Con un cuchillo una mujer asesinó a otra en Sorocaima

912

Betzayda Victoria Lozada Orta, de 35 años de edad, murió pocos minutos después que otra mujer le propinara puñaladas con un cuchillo a la altura del cuello, el hecho ocurrió el sábado en la madrugada en Sorocaima, municipio Santiago Mariño del estado Aragua.

La victima se encontraba con un grupo de amigos compartiendo en la calle Monagas del mencionado sector. Entre los presentes estaba la persona que aproximadamente a las 2:30 a.m. se encargaría de herirla mortalmente.

Sobre lo ocurrido, se pudo conocer que Lozada Orta en medio del compartir sostuvo una discusión con Ana Cecilia Liendo Ramos. Por razones que no están muy claras para la policía, las mujeres se enfrascaron en un airado enfrentamiento, primero de palabras, y después se fueron a las manos.

Algunas personas presentes, aseguraron no entender todo lo sucedido, recalcando que durante la noche las mujeres estaban tranquilas, compartiendo licor, bailando con los amigos y conversando.

Hay quienes mantienen que la disputa comenzó porque una le tocó a la otra un asunto de un dinero, pero otros aseguran en sus versiones, que la confrontación comenzó por un reclamo sobre una relación amorosa, donde está involucrada una tercera persona.

Lo que si está claro, es que las mujeres, quienes ingirieron licor con aplicación durante el compartir, después de insultos de parte y parte, se fueron a las manos y al parecer en el intercambio de puños, Betzayda Victoria sacó mayor provecho.

Quienes estaban en la pelea, lograron separarlas, tratando de calmar los ánimos. Cuando se presumía que todo estaba en paz, Liendo Ramos buscó un cuchillo y se le acercó a Lozada Orta, propinándole varias puñaladas; la víctima trató de escapar del ataque, pero a los pocos metros se desvaneció al piso.

“No midió lo que estaba haciendo, no sabemos si fue por los tragos o la rabia, pero se abalanzó con todo y le daba una y otra puñalada, fueron como cuatro o cinco, es lamentable todo lo ocurrido”, declararía al Cicpc una persona que fue convocada a testificar.

También te puede interesar: Asesinaron a un venezolano que trabajaba como vigilante informal

Los presentes quedaron atónicos por lo que estaban viendo; unos se marcharon de inmediato, y otros se quedaron para prestar el auxilio debido a la malherida mujer.
Por su parte, Ana Cecilia como pudo se fue rápidamente del sitio, buscando ayuda en otros amigos. Fue así como se refugió en Francisco Raúl Pérez Rodríguez y Yerson José Miguel Carvajal Suárez para tratar de evitar que la capturaran los cuerpos policiales.

Cabe destacar; que según información conocida en la policía científica, el primero de los hombres se encargó de esconderla en San Joaquín de Turmero, en casa de una pariente, quien no sabía lo que estaba ocurriendo. El otro cómplice tuvo la tarea de botar el arma homicida, que lanzó a un terreno baldío cerca donde ocurrió el hecho.

Efectivos de la Policía Nacional Bolivariana apostados en esa zona del municipio, se hicieron presentes, acordonando la escena del crimen. Posteriormente, se acercó una comisión del Cicpc, quienes de inmediato iniciaron las averiguaciones del caso.

Sistematizadas las declaraciones de amigos y familiares de la víctima; los detectives de homicidios cruzaron algunas informaciones, logrando precisar que Pérez Rodríguez y Carvajal Suárez estaban implicados en el caso.

Horas después, los sabuesos dieron con el paradero de los ciudadanos; quienes contaron toda su participación, asegurando que intervinieron después que Liendo Ramos asesinara a Lozada Orta; además condujeron a los funcionarios hasta el sitio donde estaba escondida.

Extraoficialmente se pudo conocer que Ana Cecilia; en sus primeras declaraciones ante el Cicpc no negó su responsabilidad en el crimen; argumentando que en “las investigaciones y en los tribunales todos sabrán la verdad”.

El cadáver de la mujer fue trasladado a la morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley; en ese sitio se encontraban familiares de la víctima, que consternados no ofrecieron información a la prensa regional.

HBRI. | elsiglo