Arte y Ciudad | Rómulo Alvarado: Un empresario que se dejó fascinar por el arte

371

“Hoy hemos querido en Arte y Ciudad, reconocer en este sencillo maracayero de corazón, su fascinación por el arte y su permanente contribución para promover la creación, y de esta forma también él nos enaltece con su gentilicio, lo cual lo convierte en un hijo y protagonista del desarrollo y crecimiento de nuestra ciudad: Maracay”

YDELISA RINCÓN GONZÁLEZ | elsiglo.

Rómulo Alvarado es natural de Güigüe, estado Carabobo, un hombre silente de buen trato y muy afable. De su formación podemos decir que cursó estudios de medicina veterinaria en la UCV, Campus Maracay; pasó también en sus trabajos por la industria farmacéutica y de alimentos.

En su empeño de cumplir un sueño y encaminar su vía por nuevos derroteros, decide formar su propia empresa a nivel nacional e internacional especializada en las área de Mercadeo Ventas Promociones (MVPCA).

UNA FASCINACIÓN POR EL ARTE

Pero este sencillo empresario descubre su inquietud por las artes, y empieza a vincularse con proyectos que le alimentarán esa sensibilidad, es así como se convierte por un tiempo en el presidente de la Fundación de Amigos de la Cultura de Güigüe, lo que le permite estrechar relaciones con importantes artistas venezolanos, pero fundamentalmente con creadores populares, y así empieza a conformar su propia colección de arte, teniendo en su haber significativas obras de los fabuladores del Arte Popular.

Allí encontramos a importantes artistas como Feliciano Carballo, Felicinda Salazar, Rosa Contreras, Edito López, Rómulo Vidal, Rafaela Baroni y Bárbara Colmenares, entre muchos otros de gran valor estético.

Hoy hemos querido en Arte y Ciudad reconocer en este sencillo maracayero de corazón, su fascinación por el arte y su permanente contribución para promover la creación, y de esta forma también él nos enaltece con su gentilicio, lo cual lo convierte en un hijo y protagonista del desarrollo y crecimiento de nuestra ciudad: Maracay.

YR: ¿Eres nativo de la población de Güigüe, estado Carabobo, cuéntame en dos líneas qué significa para ti ese lugar de tu cuna?

RA: El amor de mis amores, mi patria chica

YR: ¿Sales de Güigüe en la búsqueda de nuevos derroteros, o hubo otra razón que te impulsara a venirte a Maracay?

RA: Efectivamente, salgo de Güigüe en la búsqueda de nuevos derroteros. Llegué a Maracay para formarme profesionalmente, y decido estudiar en la UCV, medicina veterinaria.

YR: ¿Cómo llegas a vincularte al proyecto editorial que mantuviste?

RA: Por la necesidad de dejar un legado por las raíces de mi natal Güigüe.

YR: Desde tu posición de empresario de prestigio en nuestra ciudad, y reconocido como un hombre sensible vinculado a las manifestaciones creativas. ¿Qué te hubiera gustado dejar como una impronta en Maracay, que no pudiste desarrollar?

RA: El acercamiento total al pueblo en pro de la cultura.

YR: ¿Qué es lo que más te ha gustado de los oficios que has desarrollado a lo largo de toda tu vida y… ¿qué detestas?

RA: Definitivamente, he disfrutado inmensamente en mi vida el contacto con las personas, y qué detesto: La falta de lealtad.

YR: ¿Cuál fue tu primera experiencia en el campo laboral?

RA: En la industria farmacéutica como visitador médico.

YR: Eres un hombre de una gran sensibilidad amante de las artes: ¿Podrías recordar cómo empiezas a acercarte a las manifestaciones artísticas?

RA: A través de dos grandes artistas y mis amigos de esa época: Feliciano Carballo y Braulio Salazar.

YR: ¿Qué ocurre para enamorarte con tanta pasión del arte popular, al punto de hacerte de una importante colección?

RA: Justamente, por el contacto directo como los artistas ya mencionados, y luego fui conociendo a muchos artistas recorriendo toda Venezuela.

UNA MALETA DE RECUERDOS

YR: ¿Qué siente Rómulo Alvarado, desde sus entrañas sobre una colección que has atesorado con el alma de reconocidos artistas de nuestro país, y que hoy no te las llevas en las maletas de tu viaje, sino que se quedan en la maleta de los recuerdos?

RA: Mucha nostalgia, porque cada obra tiene un gran significado para mí y para toda la familia.

YR: Háblame de Rafaela Baroni. ¿Con qué recuerdos te quedas de la Frida Kahlo venezolana, cómo fue la figura de esa mágica artista popular?

RA: Me quedo con el recuerdo de la amistad que pude cultivar muy cerca de ella, fue una mujer fuera de serie que marcaba a todo el que la conocía por su gran espontaneidad y generosidad.

YR: ¿Hay “crisis” dentro del campo de las artes para que los artistas puedan seguir desarrollando su trabajo, o todas las profesiones tienen que ponerse al día?


RA: Desde luego, estudios, constancia y dedicación es la clave del éxito.

YR: ¿Tú crees que estamos ante una gran crisis de identidad, o quizá estamos poniendo el acelerador y hemos asumido la situación de cambio constante? ¿Crees que podemos afrontar todo lo que nos venga, en los diferentes oficios y diversas áreas del conocimiento, incluyendo la cultura?

RA: Sí, desde luego. Siempre y cuando seamos honestos con nosotros mismos podremos enfrentar cualquier situación por difícil que sea.

YR: ¿Qué importancia tienen para ti las redes sociales?

RA: Son el futuro del mundo y la gran autopista de las comunicaciones.

EL ESPACIO HABITABLE Y UNA DIÁSPORA

YR: Qué significa para ti el tener que haber migrado a los EEUU y dejar atrás toda una historia construida con el esfuerzo de tu trabajo, y unos sueños logrados desde la esperanza, el amor y la responsabilidad, haber dejado ese espacio habitable. Tu Güigüe natal, y la Maracay de tus afectos y desarrollo personal y profesional.

RA: Un salto muy grande, por el motivo que sea, los venezolanos no tenemos cultura de inmigrante, ante esas circunstancias, por cualquier punto que lo mires es una situación difícil.

LAS CIUDADES PERTENECEN A SUS HABITANTES

YR: La ciudad es de quienes la amamos, la caminamos, la sentimos en el corazón que palpita al ritmo de su vida cotidiana, es la coexistencia de la memoria y el cambio, con su juego de lo que no sabemos, es aquel espacio que a veces nos perturba, pero al mismo tiempo nos fascina. Hay quienes afirman que la nostalgia por lo vivido en una ciudad no existe: ¿es cierto eso?

RA: Totalmente incierto.

YR: Finalmente, Rómulo. ¿Qué le debes a Maracay?

RA: El afecto de su gente, y el haberme permitido habitar en su suelo y formar una bella familia.

YR: Rómulo, gracias por atenderme en tu residencia en tu visita a Maracay, y poder compartir un poco de tus vivencias y caminos transitados en el mundo del arte.


Feliz Viaje y pronto regreso, nuestra hermosa y cálida Ciudad de Maracay seguirá siendo ese gran pedacito de tu corazón que un día te recibió con los brazos abiertos, para convertirse en tu hogar del alma y de vida.