Aguas negras cargan locos a vecinos en 6ta avenida de 23 de Enero

131

Una de las problemáticas que más afecta la calidad de vida de los ciudadanos es la deficiencia de los servicios públicos, especialmente lo relativo al manejo de las aguas residuales, trayendo como consecuencia que en muchos sectores vivir sea una odisea.

El desborde de las aguas negras en plena vía publica

Esta es la realidad que viven los vecinos de la 6ta avenida de 23 de Enero, municipio Girardot, donde los servicios públicos han colapsado debido al incremento poblacional, a la falta de modernización y al deterioro de la vetusta infraestructura de aguas servidas.

Los vecinos de esta calle hacen un llamado a los entes gubernamentales para que revisen esta situación, que visiten estos espacios y evalúen las afectaciones que tienen los habitantes y como día a día su calidad de vida merma.

INVASIÓN DE AGUAS NEGRAS

El mayor problema que tiene este sector es el desbordamiento de las aguas negras, debido al colapso de las tuberías, incluso los vecinos se han visto en la obligación de minimizar el uso de los desagües de los hogares, ya que el agua se devuelve y se desborda por los baños y alcantarillas, inundando los patios y brocales.

Las cunetas están llenas de aguas putrefactas constantemente

Las aceras del sector muestran el rastro de las aguas negras, marcas de humedad, residuos de sedimento producto del desbordamiento, además de un olor que se respira a lo largo de la avenida deja una clara muestra del problema que los afecta.

La comunidad cuenta con una escuela que es parte del entorno social, donde a diario niños, niñas y adolescentes, junto a sus profesores y personal administrativo y obrero, son afectados con estos malos olores.

“Ya hemos comenzado a tener casos de niños con diarrea, con malestar estomacal y con problemas en la piel debido al agua putrefacta que recorre la comunidad. De igual forma, en las casas la humedad de las aguas negras ha comenzado a filtrarse, dejando afectaciones en la salud”, explicó Ana Silva, vecina del sector.

Ana Silva, vecina del sector

Señaló Silva que ya el Consejo Comunal se ha encargado de presentar el problema a las autoridades, no obstante nadie se ha acercado a evaluar esta solicitud.

El problema tiene un grado de peligrosidad muy alto para los vecinos, ya que en el sector existen muchas personas mayores que tienen problemas de salud, por esta razón condicionar el uso del agua en las viviendas es preocupante.

AGUA POTABLE TRES DÍAS A LA SEMANA

Wilermy Graterol, una vecina de la tercera edad, señaló que al problema de las aguas servidas, que inundan su patio, se suma el problema del agua potable, que llega desde el domingo, pero el miércoles en la mañana se va y vuelve a llegar el domingo.

“Vivimos como camellos, agarrando agua en pipotes y tobos para poder bañarnos y echarle a los baños, y el que no puede llenar el tobo se queda sin agua hasta el día domingo que es que vuelve a llegar”, explicó Graterol.

Para la entrevistada, el problema se agudiza en las casas donde hay niños pequeños, “no se pueden tener tobos llenos sin seguridad, porque cualquier niño en un descuido se puede ahogar, esto obliga a que tengamos alerta con los tobos y con los muchachos”, señaló.

En cuanto a las aguas negras, la vecina destacó que el agua negra se desborda por el baño e inunda todo el patio. “Para hacer nuestras necesidades debemos calcular que el agua esté bajando sin problema, de lo contrario la misma se regresa y se desborda por toda la casa”, explicó.

Graterol les hace un llamado a las autoridades del estado, debido a que este sector populoso es visitado constantemente en época electoral, hoy 23 de Enero requiere que las autoridades los atiendan con el mismo fervor que lo hicieron cuando vinieron a buscar los votos.

ADULTOS MAYORES AFECTADOS

Uno de los segmentos de la población que más está siendo afectado por estos problemas, son los adultos mayores, ya que muchos se encuentran padeciendo enfermedades o sin obligaciones laborales y por esta razón pasan todo el día en sus residencias.

Omaira Urdaneta, señaló que este problema de mucho tiempo la ha obligado a modificar sus rutinas, “He mandado a tapar la mayoría de los desagües de la casa para que el agua no se devuelva, en un tiempo la casa se me llenaba de malos olores y esto me obligó a tomar esta decisión. También cuando lavamos tratamos de usar esa agua para regar el patio o echársela a las matas y evitar usar las tuberías para que no se devuelvan”, explicó Urdaneta.

Omaira Urdaneta, afectada por el desbordamiento

Recordó la entrevistada, que por su edad y condición física ya no puede estar haciendo peso, además ella vive con sus hijas y sus nietos, quienes no pueden estar cargando tobos de agua.

LA BASURA OTRO PROBLEMA

La comunidad entera de 23 de enero está confrontando otra complicación con el tema de la recolección de la basura, incluso los vecinos de diferentes calles prefieren recogerla y llevarla a la avenida principal donde han creado unos minis vertederos, que son atacados semanalmente por los encargados de la recolección de la basura.

Te recomendamos: Desarrollada jornada de limpieza y mantenimiento en la UCV

“La recolección de la basura la realizan una vez a la semana, pero hay semanas en las que no vienen y por eso usted ve como se ponen las calles, esta es una comunidad que ha crecido y por esta razón deben modificar los días de recolección, de lo contrario seguiremos hundidos en la basura”, explicó, Wilermy Graterol.

MAURICIO BOLÍVAR | elsiglo