Amenaza yihadista en Togo desplaza a más de 4.000 personas

La creciente amenaza del terrorismo yihadista en el extremo norte de Togo ha desplazado ya a más de 4.000 personas, informó el Gobierno togolés.

Amenaza yihadista en Togo desplaza a más de 4.000 personas elsiglo
Desde el pasado septiembre, Togo prorrogó el estado de emergencia por los constantes atentados terroristas. 28/10/2022. FOTO CORTESÍA

«A raíz del deterioro de la situación de seguridad relacionado con los atentados de los grupos terroristas armados, nuestro país ha registrado desplazados, entre ellos personas procedentes de países vecinos que se han refugiado en territorio togolés», indicó en un comunicado recogido hoy por la prensa local el Consejo de Ministros.

«Los servicios competentes registraron un total de 789 hogares que representan a 4.175 personas desplazadas», señaló el Ejecutivo togolés.

Según explicó el ministro de Seguridad y Protección Civil, el general Damehame Yark, el Gobierno ha proporcionado alimentos a 237 hogares en la zona en la que se produce la violencia yihadista y ha desplegado sobre el terreno equipos técnicos compuestos por psicólogos y trabajadores sociales para prestar apoyo psicológico a las víctimas.

También «se han tomado medidas para que los alumnos desplazados asistieran a la escuela en las prefecturas de acogida» y, «para reforzar la infraestructura de estas escuelas, los servicios especializados están construyendo aulas», recoge el comunicado.

También te puede interesar: UE envia apoyo a misión africana antiyihadista en Mozambique

Estado de emergencia por amenaza yihadista en Togo

A principios del pasado septiembre, el Parlamento de Togo prorrogó por seis meses el estado de emergencia declarado el 13 de junio de este año en la región de las Sabanas, en el extremo norte del país, después de registrar la región varios atentados calificados de «terroristas» por las autoridades perpetrados desde noviembre de 2021.

Muchos expertos han advertido de la posibilidad de que los grupos yihadistas que operan en el Sahel central (Burkina Faso, Mali y Níger) amplíen sus operaciones a países costeros de África occidental, como Togo o Benín.

Esta preocupación se materializó la noche del 10 al 11 de noviembre de 2021, cuando, según el Gobierno togolés, las Fuerzas Armadas del país consiguieron «repeler valientemente» un ataque terrorista contra una de sus bases.

Asimismo, en la madrugada del 10 al 11 del pasado mayo, ocho soldados togoleses murieron y otros trece resultaron heridos tras «un violento ataque terrorista llevado a cabo por un grupo de individuos fuertemente armados, aún no identificados», según el Ejecutivo.

El incidente fue el primer ataque terrorista con víctimas mortales del país.

En julio pasado, varias localidades de la región de las Sabanas fueron atacadas por individuos armados y, aunque el Gobierno no confirmó el número de víctimas mortales, medios locales cifraron en entre diez y veinte a los fallecidos.

La región de Sabana es fronteriza con Burkina Faso, país que sufre a menudo ataques yihadistas desde abril de 2015, cometidos por grupos vinculados tanto a Al Qaeda como al Estado Islámico.

EFE