Partido opositor venezolano denuncia detención “arbitraria” de militante

152

El partido opositor de Venezuela Bandera Roja (BR) denunció este lunes la detención “arbitraria” del profesor y militante de la formación Alcides Bracho por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), acusado de terrorismo por su participación en las protestas antichavistas de 2014 y 2017.

detención arbitraria
FOTO:REFERENCIAL

“Agentes del Sebin, sin mostrar orden de allanamiento alguna, detienen al profesor Alcides Bracho, destacado dirigente de Bandera Roja, docente y artista plástico, bajo la acusación de haber participado en los eventos de 2014 y 2017 en los que participó una inmensa parte de la población nacional, ahora en 2022 lo acusan de terrorista”, afirmó BR en un comunicado.

Asimismo, indicó que los funcionarios “saquearon” el hogar de Bracho y hurtaron aparatos electrónicos y de comunicación, incluyendo los de su esposa e hijos.

La esposa del educador, de acuerdo con el comunicado, informó que Bracho se encuentra en una sede del Sebin al oeste de Caracas, aunque le fue negada la visita.

También te puede interesar: Opositora venezolana considera una “vergüenza” hacer alianzas con Rusia

A juicio de la formación, esto representa una “detención arbitraria” y un “verdadero acto terrorista dada la incomunicación a la que está sometido Alcides actualmente”.

“Responsabilizamos a este cuerpo de terror y represión y al régimen de (el presidente Nicolás) Maduro, de su integridad física”, subrayó.

Bandera Roja señaló que no existe “ninguna razón” para esta “arbitrariedad”.

“Buscan acallar la protesta popular ante la nueva oleada iniciada por los adultos mayores y que ahora tiende a generalizarse y nuclear a cada vez más sectores, con el objetivo de conformar un gran frente nacional de luchas para derrotar la política hambreadora y terrorista de la dictadura de Maduro y su séquito”, apostilló.

Alcides Bravo es un profesor y artista plástico, militante de Bandera Roja donde ejerció como secretario general en Caracas.

FUENTE: EFE