Habitantes de Ojo de Agua pidieron que no los dejen solos

256

Horas de angustia y desesperación vivieron los habitantes del sector Ojo de Agua en El Castaño, municipio Girardot, cuando se produjo un deslave a raíz del desbordamiento de la quebrada Palmarito que dejó hasta el momento dos personas fallecidas, varios heridos y pérdidas materiales en gran parte de la zona norte de la ciudad.

Tras el deslave sólo quedó escombros y terror entre los habitantes.


Viviendas destruidas y tapiadas, calles convertidas en ríos de lodo y toneladas de piedras de gran magnitud son parte del panorama que se vive actualmente en dicho sector, mientras los vecinos, pese a la tragedia, se niegan a abandonar el terreno de su residencia con miedo a que malvivientes se lleven lo poco que les dejó el deslave.


Durante un balance ofrecido a los medios de comunicación, el viceministro de Gestión de Riesgo y Protección Civil, Carlos Pérez Ampueda, indicó que al menos 100 viviendas sufrieron daños leves, mientras otras 40 se vieron severamente afectadas por el alud.
Por su parte, el alcalde de la jurisdicción, Rafael Morales, destacó que los equipos de seguridad y rescate continúan con las labores de búsqueda y limpieza en las zonas afectadas, manteniéndose en total despliegue bajo el acompañamiento de las autoridades regionales y nacionales.


“Tras los ladridos del perro, mi hijo sale para ver qué ocurría y sólo gritó se vino el agua, gracias a Dios salió por un caminito que da a un muro y pudo salir con vida, pero se perdió todo, la casa quedó completamente destruida”, dijo.

Zoraida Parababi


Asimismo, apuntó que muchos niños quedaron atrapados en las escuelas de la zona, mientras algunos padres y representantes hicieron el papel de rescatista logrando resguardar a todos los estudiantes.


“El terror que se vivió fue impresionante, ahora nos mantenemos a la expectativa, no sabemos qué pasará con nosotros, sí han venido y nos han traído ayuda, pero realmente no es suficiente, sabemos que hay más sectores afectados, pero acá también se necesita y mucho”, sentenció.


Mientras tanto, Wilson Garcés comunicó que su casa no se vio fuertemente afectada, pero de igual modo se ha mantenido activo colaborando con sus vecinos que lo perdieron todo, “todo ocurrió muy rápido, en cuestiones de segundos, esto es primera vez que pasa en esta zona, siempre la quebrada subía de nivel en temporada de lluvias, pero en esta oportunidad sobrepasó sus límites”.

Añadió que muy pocos funcionarios han acudido al sector a verificar los daños que dejó el alud, por lo que instó a las autoridades a que se acerquen hasta Ojo de Agua para que ayuden a los afectados tras los recientes acontecimientos causados por las lluvias en la región.

“LO PERDIMOS TODO”


Han trascurrido varias horas del deslave en El Castaño que dejó a zonas como Palmarito, Corozal y Ojo de Agua bajo el lodo, además de una sensación de muerte, angustia y dolor entre los vecinos, quienes aseguran haberlo perdido todo ante la emergencia presentada.

Jairo Acevedo, habitante de Ojo de Agua, afirmó que está vivo de milagro, pues el “huracán de agua” le tomó por sorpresa logrando salir segundos antes que arrastrara su vivienda.

“Lo material se recupera más adelante, la vida no, hay que darle gracias a Dios porque estamos aquí, los vecinos que no se vieron afectados han sido muy solidarios, algunos grupos de rescate y organizaciones no gubernamentales han traído insumos como agua y alimentos muy necesarios, eso necesitamos con urgencia”, exclamó.

Por otro lado, Yamileth Pedrá indicó a elsiglo que tras el deslave del día lunes quedó damnificada junto a sus cuatros hijos, entre ellos uno con condición especial, por lo que espera pronta respuesta por parte de las autoridades gubernamentales en cuanto a una ayuda, ya que está durmiendo literalmente en la calle.

“Sólo nos quedó lo que traemos puesto, perdimos nuestras pocas pertenencias, mis hijos gracias a Dios se encuentran bien, yo también tengo una discapacidad visual y necesitamos ayuda, el ambiente es desolador, toda la ayuda se la están llevando a la urbanización El Castaño, sabemos que allá la situación también es fuerte, pero en Ojo de Agua estamos en emergencia”, alertó.

A su vez, resaltó la nobleza y apoyo por parte de algunos vecinos, quienes desde el día uno del deslave se encuentran acompañando a los más necesitados, al mismo tiempo que se mantienen a la espera de las autoridades regionales que hasta el momento no se han apersonado hasta el lugar.

Los habitantes de Ojo de Agua sacaron lo que pudieron.

COMERCIOS AFECTADOS

Los comercios del sector Ojo de Agua también se vieron afectados por el deslave ocurrido el pasado lunes, cuando las intensas lluvias provocaron el desbordamiento de la quebrada Palmarito al norte de Maracay, donde algunos establecimientos sólo sufrieron anegaciones, mientras otros quedaron completamente tapiados.

Mariam Guacal recuerda con claridad el momento exacto del deslave, pues se encontraba cumpliendo sus funciones como encargada de una panadería del mencionado sector.

“Todo fue en un abrir y cerrar de ojos, bajaron dos carros tocando sus cornetas alertando a la gente sobre el desbordamiento de la quebrada, a los pocos segundos bajó la avalancha que arrastró todo lo que encontraba a su paso, algunos vehículos quedaron atrapados, varias viviendas bajo el lodo y los árboles tumbaron hasta las líneas de alta tensión”.

Destacó que los pocos negocios activos en la zona del desastre se han visto afectados en la parte de venta, producción y hasta pérdida de mercancía, ya que a raíz del suceso quedaron sin servicio eléctrico por dos días.

“Tuvimos pérdidas de jamones, panes, algunos embutidos, la mercancía que estaba en el suelo como cajas de jugos y algunas galletas quedaron bajo el lodo. Poco a poco hemos ido despejando y gracias a Dios pudimos abrir para nuevamente prestar servicio, también hemos colaborado con los vecinos más afectados con algunas donaciones y hielo para los equipos de rescate”, informó.

Al mismo tiempo, ratificó que aún hay temor en la zona, pues en las noches suenan muchas alarmas y sirenas en plena avenida principal, aunado al mal clima de las últimas horas, “estamos aterrorizados, hace falta mucha ayuda, estamos aturdidos, muchos vecinos nos encontramos angustiados, hay amenaza de lluvias y tenemos miedo de que ocurra algo similar o peor de lo que pasó.

ACTIVADOS LOS CENTROS DE ACOPIO


Durante el despliegue especial que mantiene el equipo reporteril de elsiglo por las zonas afectadas por el alud en El Castaño, se pudo visualizar que ya se encuentran habilitados varios puntos de acopio para la recepción de insumos que serán destinados a las familias afectadas por el deslave al norte de Maracay.

También te puede interesar:Ojo de Agua sucumbe entre basura y oscuridad


En plena avenida principal de El Castaño está ubicado un punto de hidratación para los vecinos, funcionarios, voluntarios, cuadrillas y equipo reporteril que se encuentran desplegados en la zona llevando a cabo su labor en beneficio de las familias afectadas.


Un poco más abajo, específicamente en la avenida Las Delicias, se ubica el centro de acopio principal donde el voluntariado, el cual se mantiene a la espera de las donaciones de la gente, para así ayudar a los damnificados por el deslave.

¿QUÈ SE NECESITA?

  • Alimentos no perecederos
  • Enlatados
  • Medicinas
  • Ropa y calzado en buen estado
  • Pañales
  • Agua potable
  • Artículos de higiene personal
  • Colchonetas

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo
fotos | GOMAR COLMENARES