Primer mes de aguinaldo no incrementó las ventas

Y tal y como se esperaba, el pago de la pensión y del primer mes de aguinaldos no tuvo un impacto positivo en las ventas.

Los comercios no registraron mayores ventas el fin de semana

En este sentido, los comerciantes de Maracay aseguraron que efectivamente, los abuelitos no elevaron sus respectivos niveles adquisitivos con estos cobros, por lo que las ventas no mostraron signo de alza.

Al respecto, Leonel Pineda, quien tiene un puesto de verduras en el Mercado Libre, explicó que las ventas no variaron esta semana, y que los abuelitos compran lo mínimo. «Las cosas no han mejorado, pero aquí seguimos trabajando», comentó.

Acotó que los abuelos «se llevan si acaso dos cebollitas, dos tomaticos y ya, no llevan por kilos», como en otras épocas.

Pineda añadió que debe ingeniársela para incentivar a las ventas, sobre todo a los adultos mayores que está conciente sobre lo que perciben.

«Vender paqueticos de tres bolívares, para que la gente no se asuste cuando les diga el precio que están en 10 bolívares o 14 bolívares, pero antes de decir el precio le decimos de las ofertas», dijo.

Por su parte, José Luis Angulo comentó que una de sus clientas solo pudo comprar lo mínimo, ya que gastó su pensión y el primer mes de aguinaldo en servicios públicos.
«Lamentablemente las personas se están limitando a comprar poquito y lo necesario.

Una señora me comentaba que gastó la pensión gastando los servicios de agua, le alcanzó para pagar la cisterna», relató.

Aún así, el comerciante trata de ofrecer precios accesibles para los consumidores. «tenemos el tomate a Bs. 10, cebolla a Bs. 14; papa a Bs. 8; lechoza a Bs. 6. Esperamos que mejoren, sobre todo que se acerca la época de diciembre», comentó.

Abuelos compran lo mínimo y necesario

En este orden de ideas, Janet González afirma que han incrementado un poco las ventas tras este pago de los pensionados, y trata de manejar precios razonables para conseguir con las ventas.

«Más o menos se ha vendido algo, no como se pensaba, pero si se ha vendido», dijo la vendedora ofreciendo tres kilos de lechoza por 10 bolívares.

«Uno trata de poner precios accesibles, porque las ventas no están para poner precios caros, uno busca la manera», acotó González consiente de la realidad económica de los abuelitos.

Para finalizar, Pedro José Castillo acotó que los precios en estos establecimientos se mantienen un poco elevados debido a los costos del flete para traer la mercancía de otras entidades del país.

«Un flete de Mérida sale, sale en 600 y 700 dólares. Si el Estado no nos presta un servicio de combustible, es difícil mantenernos», sentenció.

LINO HIDALGO | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA