Unión en el dogout apuntó al Título 21 de Leones del Caracas

233

Se podrá decir que las cábalas tuvieron algo que ver en el Campeonato que consiguió hace dos días la organización Leones del Caracas; suele mencionarse mucho al respecto, porque el béisbol es fabuloso, entre lo místico, la suerte, el estudio, lo espiritual, incluso, en creer más allá. Después de 13 años de sequía, los melenudos se coronaron en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, sumando así su trofeo 21 en el circuito nacional.

Unión en el dogout apuntó al Título 21 de Leones del Caracas - elisiglo.com.ve

El uniforme con el toque dorado en sus letras. Los guantines amarillos de su mánager José Alguacil; las arengas de los Arcia previo a cada partido o los mensajes de Jesús “Chivita” Lezama a los jugadores del equipo capitalino, pudieran ser considerados como algunos de los elementos supersticiosos que ayudaron a sumar una nueva corona. Pero, en razón a la verdad, para sus directivos, peloteros, y en especial, sus fanáticos, en estos momentos no tienen mucha importancia, porque en fin, son los campeones.

Caracas lo hizo. Y es que el torneo no podía terminar de otra manera, no sólo como concluyó, realmente de película, con el estacazo en el undécimo capítulo del jardinero central Hardol Castro, que dejó en el terreno a Tiburones de La Guaira en el sexto juego de la gran final (serie 4-2). Finalizó con un equipo que fue ganador durante toda la temporada, clasificó de primero en la ronda regular, igualmente en el Round Robin; en ambas fases con los mejores registros entre victorias y derrotas.

Leones del Caracas concretó lo que se fijó

Sin menospreciar a su rival, el conjunto litoralense, la representación melenuda hizo las cosas bien durante la campaña. No porque sea el actual campeón -con este mar de adulaciones- pero Caracas concretó lo que se fijaron sus mandamases, conformar un equipo competitivo, y lo mejor de todo, es que sus peloteros respondieron a esa confianza.

Leones, con ese Alguacil pendiente de los detalles, contando con el respaldo de su cuerpo técnico -Wilson Álvarez, Lipson Navas, Oscar “Cachi” Salazar y otros- supo salir de los aprietos, porque en la cueva de los avileños, se sabía, que no la tendrían a pedir de boca, es que en la pelota profesional de Venezuela, quién dijo es fácil.

Es que el propio mánager del Caracas tal vez implícitamente lo predijo al culminar la zafra 2021-2022, que las cosas serían diferentes en la siguiente; lo dijo y el equipo cumplió.

Pero, haciendo un análisis de lo sucedido, sacando las cabalas o supersticiones, qué conjugó Caracas para sumar el trofeo 21. Además de las condiciones de sus jugadores, motivación y esfuerzo, es necesario añadir un aspecto más, que sin duda alguna fue fundamental para que estén celebrando.

Sería mezquino no puntualizarlo, pero ese extra más, estuvo en la unión de su equipo, fue ese plus que los llevó a sumar victorias tras victoria, levantarse ante las derrotas y las adversidades, tomar aire en los instantes de arrebato y desconciertos, recuperar la confianza al cometer un error, especialmente aquellos mentales, más perjuicios que los físicos.

De esa unión hablaban sus peloteros. No era el uso de un sustantivo por decirlo así por así, de acomodarlo en una oración o exclamación. Para nada. Se vio en ese compromiso por ejecutar cada jugada, en equipo, con compromiso y convicción por lograr el objetivo trazado, el Campeonato.

La unión fue fundamental

Por supuesto, el pitcheo, la defensa, el bateo, como esencias del béisbol fueron fundamentales, es obvio, pero esa unión a la que se refieren sus peloteros, se transformó en un suiche elemental.

Fue esa energía grupal que los llevó a lograr los máximos honores, que tantos otros buenos jugadores del Caracas, idolatrados, amados, no pudieron conseguir en 13 años. Hoy la historia es otra; Leones está en la cima y dentro de su clubhouse hay muchas intenciones de seguir sumando objetivos.

Mañana comienza en Venezuela la Serie del Caribe (casualmente en sedes alternas: Caracas y Macuto) y la divisa melenuda ya fijó su blanco, con la intención de ganar otra corona, como lo hizo en México (Hermosillo, 1982) y después en el 2006 que se organizó entre Maracay y Valencia.

Reacciones

Isaías Tejeda:

“Llegar hasta acá fue difícil, tras varios años viniendo con Caracas (el título) era algo que teníamos pendiente con la fanaticada de los Leones, gracias a Dios se logró”, apuntó quien fue elegido como el Más Valioso de la final y ganador del premio Robert Pérez.

Harold Castro:

“Contento, muy emocionado de darle esta alegría a los fanáticos, al equipo y agradecido con Dios. Yo les dije a los muchachos que si me tocaba batear iba a hacer un batazo grande para matar la partida. La unión que teníamos dentro del clubhouse este año, la armonía y el compañerismo, creo que fueron las claves de los Leones del Caracas este año”, sentenció Castro.

José Alguacil:

“Mientras muchos duermen y critican, yo estaba despierto trabajando, viendo qué podíamos hacer al siguiente día, mi persona le tiene que agradecer mucho a Wilson Álvarez, que fue quien me acompañó todas las noches, eran noches largas pero el buen fruto llega, y hoy lo estamos recibiendo”.

Alí Castillo:

“Yo le dije al mánager que estaba ready para jugar en cualquier posición que me necesite, gracias a Dios salieron las cosas tanto a la ofensiva como a la defensiva, y pude ayudar al equipo en lo que más me necesitaba”.

Jhoulys Chacín:

“Estoy contento por el trabajo que se hizo, fue un trabajo en equipo, cada uno puso su granito de arena, así se gana un Campeonato. Me acuerdo de mi primer campeonato con los Leones que jugUé, fue en 2009, el último año que quedaron campeones, no tuve chance de jugar esa final, pero estar ahora presente, ganar dos de los cuatro juegos hacen sentir a uno bien y feliz, ya el 21 llegó por fin”.

José Rondón:

“Hablamos que no tratara de hacer mucho, que volviera al mismo juego que hice en la ronda regular, que volviera al trabajo que me llevó a tener éxito en la primera ronda, gracias a Dios pude lograrlo. Ese jonrón que le di a Leal debe ser el más importante en Venezuela para mí, primer jonrón que doy en una final, le doy mucho mérito a Erick Leal, un increíble lanzador, hay que batallar mucho con él, son dos equipos que salen a competir, siempre sale un victorioso y siempre hay un derrotado”.

Miguel Socolovich:

“En esa segunda derrota entramos al clubhouse sin ánimos, cuando tú estás cerca del retiro, ya yo tengo 36 años, quizá juegue dos años más, yo le dije a los muchachos que yo no sé si esta sea mi última final, se me salieron las lágrimas, dije otras palabras pero pienso que ese fue el motivo de que los muchachos se levantaran y salieran al día siguiente a jugar, a dar todo por el todo.”

Te recomendamos: Leones del Caracas se coronó campeón de la LVBP en la temporada 2022-2023

Víctor Gárate (asesor presidencia de Leones):

“Todo el trabajo que hicimos juntos en la oficina desde que se acabó la temporada pasada fue para esto, para quedar campeón, hicimos buenos cambios, dieron resultado en el terreno, siempre confiamos en ellos, la gerencia cumplió con los peloteros que trajimos, con los que se quedaron y aquí están los resultados”.

HBRI. | elsiglo