La Bolsa de Londres cierra una bajada del 0,81 % en último día operativo

La Bolsa de Valores de Londres cerró la sesión de este viernes con caídas generalizadas, tras perder un 0,81 %, al término de un año en el que el mercado bursátil se ha visto influido por factores como la guerra en Ucrania, los vaivenes de la política británica o la incertidumbre que plantea la economía del Reino Unido.

FOTO:CORTESÍA

El índice principal del parqué londinense, el FTSE-100, o Footsie, bajó hoy un 0,81 %, 60,98 puntos, hasta situarse en 7.451,74 enteros, mientras que el índice intermedio, el FTSE-250, perdió el 0,76 %, 143,45 puntos, hasta 18.853 puntos.

Según los expertos, con el cierre de hoy, el índice principal del parqué ganó menos de 100 puntos en un año.

El analista Craig Erlam, de la consultora OANDA, vaticina que los inversores se adentrarán en 2023 con actitud «cautelosa» con «poco a lo que aferrarse» en cuanto a qué factores impulsarán a los mercados.

Según este experto, este año que termina ha sido, en términos bursátiles, «caótico» y el selectivo se prepara para más subidas en los tipos de interés y anticipando recesiones.

Los vaivenes sufridos por la política nacional han tenido impacto directo en el mercado bursátil. En concreto, los escándalos del exprimer ministro conservador Boris Johnson, que tuvo que dimitir tras las dimisiones en masa de miembros de su gabinete en protesta por su mala gestión, lastró la bolsa a comienzos de julio.

Los cambios sucesivos en el poder, con su sucesora, Liz Truss, que apenas duró en el Gobierno 45 días y que creó pánico en los mercados con un radical plan fiscal que le costó la marcha.

El programa del actual primer ministro, Rishi Sunak, contempla subidas fiscales y recortes de gasto para reducir la deuda y recomponer las finanzas, aunque su planteamiento no ha logrado, por ahora, la estabilidad que necesita el país.

LA GUERRA DE UCRANIA

La invasión de Rusia a Ucrania generó una gran inestabilidad e incertidumbre.

A lo largo de 2022, la política anticovid de China y su cambio de planteamiento es uno de los factores que han influido durante los pasados meses en el selectivo de Londres.

Erlam apunta al giro del Gobierno chino en su estrategia de prevención de covid-19 «pasando de combatir cada caso a vivir con el virus y ha creado enorme incertidumbre cara al comienzo del próximo año, con la subida de los números y con el sistema sanitario colapsado».

«Como responderá el Gobierno está tan poco claro como los datos, con lo que a los inversores no les quedará otra opción que actuar sobre la marcha, en base a los pocos datos disponibles», señala.

LA CRISIS DEL NÍQUEL

El mercado también se vio azotado el pasado abril por la llamada crisis del níquel, otra de las materias primas producidas en Rusia y Ucrania, cuya escasez a consecuencia del conflicto generó este año verdaderos estragos a nivel mundial.

Como también ocurrió con los precios del petróleo y gas, los precios de ese metal se disparaban el pasado 1 de abril en un 90 %, a más de 100.000 dólares estadounidenses por tonelada, fulminando todos los récords registrados hasta entonces en la Bolsa de Metales de Londres, obligando a la entidad inglesa a suspender la cotización de sus futuros durante una semana.

Esta subida obligó asimismo a la institución a solicitar mayores depósitos a los inversores con posiciones cortas sobre este mineral para no cerrar sus operaciones.

EFE