Parque de la calle 20 de La Mora en total abandono

467

El parque ubicado en la calle 20 de la Mora I, en La Victoria, municipio Ribas, además de lucir abandonado por las autoridades municipales, también es tomado por personas inescrupulosas, quienes “sin son, ni ton” han ido causando destrozos, lo que ha causado malestar en más de un ciudadano que busca espacios de esparcimientos sanos.

El parque tiene tiempo en el abandono

Y es que los vecinos cercanos manifestaron que el parque sirve para todo tipo de actividad menos para lo que estaba destinado. Señalaron que el sitio en horas del mediodía y la tarde está lleno y no precisamente de niños jugando, porque las atracciones no sirven, sino de personas de dudosa reputación.

“Este parque es un lugar muy bonito, que por más que uno limpie debe ser rescatado, porque las personas que lo visitan lo que hacen es arrancar las matas, matar los árboles, hacer sus necesidades y no me parece que sea lo más idóneo. Está tan abandonado que ni los niños se pueden montar en los aparatos, porque eso tambalea”, mencionó Liliana Campos.

Del mismo modo, los residentes también agregaron que en la comunidad han tratado de darle una mejor cara a la zona de juegos, pero no cuentan con el dinero necesario ni la maquinaria para dejar el lugar en buen estado y así como en sus inicios albergue la alegría de los más pequeños.

Te recomendamos: Familia de Palo Negro perdió todo en un incendio

“Nos hemos reunidos para realizar jornadas de limpieza y rescate, en vista de que el parque tiene tiempo en el olvido. Pese a eso, necesita alumbrado, desmalezado y arreglo de los juegos deteriorados, para que de esa forma, los niños que quedan por aquí tengan un lugar donde distraerse”, enfatizó Mirna Torres.

Los aparatos se encuentran deteriorados

Para finalizar, los ciudadanos hacen un llamado al director de mantenimiento y servicios públicos de la Alcaldía de Ribas, para que se acerque al lugar que se encuentra en la parroquia Castor Nieves Ríos y verifique lo que acontece y así gestione soluciones idóneas y efectivas.

DANIEL MELLADO | elsiglo