Descubren «hotel negro» donde el Tren de Aragua tortura y asesina

Se trata de un centro de torturas y asesinato ubicado en Kennedy-Bogotá, al servicio de la banda criminal venezolana el Tren de Aragua.

Los miembros del Tren de Aragua cometían los más viles hechos en ese centro

«Allí han ocurrido varios homicidios. De ese lugar sacaron al «Gato», «Pitillo» y «Guayabita», que aparecieron muertos y torturados en una carreta en Bellavista». Es su centro de torturas, secuestros, asesinatos y negocios de tráfico de drogas, llamado «Hotel Negro».

Los asesinos del Tren de Aragua, como alias «Alfredito», recientemente capturado, vivían en los mismos espacios que utilizaron como sala de torturas. Testigos aseguran que los gritos de las víctimas se escuchaban incluso desde la calle, a plena luz del día, nadie era capaz de decir nada. Los cuerpos los sacaban durante la madrugada, envueltos en bolsas negras, con cinta de empacar cajas, de forma similar, como si tuvieran un manual criminal. La Fiscalía cuenta con videos que prueban el infierno escondido en la penumbra del Hotel Negro.

Se trata de dos casas que comparten una misma fachada y cobijan los terribles crímenes del Tren de Aragua, la temida organización criminal que nació en Venezuela y que ya se apoderó de varias localidades en Bogotá.

Las paredes de este antro del miedo son testigos, dicen los informantes, de una masacre que a cuentagotas se hace invisible en la zona. El lugar no tiene nomenclatura, los baldosines donde estaban las direcciones los despegaron. Son cuatro pisos de una tenebrosa fachada de cerámica negra que poco a poco se desmorona. En el primer piso, están los locales comerciales que sólo abren por la noche. El resto, son habitaciones maltrechas que funcionan como «pagadiarios».

No hay un aviso o razón social, pero todos en la zona lo conocen así: el Hotel Negro. Saben que es la guarida de los asesinos. A quien meten a la fuerza en esos edificios, lo desaparecen. Para llegar a este centro de torturas hay dos maneras: por la avenida Ciudad de Cali o la 38, una calle larga, congestionada y desbaratada; impregnada de comercio, tráfico de estupefacientes, prostitución, vendedores informales, camiones, carros, motos, bicitaxis, humo, polvo, basura, todo mezclado.

Los testimonios son aterradores. Los llamados «prestados», delincuentes de otras bandas, son secuestrados y metidos en las habitaciones de este infierno. Los someten a torturas grabadas en video por los demonios del Tren. En la mayoría de los casos los asesinan y para deshacerse de los cuerpos acuden a una práctica brutal: los descuartizan o les fracturan las extremidades para meterlos en bolsas, sacarlos en bicitaxis y arrojarlos como basura en las esquinas.

El Hotel Negro está ubicado, irónicamente, en el sitio conocido como la Virgen de Patio Bonito. Es allí donde el Tren de Aragua se radicó para asesinar, extorsionar y dominar. «Lo lograron», dicen los vecinos de la zona, que ahora viven bajo la amenaza de un ejército de criminales que actúan como campaneros, que durante el día y la noche se ubican en diferentes puntos para advertir la presencia de las autoridades o de bandas rivales.

Los asesinos pasean por el sector esperando la orden de matar. El grupo de delincuentes, los mismos campaneros, son los encargados de hacer «inteligencia», de informar cuando algo se sale de la rutina y puede ser un riesgo para la organización. Toman fotos, videos y siguen al sospechoso. Luego dan aviso y el cabecilla, que termina interpretando a Dios, decide quien dejará de existir.

Te recomendamos: Dos detenidos por explotar sexualmente a seis jovencitas

Como si se tratara de una violenta película de acción, espías y asesinos, los sicarios reciben la orden, con foto de la víctima, de secuestrar y torturar. Los llevan al Hotel Negro, los meten en la habitación y arranca la barbarie que sólo se describe en las necropsias que hace Medicina Legal, muchos comparten los mismos signos de violencia: golpes, asfixia y heridas causan la muerte.

Caracas