.

García puntualizó que son cerca de siete mil estudiantes los que hacen vida en el núcleo Maracay en estas condiciones inadecuadas, lamentando que deban ocurrir este tipo de situaciones para que las autoridades empiecen a agilizar soluciones a la problemática.

“Quisieron hacer un lunes cívico para que esta concentración en honor a nuestra compañera no se hiciera. Ellos también pidieron que no la hiciéramos, que hay que tenerle respeto a la universidad. Nos dijeron que evitáramos el uso de las redes sociales para no dañar la reputación de la universidad. ¿O sea, es más importante la reputación de la institución que nuestros compañeros y nuestra seguridad? No nos parece”, rechazó.

Afirmó que hay grupos de profesores y algunos directivos que se extralimitan en sus funciones, amedrentando a la comunidad estudiantil.

En realidad, “es cívico militar. Puede ser una universidad militarizada, pero aquí hicieron esta universidad abierta al pueblo por algo. Así como exigen el reglamento, que no estamos en contra de cumplirlo, nos deben garantizar seguridad”, añadió.

Malas condiciones

Por su parte, José Zambrano, estudiante del sexto semestre de la carrera Ingeniería en Sistema y miembro del Consejo Estudiantil Universitario, explicó que el día viernes 1 de diciembre recibieron el comunicado de que las clases se iban a suspender por el Plan República hasta ayer, asegurando que se trató de una medida para detener el descontento.

José Zambrano, estudiante del sexto semestre de la carrera Ingeniería en Sistema

Asimismo, Zambrano comentó que durante su servicio comunitario ha tenido que aportar dinero con materiales para el mantenimiento de las áreas verde de la universidad. “La universidad está así porque nosotros somos quienes la limpiamos, le hacemos el favor de traer los materiales de limpieza, jabones, escobas, machetes; y me parece que es una incompetencia que vengan hoy a decirnos durante el lunes cívico, que si queremos la universidad limpia, que vengamos un día a limpiarla. Para mí no debe ser así porque estamos en una institución gubernamental”, aclaró.

Además, añadió que las instalaciones cada día están más deplorables, incluso la universidad ha sido víctima de hurtos. “Hemos solicitado apoyo fuera de la universidad cuando ocurrió el robo de nuestro edificio K16, cuando se robaron el cableado eléctrico. También robaron el centro de copiado, se metieron dentro de la coordinación de Ingeniería en Sistema. ¿Dónde estaban los militares? Hubo tres robos y nadie se dio cuenta”, denunció Zambrano.

Por último, el estudiante Francisco Araque aseveró que hay espacios sin energía eléctrica y salones sin pupitres. “La cerámica del pasillo, todas partidas, el mal olor que sale de los baños, incluso salen serpientes. Parece que estamos habitando un rancho”, declaró.

El unefista concluyó su intervención repudiando el asesinato de su compañera Ziskeily Andrea Cordovés Figueroa y exigiendo a las autoridades regionales intervenir de inmediato para reestablecer la tranquilidad y la cordura en la Unefa maracayera. “Que esta concentración llegue a todas las redes sociales, y exigimos que esta universidad esté apta para ver clases y que estemos seguros al estudiar aquí. Porque si quieren excelencia educativa, entonces den excelencia en seguridad y en estudios”, finalizó. 

LINO HIDALGO | elsiglo

CJL