Murió una mujer tras presunta mala praxis

135

El Cicpc investiga un caso de presunta mala praxis médica, por el cual falleció una mujer y otra resultó internada en cuidados intensivos. Ambas fueron intervenidas quirúrgicamente durante una jornada de esterilización, realizada en el Centro Diagnóstico Integral (CDI) de Los Flores de Catia, al oeste de Caracas.

Las afectadas quedaron identificadas como Rosmary del Carmen Bellorín Cedeño, de 31 años de edad, y Maryelis Vega. Las mujeres eran vecinas en la comunidad Colina Suave, ubicada en el kilómetro 9 de El Junquito.

Por medio del consejo comunal de la zona se enteraron de la jornada de esterilización. Las dos quisieron aprovechar la oportunidad y se trasladaron al CDI para realizarse una ligadura de trompas.

Rosmary se realizó los exámenes requeridos en un laboratorio privado, los resultados fueron positivos, por lo que le dieron cita para operarse en la jornada del 29 de abril, explicó su amiga Flor Zerpa. Maryelis Vega también quedó seleccionada para esterilizarse ese día.
Rosmary le comunicó a su familia que ya todo estaba listo para que la operaran, y mandó una foto vestida con un traje quirúrgico. Fue la última vez que se comunicaron con ella.

Zerpa contó que Maryelis Vega fue la primera en entrar a quirófano, seguida por Rosmary.

“Nos contaron que a Rosmary la anestesiaron antes de entrar a quirófano y a los minutos comenzó a convulsionar. Mientras que Maryelis convulsionó cuando la estaban operando”, dijo la allegada.

Ambas fueron ingresadas de emergencia en el hospital Miguel Pérez Carreño. Allí las recluyeron en la Unidad de Cuidados Intensivos.
“Cuando la llevaron al hospital la atendieron como se tratara de una intoxicación por anestésicos”, detalló.

Ese día Rosmary sufrió dos paros respiratorios, pero los médicos de guardia pudieron estabilizarla. Sin embargo, su estado de salud era delicado.

“Nos dijeron que sólo un milagro podía traerla de nuevo a la vida. Los médicos que la atendieron en el CDI de los Flores de Catia se hicieron cargo de todos los gastos para que nos quedáramos callados”, aseveró Zerpa.

Rosmary estuvo entre la vida y la muerte durante 12 días. Finalmente falleció a las 9:00 de la noche del 10 de mayo.
Su cuerpo lo trasladaron a la morgue de Bello Monte donde le hicieron la autopsia de ley. El examen reveló un edema cerebral por shock hipovolémico como causa de muerte.

Asimismo, se esperan los resultados del examen toxicológico, para comprobar qué provocó la reacción en las mujeres.
Rosmary deja en estado de orfandad a cuatro hijos, de 14, 11, 6 y un año.

La División del Oeste del Cuerpo de investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) investiga lo ocurrido en la jornada de esterilización. Hasta el momento no se ha realizado ninguna detención.

elsiglo