Voluntarios: Pilares de la esperanza en el renacer de El Castaño

Ya ha pasado una semana de la tragedia de El Castaño, y cuando la zona comienza a ver un nuevo horizonte, ha quedado en evidencia, una vez más, que el trabajo decisivo lo realizan los rescatistas y voluntarios.

Con pala y carrucha sacan el barro de las viviendas

Efectivamente, luego de los estragos causados por la quebrada Palmarito, que afectó a cinco comunidades de El Castaño, ubicada al norte de Maracay, continúan las labores de remoción de escombros y despeje en las principales arterias viales en este sector.

En esta ardua labor, no solo es notoria la presencia de los organismos de seguridad, quienes día y noche trabajan sin descanso, para hacer renacer estas comunidades, sino que también asume un rol protagónico el voluntariado.

Allí también es notable la gran cantidad de ciudadanos que voluntariamente apoyan con ímpetu y compromiso el objetivo de hacer resurgir a los habitantes, quienes han recibido esa mano amiga para salir del fango y levantarse para superar estas adversidades con mucha esperanza.

En este contexto, Alexander Bondarenko, miembro fundador del Grupo de Rescate Aragua, asociación adscrita a Protección Civil, informó que tras confirmarse la tragedia en el sector se desplegaron para colaborar a los efectivos de seguridad en la búsqueda de personas afectadas.

«Las labores han sido muy arduas, muy fuertes desde que se presentó la novedad. Nuestro grupo, conjuntamente con varios grupos voluntarios, entre ellos, los hermanos de Grupo de Rescate Maracay, nos abocamos de inmediato a la activación que nos hizo Protección Civil, apoyar desde el mismo lunes en esta emergencia», comentó.

Bondarenko precisó que diariamente 15 de los integrantes de esta organización de prevención se mantienen desplegados las 24 horas, avocados a labores en las cuales se han especializados desde hace muchos años.

«Nosotros ayudamos en el rescate, es nuestra especialidad y colaborar con la ayuda humanitaria», explicó.

El rescatista comentó que están concentrados mayormente en la comunidad Palmarito, lugar donde se vio severamente afectado, tras ser el punto de inicio del alud que vino desde la quebrada que está por esa zona de El Castaño.

Los organismo de PC siguen dando su máximo

«Es la parte fuerte, allí está la destrucción y nos hemos abocados a esa zona bajo la directrices de Protección Civil que son nuestros entes rector», confirmó.

Por su parte, la doctora Luisa Gutiérrez, integrante del Grupo de Apoyo, Rescate y Comunicación (GARC), destaca que los voluntarios como ella, ayudan a solventar los problemas y las necesidades de la población cuando más lo necesitan.

«Nosotros apoyamos en cuanto a la extracción de aquellos personas que necesitan de la salida inmediata. También la verificación del estado de salud de los mismos, y poder hacer la atención inmediata de salud y trasladarlos a un centro de salud lo más pronto posible», recalcó.

Durante este despliegue han estado en realizando trabajos para la verificación de las necesidades básicas de la población más afectada, incluso de aquellos vecinos que sufrieron afectación indirectamente, «con lo que vendría a ser el apoyo de comida, suministros como agua potable, medicamentos y atención de salud, y también tenemos como solventarle lo básico», enumeró Gutiérrez.

Asimismo, la integrante de GARC ha participado en la extracción de cuerpos, en conjunto con los funcionarios de Senamecf y Protección Civil, lo que para ella representa una labor muchas veces dolorosa, pero que es fundamental para salir adelante ante las adversidades.

«Los voluntarios no percibimos ningún sueldo, porque es de corazón, porque queremos hacerlo, porque sabemos lo difícil que es estar en esta situación y la necesidad que tienen esas personas», destacó.

Concluyó que también ellos transmiten la esperanza a través de la palabra o gesto afectivo. «Una palabra de animo, un abrazo, un apoyo es fundamenta; estar allí para ello es necesario», sentenció.

VOLUNTARIOS DE LIMPIEZA

Hay otros ciudadanos que desde sus capacidades, conocimientos o aportes económicos, han contribuido enormemente en el renacer de El Castaño.

En este caso destacan los voluntarios de limpieza, quienes se unieron a las cuadrillas de despeje tras ver a sus parientes o amigos inmersos en la crisis que dejó el deslave. Otros se motivaron al observar el dolor y el sufrimiento a través de las redes sociales.

En el callejón El Dique, ubicado en la comunidad de Corozal, un grupo de aproximadamente 50 personas, mayormente jóvenes, se pusieron sus botas, agarraron una pala y comenzaron a sacar lodo en las viviendas que quedaron tapiadas por el alud que trajo la quebrada Palmarito.

Juan Carlos Angulo, habitante de esta comunidad, se unió a sus amigos para ayudar a limpiar la vivienda de un ser querido, y asegura que como ellos, hay muchos que están dando su granito de arena para ayudar a levantar a esta comunidad fuertemente golpeada por este desastre.

La solidaridad sigue latente

«Yo soy vecino de la urbanización, el lunes no podía pasar, subí el martes temprano y desde el martes estamos colaborando, gracias a Dios en mi vivienda no pasó nada, pero bueno, soy vecino, tengo que colaborar», comentó.

Angulo comentó que tiene su empresa personal, pero dejó esa responsabilidad por esta semana para contribuir con su amiga y con los vecinos que siguen paleando para recuperar la normalidad en sus hogares.

«La solidaridad en la comunidad es increíble, la situación, el apoyo ha sido increíble, allá arriba en Palmarito también, y he estado subiendo y bajando para ayudar», relató.

Añadió que en esa zona donde se encontraba paleando el día sábado, hubo muchos damnificados, quienes se fueron con sus familiares o están en centros de acopio. «Estas familias están recibiendo apoyo de parte de la alcaldía, lo se por que lo he visto», añadió.

En otro frente de limpieza, pero esta vez en la Urbanización El Castaño, Mili Tejada, en compañía de otros vecinos, colabora en la limpieza de la casa del señor Alejandro, la cual quedó al igual que muchas, totalmente tapiada.

La maquinaria pesada operativas

«Desde el primer día que llegamos estaba totalmente tapiada, hasta las ventanas. Él tuvo que romper la puerta para poder entrar a su casa», explicó.

Tejada añadió que varios vecinos no vinculados a organizaciones o asociaciones humanitarias se ofrecieron a sacar los escombros. «Somos personas que hacemos crossfit, algunos somos vecinos de aquí, unos son del Toro, pero hay muchas personas que han ayudado», aseveró.

Sin embargo, Tejada aclaró que se necesitan más ayuda, porque hay muchas casas que están aún tapiadas y hasta en peores condiciones.

«La idea y lo que se quiere es que más personas se unan, toda la ayuda va a ser necesaria, nunca es suficiente. La magnitud de este desastre es de una magnitud que hay que verlo para creerlo», expresó.

VETERINARIOS Y AREPEROS

Otro grupo de voluntariados se encontraban dispersó en las comunidades afectadas, contribuyendo con la entrega de comida para las cuadrillas castrenses y rescatistas.

Este es el caso de los integrantes de la iglesia Fundación Cristiana para el Desarrollo Integral, quienes llegaron con una cava llena de arepas y bolsos llenos de dulces, destinado al personal que están trabajando en la limpieza del sector El Castaño.

Jesús Fajardo, líder de este grupo de jóvenes cristianos, comentó que tras la necesidad que han visto a través de las redes sociales, se organizaron para ir a la comunidad y ofrecer su aporte a este sector maracayero, fuertemente golpeado.

«Como cristianos tenemos la obligación de ayudar a nuestros hermanos, al prójimo, y estamos acudiendo a este llamado, con alimentos, bebida, y en lo que podemos apoyar», explicó.

Veterinarias se unen a la causa

Fajardo añadió que también harán un censo de los sectores afectados, para saber qué necesitan y así llevarlos a la iglesia para que todos puedan contribuir con los afectados. «Allí sabremos si necesitan ropa, comida, medicamentos para poder ir recolectándolos y traerlos para acá», acotó.

Asimismo, también se observó un despliegue de médicos veterinarios, quienes están prestando primeros auxilio y atención primaria, a las mascotas afectadas por este desastre.

En este contexto, Miriam Pernía, médico veterinario, instaló un punto de atención de mascotas cerca de la comandancia policial de El Castaño, donde junto a una fundación y un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, brindan este apoyo a los peluditos o a los felinos afectados.

También te puede interesar: Realizan censo de viviendas afectadas en El Castaño

«Tengo otro grupo que están caminando en las zonas afectadas, dándole apoyo y sustentos a las mascotas que están en sus casas, donde le pueden llegar alimento o asistencia médica», comentó.

Asimismo, le han dado esa ayuda para atender a esos animalitos que no han podido ser asistidos por sus familiares humanos. «Estamos tratando de llevarlos el confort, sacarlos y rescatarlos de esta tragedia», añadió.

Sentenció que también ayudan a los animales domésticos que fueron arrastrados por todo ese barro y esta agua, y se mantendrán atendiendo estas necesidades para quienes los acudan.

LINO HIDALGO | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA