La Compañía del Petróleo de Libia podría detener la producción en Sirte

85

La Compañía Nacional del Petróleo en Libia (NOC) anunció este lunes que podría detener la producción del crudo al declarar el estado de “fuerza mayor” dentro de las próximas 72 horas en puertos petroleros del Golfo de Sirte, en el centro costero, en caso de que continúe el cierre del crudo.

La Compañía del Petróleo de Libia
FOTO CORTESIA

La Compañía del Petróleo de Libia

En un comunicado de prensa, el presidente de la NOC, Mustafa Sanallá dijo que “estamos estudiando declarar el estado de fuerza mayor dentro de las próximas 72 horas a menos de que se reanude la producción y el envío en los puertos petroleros del golfo de Sirte. Instamos a defender la soberanía de Libia”.

La expresión “fuerza mayor” se refiere a la suspensión temporal de las operaciones de producción de petróleo en un campo petrolero o puerto de exportación de crudo hasta que cesen las diversas causas que impiden su funcionamiento.

El sector petrolero en Libia fue escenario de una serie de cierres de campos petroleros y puertos desde mediados de abril pasado por parte de grupos tribales en el sur, centro, suroeste y este por motivos políticos.

Sanallá declaró que “estamos ante una realidad recurrente. Hay cierres en la región del Golfo de Sirte, y hay quienes intentan satanizar el sector petrolero en la capital, Trípoli, pero no nos quedaremos de brazos cruzados”.

Gobierno responsable

Afirmó que “el gobierno es responsable de la soberanía de sus instituciones y no se debe tolerar que ningún individuo, ministro o quien sea politizado por el sector petrolero lo utilice como carta de presentación en cualquier negociación, regateo o arreglo y se debe observar el cumplimiento de la ley y la legitimidad internacional y no aceptamos que ninguno de ellos cumpla con uno de los lados ignorando a otro”.

“No soy un político, pero puedo guiarlo en la dirección correcta. La estabilidad de Libia comienza con la gestión de sus recursos”, añadió.

La producción de petróleo en Libia alcanzaba los 1,8 millones de barriles diarios antes del derrocamiento de Muamar Al Gadafi en 2011 y sus instalaciones han sido objeto desde entonces de ataques durante la guerra civil y las posteriores luchas de poder.

Fuente:EFE