Deslave en Las Tejerías ha dejado 25 muertos y más de 50 desaparecidos

En el primer balance oficial que ofrecieron las autoridades nacionales sobre el deslave de Las Tejerías, el sábado pasado, se informó, que veintidós personas perdieron la vida y más de 50 están desaparecidas; la vicepresidenta ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez ofreció ayer la lamentable cifra, en la misma zona cero (o área de impacto), acompañada de algunos ministros, de la gobernadora Karina Carpio y del alcalde del municipio Santos Michelena, Pedro Hernández.

«Tenemos ya encontradas 22 personas fallecidas, hay más de 52 personas desaparecidas. Estamos ahorita atendiendo fundamentalmente un frente de búsqueda de estas personas», expuso la funcionaria del Ejecutivo nacional. De igual manera precisó: «hay 21 sectores afectados y 15 empresas con pérdidas en la zona industrial de la localidad».

Rodríguez, durante la mañana de ayer, hizo un recorrido por las zonas afectadas, conversando con algunos vecinos que en cuestiones de minutos perdieron a un ser querido, un amigo y se quedaron sin su vivienda y pertenencias por el desbordamiento súbito de la quebrada Los Patos, que prácticamente borró el casco central de Las Tejerías.

Los sectores seriamente afectados son: El Béisbol, Matadero, Llano Grande, Libertador, Barrio Bolívar, La Arenera, Barrio Castor Nieve Ríos y la urbanización La Hoyada.

UNA GRAN OLA

La crecida de la quebrada Los Patos tomó por sorpresa a quienes tenían sus viviendas y locales alrededor del cauce; algunos, que comenzaron a preocuparse con el inicio de la lluvia después de la tres de la tarde, aseguran, que una «gran ola» los sorprendió pasada las 6:00pm.

Adrián Blanco, argumentó en las inmediaciones de la morgue de Caña de Azúcar, que «el agua, con todo lo que arrastraba les llegó de un momento a otro, no hubo tiempo de nada. Venían árboles, piedras, carros, tierra. Quienes pudieron salir de sus casas la pueden contar, otros no tienen la misma suerte, como yo, que perdí a mi esposa, prácticamente en un abrir y cerrar de ojos».

La compañera de Blanco está en la lista de desaparecidos por el deslave del sábado; se llamaba María Chiquinquirá Guerra Hernández; ella tenía 64 años.

«Cuando comenzó a llover, yo me paré frente a la casa, ubicada en barrio Bolívar, callejón Buena Fe. Miré la quebrada y estaba crecida. Me volteé para decirle a mi esposa que se estaba poniendo feo todo el ambiente, por lo que teníamos que estar pendientes. Yo la vi, en la sala, sentada frente a mí, estaba ahí, tranquila.

Nuevamente decido ver la quebrada y al voltearme vi esa gran ola, que llegó con una fuerza que no dio tiempo de nada. Quise voltear, para agarrar a María, pero ya el agua la había arrastrado, la sacó de la casa con una gran fuerza, que no me dio tiempo tomarla de la mano», afirmó el hombre, quien recalcó que jamás en la historia de Las Tejerías había ocurrido algo similar.

«Una vecina, al lado de la casa, también fue alcanzada por el agua, la vi como tuvo poca fuerza para salir del agua. Fue impresionante como llegó esa crecida. Después de esto, nuestro pueblo no será igual, lo borró prácticamente en sus principales sectores y el dolor por la pérdida de tantas personas nunca desaparecerá», resaltó Blanco.

FASE DE IDENTIFICACIÓN

A medida de que los grupos rescatistas y socorristas iban ubicando cadáveres en los diferentes sectores de Las Tejerías, las autoridades se organizaban para trasladarlos de inmediato a la morgue de Caña de Azúcar.

La primera avanzada de cuerpos inertes, fueron enviados antes del mediodía del domingo; en total, trasladaron 15, entre ellos, una niña de aproximadamente dos años de edad; posteriormente llevaron 5 y a primera hora de la noche 5 más.

En el servicio forense se encontraban todos los expertos y técnicos, bajo las órdenes de la superioridad. Estaban en fase de individualización, para determinar plenamente las identidades de los fallecidos.

En estos casos, las personas pierden la vida debido a sofocación (por sepultamiento) y traumatismos; se esperaba por los resultados de las autopsias.

REPORTES DEL EVENTO ADVERSO

Magnitud de alta pendiente causó daños severos sobre infraestructuras, daños públicos, área de concentración masiva, como lo concurrido en el «matadero» que desapareció en su totalidad; viviendas tapiadas, lamentablemente con sus ocupantes que no tuvieron la oportunidad para tomar las previsiones.

La estación convencional pluviométrica en el casco central de Las Tejerías registró 108 litros por metro cuadrado en ocho horas aproximadamente que duró el evento y en zonas de montañas ese valor tuvo que ser superior.

El mencionado registro es el equivalente del promedio histórico mensual de la estación.

Cabe destacar, que desde el inicio y desarrollo de lo ocurrido el sábado 8 de octubre en Las Tejerías, ya el terreno estaba saturado, suelto y colapsado por las lluvias de días y meses anteriores.

En el año 2010 se hizo una evaluación en la zona (casco central) donde se determinó que todos los sectores ubicados en la sección de la quebrada Los Patos, mantenía un puntaje de riesgo de 98,3, lo que significaba que por condiciones de período de retorno en el área, era eminente un posible escenario con estas características; a finales del mes de septiembre se presentó una crecida bien importante, el día 6Oct se vivió otro evento con menor magnitud.

La hora promedio para que se haya generado la situación de este sábado, se estima que tuvo magnitud después de las seis de la tarde, para ese momento, no había servicio eléctrico en la zona y los habitantes de todo el lugar se vieron seriamente afectados.

Sectores aguas abajo se vieron afectados porque la trayectoria del cauce de la quebrada que se empalmó con el río Tuy.

PRESTOS Y DISPUESTOS

El ministro de Interior, Justicia y Paz, A/J Remigio Ceballos Ichaso se hizo presente en la llamada zona de impacto, resaltando que se ha activado el centro de control y coordinación de emergencias y desastres, el sistema de riesgo, en el que están trabajando conjuntamente con las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas.

«Tenemos también un despliegue de efectivos de la FANB, Bomberos, Protección Civil y Cuerpos Policiales, en pie de fuerza, más de mil hombres y mujeres están prestos y dispuestos en permanecer en esta área afectada para atender al pueblo venezolano, de acá de Las Tejerías del estado Aragua», apuntó.

Aseguró que tienen un plan bien definido de rescate en todos los sectores, apoyándose en el Senamecf, que tiene un sistema de búsqueda canino y de tecnología de información con drones.

«El Gobierno bolivariano está atendiendo esta emergencia con alimentos, medicinas, enseres, para que las personas afectadas reciban la atención inmediata en estos momentos. Están activados los refugios, con sus jefes, y un gran centro de acopio a través del cual se va brindar la garantía de apoyo a todo el pueblo del municipio Santos Michelena», afirmó.

CÁDAVERES IDENTIFICADOS
(hasta las 4:00pm )

  1. Anyelí Cañizales Díaz
  2. Danina Sthefanía Romero Segovia
  1. Nery Romero
  2. Oswaldo Gil
  3. Dulce (no se supo del apellido)
  4. Alpidia Angrizona
  1. Tomasa Rivas
  2. José Brazón
  1. José Fernando Fernández
  2. Teresa Camacho
  1. Luis Rojas
  2. María Fuentes
  1. Michell Núñez
  2. María Chiquinquirá Guerra

DESAPARECIDOS

Se estima que hoy lunes, las autoridades hagan público la lista de desaparecidos por el deslave del sábado en Las Tejerías.

De acuerdo a la información conocida en la zona de impacto están desaparecidas más de un centenar de personas, entre ellas, Luis Freitas Tovar, Anahís Castillo Rivas (4 años) y Josefina Correa de Robles.

EFECTOS SECUNDARIOS

Daños al sistema eléctrico.
Daños a viviendas.
Afectación a vialidad y Pasarelas.

REFUGIOS IMPROVISADOS

Escuela Encarnación de Nieves.
Escuela Julio Páez.

NECESIDADES DE URGENCIA

Evaluaciones de daños.
Personal de orden público .
Bomberos y Protección Civil para labores de Búsqueda y Salvamento.
Reforzar personal de salud.
Maquinarias.
Camiones volteos.
Cisternas.
Cuadrillas de limpieza.
Centro de Operaciones en la alcaldía Sto. Michelena.
Centro de recepción de insumos y ayuda humanitaria en La Victoria.

HBRI. | elsiglo