Doña Ana Blanco fue homenajeada en La Victoria

La ciudad de La Victoria, municipio Ribas, del estado Aragua, se llenó de alegría y orgullo durante un acto significativo y cargado de amor, al reconocer a la señora Ana Blanco, quien con su talento escribió y compuso la letra y música del Himno del Abuelo.

Autoridades, familiares y amigos estuvieron acompañándola


En este sentido, las autoridades de la Fundación Casa del Abuelo San Joaquín y Santa Ana, fueron los encargados de demostrar por medio de una placa de reconocimiento, el orgullo que se siente en la jurisdicción al conservar entre sus calles y viviendas a tan talentosa mujer.

La señora Ana Blanco, homenajeada


Con respecto al tema, Carmen Arcia, directora de la Fundación, mencionó que este reconocimiento es parte de una promesa hecha por los entes competentes, de valorar por medio de un acto sentido la extraordinario labor que por años, la señora Blanco ha tenido dentro de la institución y del municipio Ribas.


«Este es un reconocimiento más que merecido para nuestra querida Ana Blanco, por eso hoy estamos aquí, en nombre del Gobierno Bolivariano de Ribas, para reconocer su talento y todo ese amor que le brindó a nuestra institución y cada uno de los que han tenido el placer de conocerla y de sentir su amor hacia los demás», expresó Arcia.

Doña Ana Blanco


Por su parte, doña Ana Blanco, ante este evento recordó todos los momentos bonitos vividos dentro de la Fundación y aseguró que este pequeño homenaje la hizo sentir más grande de lo que ya era.


«Este es un magnífico día para mi, sólo espero que los abuelos y abuelas que hoy hacen vida en la Fundación, disfruten tanto o más que yo. Que Dios bendiga a todos los que están allá y que atesoren en sus corazones cada una de las actividades que realicen. Aquí está Ana Blanco y pueden contar conmigo», concluyó.

También te puede interesar: Se renovaron vocerías en consejos comunales de Ribas


En resumidas cuentas, este homenaje no quedó allí, pues los abrazos, las risas y sobre todo el respaldo no sólo de las autoridades estuvieron a la orden del día, sino además de familiares, vecinos y demás afectos, quienes no tardaron en dar un abrazo a la señora Ana Blanco.

DANIEL MELLADO | elsiglo

MV