Osamenta hallada en Guasimal corresponde al joven Kesvin Gómez

859

Los restos óseos humanos que localizaron en la noche del pasado martes, en el parcelamiento C7 del sector Guasimal al este de Maracay, corresponden al adolescente Kesvin Gómez Colina, de 16 años de edad, que desapareció el 17 de noviembre del 2020; la osamenta fue hallada por efectivos del Servicio de Investigaciones Penales del Instituto de la Policía de Aragua y del Cicpc Base Municipal Maracay, con apoyo de personal especializado de antropología forense del Senamecf, luego que el asesino los condujo al lugar donde enterró a su víctima.

Se pudo conocer, que Raymon Alejandro Hidalgo Moreno, de 23 años, confesó que mató al joven porque se le “metió el diablo”.

Repasando lo sucedido, el joven salió de su vivienda en Piñonal en la tarde del 17N con destino a la casa de una prima; vestía en ese momento una camisa manga larga azul, una bermudas del mismo color y unas “cholas” Jordán.

Después de las 3 de la tarde de ese día, ninguno de su grupo familiar y entorno social supo de él. Llegó la noche y no hubo respuestas de su desaparición, por lo que su madre -Geraldine- presintió que algo no estaba bien con su hijo; casi dos años después de aquel vaticinio, la tragedia era real.

“Mi hijo salió a la casa de un familiar y nunca llegó”, dijo ayer la progenitora de la victima, quien se encontraba en las inmediaciones de la morgue de Caña de Azúcar, realizando los trámites para llevarse parte de la osamenta hallada.

También te puede interesar: Comunidad enfurecida linchó violador de una niña venezolana

“El ciudadano Raymon Hidalgo lo interceptó en el camino, con mentiras y lo llevó hasta el lugar donde lo asesinó; tuvo control sobre él y mi hijo quedó indefenso”, apuntó la madre.

Contó, que de acuerdo a las averiguaciones realizadas por los funcionarios policiales, y por testimonios de Hidalgo Moreno, Kesvin no tuvo mucha oportunidad de defenderse.

“Se dice que le hizo una herida con arma blanca a la altura del cuello, pero los patólogos determinaron que la causa de la muerte del niño fue un fuerte golpe en el cráneo”, comentó contrariada.

Esto ha sido algo muy fuerte para mi y mi familia, dijo, precisando que su hijo era un muchacho de casa, que no tenía esa malicia para defenderse en la calle.
“Seguramente eso lo aprovechó ese psicópata, que sin duda alguna, con todo lo que hizo, y ha dicho después que lo detuvieron, sentía las ganas de experimentar esas ganas de matar pro primera vez. Posiblemente vio la debilidad de mi hijo, indefenso y lo atacó sin piedad y le hizo toda esa horrorosidad”, expuso.

En relación a la vinculación de Hidalgo Moreno con su hijo, Geraldine comentó no tener idea si ellos se conocían. “Sabíamos que él (Raymon) frecuentaba por los alrededores de la casa y de la cuadra por donde vivimos. Después que lo atraparon, me entero que trataba con algunos vecinos, con muchachos cerca de allí, por lo que se ubicaba a muy pocos metros de mi casa y siempre se la pasaba rondando, pero nunca imaginamos lo que estaba planificando”, apuntó.

La madre de la víctima detalló que en el sitio del hallazgo no consiguieron el cuerpo completo. Insistió que es un psicópata, por lo que exigió justicia a las autoridades en general.

“Este hombre al momento de su detención aseguró que estaba drogado. Está tratando de manipular que él no sabe lo que le pasó. Dijo que vino a desenterrarlo porque mi hijo lo tenía atormentado; desenterró nuevamente el cadáver de mi hijo (lo hizo tres veces) supuestamente para ponerle una vela, para que lo pudiera dejar tranquilo; fue por ello que el Cicpc pudo conseguir de las caderas hasta el cráneo”, puntualizó.

-Pido justicia para mi hijo, ese nombre no tuvo piedad. “Durante casi dos años no sabía a quien lloraba, si lo hacia por un vivo o por un muerto. El corazón de una madre no se equivoca, aunque no lo quería aceptar, yo sabía lo que había ocurrido, porque en la noche de ese día (17N) sentí que me lo arrancaron de mi alma.

Hizo un llamado al presidente de la República Nicolás Maduro, al fiscal general Tareck William Saab, a la gobernadora Karina Carpio, al comisario Douglas Rico y a todas las autoridades civiles y judiciales, que tomen cartas en el asunto “para que le caiga todo el peso de la ley al responsable de la muerte de mi hijo”.

En medio de su dolor añadió, que hoy es su hijo, pero mañana no se sabe. “Esto no ha sido fácil en dos años, de volverme loca, de depender de pastillas, de llorar.
Este psicópata, después que asesina a mi hijo y lo entierra, reconoce a un vecino en el sitio del hallazgo, que es funcionario policial y le dijo, yo sé que conoces a la mamá de Kesvin, dile que me disculpe, no sé qué me pasó; pero de qué vale una disculpa, porque pregunto, dónde está mi hijo”, recalcó.

PERFIL DEL ASESINO

De acuerdo a testimonios de habitantes de Piñonal, Raymon Alejandro era conocido como “El Violador”, porque al parecer en el año 2015 fue señalado de tratar de abusar sexualmente de algunos niños de ese sector.

“Ese hombre no hablaba mucho, se le veía caminando de calle en calle, algunas madres le tenían miedo”, acentuó una vecina.

“A ese tipo una vez lo corrieron por la avenida Aníbal Paradisi (Piñomal) porque tocó a una muchachita. Se salvó porque corrió fuerte. Cuando lo descubrían, él inmediatamente se iba y se escondía fuera del sector, y muchas veces viajaba a Colombia”, narraron.

Hidalgo Moreno cuidaba el parcelamiento C7, sitio que está en el sector Guasimal por al avenida Aragua, acentuaron. “Quién sabe la manera que hizo para engañar a Kesvin y llevarlo hasta ese lugar”, exclamaron los vecinos.

Se informó que antes de hallar los restos óseos del adolescente, Raymon Alejandro fue visto abriendo un hueco en la parcela. Quienes lo precisaron, afirmaron que siempre lo veían en esa faena, pero él nunca sembraba. Esa situación los alertó, porque llamaron a funcionarios del SIP, quienes lo sorprendieron en el sitio. “Fue en ese momento que cayó en contradicciones y fue cantando el atroz hecho que cometió”, resaltó un vocero policial.

“Ese ciudadano no está desquiciado, trató de manipularnos, porque dijo que había llegado desde Colombia a limpiar el terreno porque venderían la parcela. Estaba cambiando la osamenta de lugar, porque llegaron los efectivos policiales acaba de taparla completa con la tierra. Él colocó las extremidades superiores en un saco blanco”, destacó.

EL ENGAÑO

Se pudo conocer que el asesino envolvió a su víctima, al manifestarle que le compraría las entradas para una fiesta que estaban organizando.

“Como pudo lo envolvió y le aseguró que el dinero lo tenía en la casa que cuidaba, por lo que le pidió que lo acompañara. Fue así como se lo llevó bajo engaño”, describió la fuente policial.

Indicó que hasta el momento no hay evidencias que el sujeto tratara de abusar del adolescente, aunque si precisó, que por testimonio del individuo, Kesvin se defendió, incluso le mordió una mano.

En sus primeras declaraciones, el implicado expuso que para el momento de atacar al muchacho estaba bajo los efectos de droga, por ello resaltó “que lo mató porque el diablo se le metió”.

CAUSA DE MUERTE

En las evaluaciones forenses previas se determinó que un fuerte golpe en el cráneo le quitó la vida a Gómez Colina.

“El sujeto al momento de su captura señaló que lo había matado cortando el cuello con un arma blando, pero las pruebas realizadas en el sitio determinaron (por el momento) que lo asesinó a golpes. Lo que se pudo evidenciar claramente fue la fractura craneal”, manifestó el vocero.

HBRI.| elsiglo