Meloni aprobó reducir la presión fiscal a trabajadores

El Gobierno italiano de Giorgia Meloni aprobó hoy un decreto ley que, entre otras cosas, va a reducir la presión fiscal a los trabajadores con rentas de hasta 35.000 euros hasta finales de año, una medida lanzada simbólicamente este Primero de Mayo.

Meloni aprobó reducir la presión fiscal a trabajadores elsiglo.com.ve
La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, habla durante una conferencia de prensa. REUTERS/Remo Casilli/Archivo

“Me siento orgullosa de que el Gobierno haya decidido celebrar el Primero de Mayo con hechos y no con palabras y creo que debíamos un nuevo apoyo a una economía que, aunque en un momento de dificultad, nos está dando grandes satisfacciones”, presumió Meloni en un vídeo, pues optó por no ilustrar la medida en una rueda de prensa.

La primera ministra convocó a su Consejo de Ministros este Día de los Trabajadores para aprobar un paquete de medidas dirigido a animar la contratación y reducir la carga fiscal en las nóminas, entre las críticas de los sindicados por la fecha elegida.

Decreto

El decreto ley establece una reducción de la cuña fiscal, es decir, la diferencia entre el salario que paga un empleador y lo que el trabajador se embolsa, pero solo durante lo que queda de año, una vigencia que los sindicatos también ven como “insuficiente”.

En concreto, se aplicará una disminución de la carga fiscal del 7 % (hasta ahora era del 3 %) a las nóminas de hasta 25.000 euros anuales y del 6 % (antes era del 2 %) a las de 35.000 euros, lo que permitirá un aumento de sueldo de unos 100 euros en ambos casos.

“Es una elección que me enorgullece”, defendió Meloni.

Estas medidas estarán financiadas con la desviación de déficit de 3.400 millones de euros en 2023 aprobada esta semana en el Parlamento, dentro del Documento de Economía y Finanza (DEF), la estrategia económica del Ejecutivo para los próximos años.

También te puede interesar: Meloni dice que en barcos de las ONG “no hay náufragos, sino migrantes”

Aprobación de Meloni sobre reducir la presión fiscal supone una ayuda

El ministro de Economía, Giancarlo Giorgetti, explicó que estas disposiciones suponen “una ayuda real contra el encarecimiento de la vida y una respuesta concreta a las chácharas”.

A la espera de que se publique el decreto, los medios avanzan que introduce una “flexibilización” de los contratos temporales, ampliando los supuestos por los que pueden ser prorrogados más allá de un año.

Una disposición que para la oposición ahondará en la precariedad contractual de los italianos.

Además se liquida la Renta de Ciudadanía, el polémico programa de subsidios aprobado por el Movimiento Cinco Estrellas en la pasada legislatura, y se sustituirá desde 2024 por el “Cheque de Inclusión”.

Podrán beneficiarse del mismo las familias de rentas bajas con discapacitados o con ancianos a su cargo, recibiendo durante año y medio una ayuda mensual de 500 euros además de otra para el alquiler.

Además, se incluyen una serie de reducciones fiscales a quienes ofrezcan contratos indefinidos, ampliadas además a los empleadores que estabilicen los temporales.

Otro incentivo en la segunda mitad de este año es para la contratación de jóvenes de menos de 30 años que ni estudien ni trabajen, que en Italia rondan los 3 millones en la franja de edad entre los 15 y los 34 años

Además, se aumentan las sanciones a los conocidos como “furbetti”, los “listillos” que obtienen ayudas mientras trabajan en negro.

EFE

JAS