La delgada línea entre la pedofilia y la pederastia

123

En los últimos meses, los casos de abusos a menores se han incrementado de forma alarmante en el país, incluso, el Ministerio Público ha contabilizado 1.024 casos de pedofilia entre enero y octubre de este año, según informó el fiscal General, Tarek William Saab. Detalló además, que fueron imputados 1.426 agresores y se han condenado a 752 personas a penas de entre 25 y 30 años por este delito hasta el momento.

la pedofilia y pederastia
FOTO: REFERENCIAL


Es de recordar que durante el mes de agosto, la Fiscalía lanzó la campaña “Pedofilia es crimen”, con la finalidad de combatir este delito y proteger a los menores de los “depredadores sexuales”.


Sin embargo, se ha creado una disyuntiva en cuanto al término adecuado para este tipo de agresión contra los menores, ya que para muchos especialistas el término correcto no corresponde a la pedofilia, vista como rasgo multifactorial de la personalidad.

CREANDO CONCIENCIA


La doctora Scarlet Arias, fiscal auxiliar superior del estado Aragua, manifestó que desde el Ministerio Público han realizado grandes esfuerzos para proteger a los menores de edad, tanto para aquellos que son agredidos sexualmente, como para los que son objeto de abuso sin contacto físico.

Con entrega de boletos y pancartazo el Ministerio Público ha llevado la información a las calles de Aragua


Asimismo, la especialista destacó que la pedofilia es aquel gusto, atracción, deseo sexual o morbo que alberga un adulto hacia un niño, niña o adolescente; “en la pedofilia no existe contacto físico entre el pedófilo y la víctima, con el solo hecho de hablar con un niño, ver a un niño, imaginarse al mismo, los pedófilos sienten placer sexual, diferente a lo que es la pederastia, que es el contacto físico con el niño, niña o adolescente”.


La doctora destacó que se puede notar una diferencia entre ambos términos; “la pedofilia solamente es el deseo, la pederastia es el contacto, la palabra correcta o apropiada a utilizar en el caso del abuso sexual a un menor de edad es pederastia”.


De igual forma, la fiscal auxiliar superior recalcó que la pedofilia, como fenómeno ligado a la conducta humana, es mundial y no tiene fronteras, sin embargo, en Venezuela se ha venido observado últimamente un avance de casos canalizados por las instancias legales.


“Desde enero hasta octubre se han contabilizado 1.024 casos de pedofilia denunciados, asimismo, la pornografía infantil ha aumentado desde 14.521 a 14.679, esto a raíz del mundo telemático, como por ejemplo los videos juegos online, las redes sociales como Instagram, TikTok, Kwai, Snapchat, WhatsApp, están haciendo que los casos de pedofilia aumenten en gran manera”.


La doctora Arias precisó que esto se debe a que nuestros niños, niñas y adolescentes están sumergidos en el mundo virtual, no obstante los padres y representantes no saben si los pequeños ciertamente están conversando con un niño de su misma edad o con una persona adulta, que se mimetiza virtualmente como un infante, poder tener así estas fantasías sexuales.


Asimismo, Arias recordó que el doctor Tarek William Saab inició la campaña a nivel nacional “Pedofilia es crimen”, la cual consiste en llevar a las calles el mensaje de que la pedofilia existe y debe ser entendida a cabalidad para contener el acoso hacia nuestra generación futura.


Arias precisó que en el caso del estado Aragua, el fiscal superior de la entidad, doctor Franklin López, siguiendo las instrucciones del Fiscal General de la República, el día 15 de septiembre realizó un gran pancartazo en la avenida Bolívar de la ciudad de Maracay, municipio Girardot, para ir creando conciencia sobre el tema.


“Este consistió en llevar el mensaje a los transeúntes, que sepan que es lo que está sucediendo en Venezuela en relación a la pedofilia, por lo que han entregado volantes informativos de como se presenta un pedófilo”.


Recalcó que el pasado 27 de septiembre se llevó a cabo una charla con psicólogos y psiquiatras de la ciudad de Caracas, en la que participaron todos los consejos de protección de la entidad aragüeña y organismos policiales; “para indicarles como se comporta un pedófilo y cual es la diferencia con respecto a un pederasta, y qué hacer cuando estamos en presencia de estas acciones”.


La fiscal auxiliar superior regional mencionó que desde el Ministerio Público se han realizado tres charlas por semana en los distintos colegios de la entidad; “en octubre se visitaron 30 colegios y se tiene como meta este mes de noviembre visitar 30 colegios más”, añadió.


Señaló que en estos abordajes a los colegios han observado que los niños llegan a la conclusión de que en algún momento han estado en contacto con un pedófilo; “hemos recibido denuncias en plena charla, donde los niños se acercan a los ponentes y le informan que son víctima de la pedofilia, ya que tal persona les ha realizado una acción negativa”.


La doctora Scarlet Arias destacó que esta reacción espontánea ha sido positiva, ya que los niños están perdiendo el miedo a denunciar, “ha entendido que ciertamente deben manifestarlo a las autoridades competentes. Esta es una campaña a nivel nacional y el Fiscal General ha decidido abrir debate sobre este tema en redes sociales, así como también con el tema de las drogas, que también va en aumento”.


Por último, la fiscal auxiliar superior del estado Aragua mencionó que la finalidad del Fiscal General Tarek William Saab, y del doctor Franklin López, es consolidar una cultura preventiva; “nuestra bandera siempre será la prevención, allí está el éxito, poder decir a nuestros niños, niñas y adolescentes qué hacer cuando están en presencia de un pedófilo, y que tienen que denunciarlo. Hacer sentir seguros a nuestros niños y que sepan que aquí está un Estado venezolano, un Ministerio Publico que está para garantizar y salvaguardar sus derechos”.

PEDOFILIA ES UN TIPO DE PARAFILIA


Para muchos, el desconocimiento en cuanto al término y significado de pedofilia ha generado falsos conceptos o nociones generalizadas, que lamentablemente llevan a emparentar el término con la agresión sexual. Y aunque el tema es muy polémico, los especialistas prefieren seguir señalando las diferencias, pues es de gran importancia que la sociedad aprenda a diferenciar.

Manuel Contreras, psicólogo


Al respecto, el doctor Manuel Contreras, médico psicólogo, manifestó que el trastorno de la pedofilia es un tipo de parafilia que implica al menos 6 meses de excitación intensa y recurrente derivada de fantasías, deseos sexuales irrefrenables o comportamientos que implican actividades sexuales con menores prepúberes.


Señaló que, en pocas palabras y para el conocimiento colectivo, la pedofilia es un trastorno mental; “es de señalar que aún existen vacíos dentro de estas definiciones, además también el malestar y los problemas interpersonales dependen del contexto cultural”.


Asimismo, Contreras destacó que los tratamientos dirigidos a la pedofilia tienen muy poca medición de efectividad, “entre los principales tratamientos se intenta que el paciente tome conciencia de los efectos paradójicos y perjudiciales de la evitación experiencial, ofreciéndole como alternativa la aceptación de los eventos privados”.


El psicólogo mencionó que este tratamiento se dirige a disminuir la conducta de evitación y control de pensamientos y sensaciones, porque paradójicamente es el factor principal del problema, “este trastorno se considera a partir de la mayoría de edad, la pedofilia puede ser adquirida después de sufrir alguna lesión cerebral traumática, tumoral o degenerativa”.


De igual forma, el doctor Contreras recalcó que puede existir pedofilia exclusiva cuando el deseo sexual es sólo a prepúberes o no exclusiva cuando el deseo sexual incluye a adultos y prepúberes, “también puede tener causas genéticas, así como situaciones de abandono, maltrato y abuso vivido tempranamente”.


Por lo tanto, la pedofilia puede deberse también a causas orgánicas cerebrales en las áreas de los afectos y la conducta, según lo manifestado por el galeno.


“El tratamiento psicológico puede ir acompañado con tratamiento psiquiátrico dependiendo del caso, con fármacos que disminuyan el deseo sexual y detener conductas autoagresivas”, agregó.


Recalcó que los factores de riesgo que se pueden presentar en las potenciales víctimas de pedofilia son: edad, género, aspecto físico, hijo no deseado o adoptado, alteración o discapacidad física, mental o de desarrollo. También entra en juego la hiperactividad, ser un niño con mayores necesidades afectivas o ser más expresivo, aislamiento social de la familia, fármaco dependencia o alcoholismo en la familia, hacinamiento.


“Los estudios sobre perfiles de abusadores sexuales no necesariamente se pueden clasificar como pedófilos, aunque se pueden establecer algunas asociaciones o tendencias con el concepto”, dijo.


Contreras mencionó que las consecuencias de que sea afectado un prepúber con violencia sexual son depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, baja autoestima, trastornos alimentarios y de sueño, trastorno de personalidad a desarrollar en la vida adulta, esquizofrenia, trastorno somatomorfos, déficit de atención e hiperactividad, entre otras.

DE VÍCTIMAS A AGRESORES


El doctor Manuel Contreras explicó que las mismas víctimas pueden convertirse en perpetradores en un futuro, “en materia de prevención se pueden establecer medidas educativas dirigidas a escolares para que los prepúberes aprendan a identificar situaciones de peligro, trasgresión de límites, tocamientos inapropiados, manejo apropiado de Internet y las redes sociales, la pedofilia es un trastorno mental”.

El Ministerio Público ha realizado varias campañas para proteger a los menores de edad


De igual forma, señaló que los tantos casos que se han visto en Venezuela pudiera ser que se esté cayendo en una sobre generalización del término pedofilia, cuando no necesariamente sea así, sin que por ello se ponga en duda la gravedad de la situación.


Contreras concluyó mencionando que la mayoría de los abusos sexuales se dan en casa, lo que pudiera incluir terminologías como el incesto, “pero además de eso, una fuerte depresión, el fracaso en las relaciones interpersonales, el alcoholismo, la soledad, ruptura de pareja, puede llevar a un individuo a que entre en el cuadro de abusador sexual, sin que cubra los criterios totales de pedofilia, dado que hay personas que en principio prefieren relaciones sexuales con adultos, pero por alguna carencia o situaciones circunstanciales pueden llegar a cometer abuso infantil”.

HABLA LA GENTE


Elena Montilla lamenta que Internet traiga “tanta basura” a los niños, además del acecho de los depredadores.

Elena Montilla


“La sociedad está muy mal, la cultura está de lo último, este es un problema social, los niños están creciendo en este mundo, hace falta muchos principios morales, leer la Biblia, allí existen todos los conceptos prácticos que los padres hacer, respetar a los hijos y padres, deben enseñar que existe un Dios al que se le debe tener temor de respeto”.


Por su parte, Reina Montilla lamentó el cambio radical en la crianza de los niños; “el sistema social está mal, dejamos que los niños los crié el televisor, las canciones son groseras, todo eso influye y ha existido toda la vida, pero ahora se está haciendo más público por todo lo que estamos viviendo”.

Reina Montilla


Para Montilla el problema radica en el deterioro de la nueva generación; “debemos estar pendiente de nuestros niños, de lo que hacen, de lo que ven, orientarlos, para crear hombres y mujeres de bien, esperamos que estos casos disminuyan, aunque para eso se debe trabajar mucho”.


Igualmente, Eliécer Hernández aseguró que las nuevas generaciones no están siendo educadas correctamente; “no le estamos prestando atención a nuestros hijos, no tenemos fundamentos en el hogar, la mamá y el papá deben ser un equipo, entender a nuestros pequeños, explicarles la realidad y ganarnos sus confianza”.

Eliécer Hernández


Sobre el aumento de casos de agresiones sexuales a los niños, Hernández destacó que “la gran culpa de esto somos nosotros, vemos como la sociedad está mal, niñas de 14 años siendo madres. Qué clase de educación le pueden brindar a los pequeños si ellas no están maduras todavía, nos falta mucha educación lamentablemente”.

MÓNICA GOITIA | elsiglo