Reparar el calzado sigue siendo opción para los palonegrenses

Reparar el calzado con la intención de prolongarle su vida útil sigue siendo opción hoy en día, pues los comerciantes dedicados a este oficio aseguran que sale más económico que adquirir zapatos nuevos, ya que la calidad que estos poseen no es la mejor.

Se necesitan mínimo 15 dólares para reparar un calzado hoy en día

En un recorrido realizado por algunas zapaterías del municipio Libertador del estado Aragua, talabarteros con años de experiencias comentaron que a pesar de que los calzados tienen costo accesible, muchas personas prefieren llevar sus zapatos viejos a reparar, viéndolo como una forma de ahorrar ante la crisis que vive el país.

En este sentido, Ghassan Zoghbi indicó que en la actualidad los precios varían según la restauración que el cliente mande a realizarle a los zapatos, por ejemplo, pegar y coser todo el calzado cuesta alrededor de 5 a 8 dólares, pintarlo de 8 a 10 dólares y cambiarle la suela depende el tipo, oscila a partir de los 15 dólares.

Ghassan Zoghbi

«Los materiales para realizar el trabajo han aumentado considerablemente; por eso tenemos que ajustar nuestros precios, pero qué podemos hacer, esto puede traer como consecuencia más adelante que este tipo de locales cierren indefinidamente, ya que muchos pagamos alquiler y con sólo abrir se generan gastos», detalló.

También te puede interesar: Se necesitan entre 3 y 15 dólares para reparar calzados

Asimismo, declaró que el movimiento en estas últimas semanas ha estado «medio flojo», por lo que esperan que este mejore con el pasar de los días, «viene el regreso a clases, esperemos que haya mejor entrada, muchos padres prefieren traer el calzado de sus hijos y reforzarlos que comprar unos nuevos, salen más económicos y duran más, esos zapatos que venden en ofertas no duran nada», condenó.

Por su parte, Saab Alí destacó que la situación actual de los comercios dedicados a la reparación del calzado es grave, debido a que el ingreso de clientes ha disminuido considerablemente, por lo que esperan que esta mejore.

«A veces nos da pena cobrar en dólares, pero sino lo hacemos nos vamos a pérdidas, tenemos que ajustarnos a la realidad y los materiales nosotros lo compramos dolarizados, no nos queda de otra, vienen los meses buenos, la cosa ha estado floja, pero tenemos fe de que se estabilicen con la llegada de los meses más movidos del año, noviembre y diciembre», finalizó.

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo