Veinte años de cárcel para un venezolano por el asesinato de su embajadora en Kenia

536

Un tribunal de Kenia ordenó hoy veinte años de cárcel para el exdiplomático venezolano Dwight Sagaray y tres ciudadanos kenianos por el asesinato de la embajadora interina de Venezuela Olga Fonseca, encontrada muerta en su residencia de Nairobi en julio de 2012.

Veinte años de cárcel para un venezolano por el asesinato de su embajadora en Kenia elsiglo.com.ve
Un tribunal de Kenia determinó veinte años de cárcel para venezolano incurso en homicidio El Siglo Foto Cortesía

Su condena de prisión empezará a contarse desde el pasado 26 de enero, cuando el tribunal determinó que los cuatro acusados eran culpables del asesinato.

Así, la jueza del Tribunal Superior de la capital keniana, Roselyn Korir, indicó que Sagaray tenía una relación hostil con Fonseca, pues ambos querían encabezar la embajada venezolana en Kenia.

Ese conflicto de intereses llevó a Sagaray a asesinar a Fonseca, concluyó la jueza después de escuchar las declaraciones de cerca de 37 testigos, muchos de ellos trabajadores de la embajada.

Korir también declaró culpables a los kenianos Ahmed Omindo, Alex Sifuna y Moses Kiprotich por colaborar con el exdiplomático en el asesinato.

Premeditación

El tribunal determinó que los tres llegaron a reunirse hasta en cuatro ocasiones en Nairobi para planear el asesinato de Fonseca, por el que pudieron pagar 486.000 chelines kenianos (unos 3.055 euros).

También participó en esas reuniones otro ciudadano keniano y bien conectado en los círculos políticos del país, Mohamed Ahmed Hassan, un fugitivo de la justicia que nunca fue capturado, aunque su orden de arresto permanece vigente.

Sagaray, por su parte, conocía esos planes, pero nunca intentó detenerlos y permitió a Hassan un acceso ilimitado a la embajada de Venezuela.

Fonseca, de 57 años, reemplazó al anterior embajador venezolano en Kenia, Gerardo Carrillo Silva, a principios de julio de 2012, después que el diplomático se enfrentase a denuncias de acoso sexual por parte de su personal doméstico.

La diplomática murió estrangulada el 26 de julio de ese año y la Policía encontró su cuerpo en su cama de su residencia en un barrio acomodado de Nairobi con cordones de alambre alrededor del cuello, manos y piernas.

EFE

CJL