Panelas de San Joaquín, con sabor a Patrimonio Cultural

Muchas veces cuando escuchamos nombrar a la población de San Joaquín del estado Carabobo, no precisamente se nos viene a la mente una localidad agrícola, productiva, llena de gente noble, trabajadora que quiere salir para adelante. Esta zona del centro del país también es reconocida por sus deliciosas panelas.

Muchas veces cuando escuchamos nombrar a la población de San Joaquín del estado Carabobo, no precisamente se nos viene a la mente una localidad agrícola, productiva, llena de gente noble.
Recorren Venezuela y llegan al mundo entero

Sin embargo, sus pobladores lo afirman con mucho orgullo, que un bocadillo, oriundo del País Vasco, ha dado a conocer a la población por todos los rincones de Venezuela y el mundo entero.

Ese aperitivo, que se puede conseguir por la Autopista Regional del Centro (ARC), entre la población de Guacara y el peaje de La Cabrera (Aragua) y en otros comercios de la localidad, son las Panelas de San Joaquín, Patrimonio Cultural del estado Carabobo desde el año 2004.

Pues exactamente este 1º de junio, la localidad carabobeña celebra los 138 años de que se empezó a comercializar este exquisito aperitivo, donde hombres y mujeres se han lucrado honradamente con esfuerzo y amor para llevar el pan a la mesa de sus hogares, aspirando que sea reconocida próximamente como Patrimonio Cultural de nuestra nación.

DEL PAÍS VASCO A SAN JOAQUÍN

Aunque no hay nada preciso sobre su verdadero origen, historiadores de la jurisdicción y quienes mantienen el legado de ser paneleros, aseguran que la receta de las panelas de San Joaquín llegó a Venezuela en el año 1795, donde una familia oriunda del País Vasco, se residenció en esa población, preparando esta exquisitez gastronómica.

Esperanza Rivera, representante del Grupo de Paneleros de San Joaquín

Según lo relatado por Esperanza Rivera, representante de un grupo de paneleros en el municipio carabobeño, esta receta fue cedida a Juana Elizalde de Uriarte por Silvina Igusquiza de Nieto, quien según los datos históricos, es la creadora.

MUJERES TRABAJADORAS

Rivera explicó que luego de eso, la panela comenzó a ser comercializada a partir de 1885, gracias a Uriarte y otro grupo de mujeres que llegaban cargadas de este bocadillo a una estación ferroviaria de la época, para así venderlas y comenzar a ser conocidas por Venezuela.

«En ese momento llegaba el ferrocarril a San Joaquín, y con un burrito llegaban a ofrecer las panelas. Allí comenzaron a viajar las panelas por todo el país», resaltó.

Rivera informó que la receta era acorde a lo que se producía en la época, destacando que por ser un pueblo agrícola preparaban las panelas con yuca, huevo criollo y papelón.

«En las tinajas se batían los huevos criollos, luego le echaban la harina de yuca rayada, ya seca y molida y después le echaban el papelón. Esa es la receta antigua de la panela», relató la representante de los paneleros.

INDUSTRIALIZACIÓN Y LUCHAS

Sin embargo, la receta cambió drásticamente con la llegada de la industrialización, la incorporación del trigo y la azúcar refinada, volviéndose ingredientes esenciales para la elaboración de las panelas, eso sí, con un toque secreto que le agregaba el fabricante, para que sea única.

Ya para la década de los 60, Rivera relató que con la creación de la ARC, muchas mujeres de San Joaquín vieron que allí sería un excelente punto para comercializar las panelas y otra entrada de dinero, ya que la localidad para la época dependía de la producción agrícola, y los ingresos no eran muy altos para aquellos años.

«Vieron condiciones a futuro de que por allí pasaban carros y se podían vender las panelas. Hubo cinco mujeres pioneras que se unieron a esas luchas, y se montaron a vender las panelas para generar dinero y darle de comer a sus hijos», destacó.

LUCHA CON LOS ORGANISMOS DE SEGURIDAD

Sin embargo, Rivera aclaró que a partir de ese momento comenzó una lucha contra la Guardia Nacional y otros organismos de seguridad, quienes tomaron represalias para evitar que balancearan las panelas, envueltas en papel y dentro de una bolsa por la principal arteria vial entre los kilómetros 118 y 131.

«De repente tenían razón, porque corrían peligro en la carretera. Pero a partir de ese momento comienza la lucha y esto empezó a pasar de generación en generación. Las madres e hijos comenzaron a trabajar en la autopista y llevaban la comida a sus hogares», recalcó.

A finales de los noventa, Rivera comentó que ella y otro grupo de paneleros, denunciaron que las paneleras eran víctimas de amedrentamientos, robos y detenciones arbitrarias por los organismos de seguridad, siendo un momento muy difícil para ellos.

«No era justo, se hizo la lucha y se denunció por los medios de comunicación para que el gobernador del estado para aquel entonces escuchara que esas son mujeres buenas y trabajadoras», agregó.

A raíz de esos acontecimientos, Rivera destacó que crearon la Asociación de Paneleros de San Joaquín, que sirvió para implantar una legalidad y fue el impulsor para que el bizcocho seco sea decretado para el año 2004, como Patrimonio Cultural del estado Carabobo.

DECLIVE DE LAS FÁBRICAS DE PANELAS

Rivera destacó que en años anteriores existían más de 10 fábricas de panelas de San Joaquín, siendo este el garante de al menos 2.000 empleos directos e indirectos en la región central de Venezuela.

No obstante, admitió que los problemas económicos que ha atravesado Venezuela en los últimos 10 años, sólo quedaron operativas cuatro fábricas. «La situación del país no ha sido buena, por el bloqueo y otras causas, pero las panelas de San Joaquín se han logrado mantener con el tiempo, y es nuestro orgullo que no podemos dejar caer», agregó.

LO HACEMOS CON MUCHO ORGULLO

Por su parte, Carlos Flores, propietario junto a su esposa Yhajaira Ron, de la fábrica Las Tres Panelas, que está ubicada desde hace 23 años en el mercado, relató que ha venido luchando desde hace años para mantener en funcionamiento esta empresa, agregando que lo hace con mucho orgullo, ya que las panelas son patrimonio del pueblo de San Joaquín de Carabobo.

«Aquí por la avenida Bolívar de San Joaquín tengo 15 años establecido, los otros ocho fue en otro local, y ahorita estamos en un proceso de reestructuración, porque las panelas ha costado mucho introducirlas en el mercado», explicó.

Carlos Flores, propietario de la fábrica Las Tres Panelas

El panelero mencionó que en Venezuela existe un mito que las panelas sólo se venden en los peajes de la ARC, tramo Aragua y Carabobo, considerando que esta es una traba para los pequeños empresarios que buscan llevar este producto a los diversos comercios.

«Este es un bizcocho que nos ha costado mucho comercializar en los mercados de Venezuela. Y la gente piensa que si las vendas en otro lado y dicen que eso no es panela de San Joaquín, que es una imitación», agregó.

INSISTENCIA POR COMERCIALIZAR

Sin embargo, Flores comentó que a pesar de esta compleja situación para ellos, siguen insistiendo en colocarlas en el mercado, pero que poco a poco han logrado hacerlo. «Para el año 2000 se creo una asociación de paneleros, donde estaban 10 fábricas de panelas. Con el tiempo por la situación país, la escasez de materia prima y otros factores, fueron desapareciendo. Hoy somos tres fabricantes y soportamos esto, siguiendo adelante», manifestó.

El empresario lamentó que la crisis acabara con oportunidades de empleo, destacando que con las 10 fábricas que existían a principios del siglo XXI, daba oportunidad de empleos a 5.000 personas.

Asimismo, mencionó que son pocas las gestiones municipales que se han preocupado por apoyar a los empresarios, a pesar de que este producto sea un patrimonio cultural.

No obstante, a pesar que actualmente en la empresa Las Tres Panelas sólo cuenta con 4 trabajadores, más el núcleo familiar de Flores, siguen produciendo y manteniéndose en el mercado.

«Es secreto y no se lo debería decir, pero el mejor secreto de la receta de las panelas, es que los sanjoaquineros lo hacemos con amor. Yo puedo hacer 10 mil paquetes, pero con cada uno me siento orgulloso que estoy representando a mi pueblo», concluyó.

VENDEDORES DE LA AUTOPISTA

Por su parte, Jimmy Joan comentó que tiene ya aproximadamente unos años vendiendo panela en el peaje de Guacara de la ARC, comentó que actualmente las ventas no están muy buenas, además está preocupado porque el producto se lo van a aumentar.
«Ahorita las ventas están bajas, sólo logro vender 4 paquetes al día, difícil porque yo tengo una niña pequeña, necesito seguir trabajando», mencionó el joven.

En este sentido, Ana Aguiar, quien ofrece los bocadillos en el peaje La Cabrera de la ARC, destacó que el producto lo vende un paquete por 3 dólares y tres panelas por cinco dólares, afirmando que ese es el precio máximo a ofrecer.

Jimmy Jhoan, vendedor de panelas

«No están muy buenas que digamos, pero seguimos ofreciendo las panelas, ya que ellas forman parte del patrimonio cultural de Carabobo», mencionó Aguiar.

PLAZA LAS PANELAS

Por último, el alcalde del municipio San Joaquín, estado Carabobo, Diego Corrales, explicó que en el marco al Día de la Panela, la municipalidad tiene preparada una serie de actividades para rendirles honor a sus productores, creadores y todos quienes mantienen viva la tradición de elaborar este bocadillo gastronómico.

«Tenemos una programación para este 1º junio, y hemos decidido regalarle al municipio la plaza Las Panelas renovada, para que sea un paseo de referencia de este producto», añadió.

Reinaugurarán la plaza Las Panelas que está por el sector La Indiana

El alcalde Corrales mencionó que es un orgullo para San Joaquín que las panelas se reconozcan en la entidad, y ya están trabajando para convertir este producto en Patrimonio Cultural de la nación. «Para garantizar la permanencia de este producto que desde hace muchísimos años la familia de San Joaquín ha consumido», agregó.

Asimismo, destacó que se espera una serie de actividades culturales y gastronómicas en la localidad para este día, esperando contar con la visita del gobernador Rafael Lacava, para que comparta con ellos.

También te puede interesar: Agasajaron a los adultos mayores de Santos Michelena

«No hay un lugar de Venezuela donde no ha llegado la panela de San Joaquín, por eso para nosotros es de gran valor, y todo lo que hagamos para preservar la tradición», sentenció.

LINO HIDALGO | elsiglo
fotos | KARLA TRIMARCHI

FG