Windows 11 recibirá dos importantes mejoras gráficas

Microsoft sigue trabajando para mejorar Windows 11 con mejoras gráficas. Aunque este sistema operativo no ha terminado de convencer a los usuarios y que, por culpa de sus altos requisitos a nivel de hardware, se ha visto eclipsado por Windows 10, hasta tal punto que este último ha vivido casi una segunda juventud. Según algunos de los estudios de cuota de mercado más recientes este sigue superando el 70%, mientras que Windows 11 ronda el 23%. No obstante, en Steam está teniendo bastante éxito.

Entre las nuevas funciones que prepara el gigante de Redmond para su nuevo sistema operativo hoy podemos destacar dos que afectan a su lado gráfico, y que tienen como objetivo mejorar el soporte de monitores con tasas altas de refresco de pantalla, algo que la verdad es totalmente comprensible, y es que los monitores con tasas de refresco de más de 75 Hz llevan bastantes años siendo una opción económica y muy asequible.
Microsoft realizará mejoras gráficas a Windows 11 / FOTO CORTESÍA

Entre las nuevas funciones que prepara el gigante de Redmond para su nuevo sistema operativo hoy podemos destacar dos que afectan a su lado gráfico, y que tienen como objetivo mejorar el soporte de monitores con tasas altas de refresco de pantalla, algo que la verdad es totalmente comprensible, y es que los monitores con tasas de refresco de más de 75 Hz llevan bastantes años siendo una opción económica y muy asequible.

Con esto quiero decir que esa mejora en Windows 11 es algo totalmente normal y necesario, porque los monitores con altas tasas de refresco se han convertido en algo cada vez más habitual, y podríamos decir sin miedo a equivocarnos que ya están totalmente estandarizados.

Windows 11 ofrecerá altas tasas de refresco a aquellos que usen más de dos monitores

El primer cambio beneficiará a aquellos que utilicen dos o más monitores con altas tasas de refresco, y permitirá a Windows 11 ajustar la tasa de refresco de forma específica en cada una de esas pantallas. Así, por ejemplo, podremos configurar una tasa de refresco mayor en la pantalla que estemos utilizando para jugar y establecer un valor inferior en la otra pantalla.

El segundo cambio también es importante, porque nos permitirá reducir el consumo de energía de una tablet o portátil que tenga un panel con una alta tasa de refresco cuando se encuentre configurado en modo ahorro de batería. Con esta nueva característica, cuando activemos ese modo el panel reducirá de forma automática sus valores de refresco de pantalla hasta que lo desactivemos.

También te puede interesar: Tipo de cambio oficial aumentó más de 60% en el primer semestre del año

Para que esta última función se active es necesario que el panel tenga soporte de tasa de refresco dinámica, es decir, no basta con que tenga una alta tasa de refresco. Esta característica ajusta la tasa de refresco de forma automática en función de lo que está ocurriendo en todo momento en la pantalla.

De momento estas mejoras solo han llegado al canal Canary de Windows 11, lo que significa que todavía tendrá que pasar un tiempo hasta que se trasladen al canal general de dicho sistema operativo, puesto que aquel es el más temprano de todos.

El Siglo con información de 800 Noticias

AR