Aragüeño Christian Vásquez dirige orquesta en Estambul

148

La Orquesta Sinfónica Simón Bolívar realizó su primera gira internacional post-pandemia en Turquía, bajo las batutas de los maestros Andrés David Ascanio y el aragüeño Christian Vásquez, en esta oportunidad se celebraron dos conciertos “sold out” en la sala Is Sanat, Estambul.

Aragüeño Christian Vásquez en Estambul
FOTO: CORTESÍA


Los conciertos iniciaron en Estambul el miércoles 6 de abril, cuando la orquesta guiada por Christian Vásquez interpretó un repertorio conformado por el exigente Concierto para violonchelo y orquesta de Antonin Dvořák, uno de los más difíciles e icónicos que se han escrito para el instrumento, contando con el solista Poyraz Baltacıgil, oriundo de Estambul y una de las jóvenes figuras más relevantes de la música sinfónica local.


Para cerrar la velada, los venezolanos interpretaron la Sinfonía No.5 Si bemol Mayor, Op.100 de Sergei Prokofyev, una obra colosal y exigente, que siempre ha demostrado la excelencia musical de varias de las orquestas de El Sistema.


Christian Vásquez, oriundo de San Sebastián de los Reyes; director de orquesta y violinista con amplia trayectoria y reconocimiento internacional describió su satisfacción por los resultados de esta gira explicando que; “esta gira marca nuestro regreso a los escenarios internacionales después de la pandemia (…) Estoy emocionado con el altísimo nivel de la orquesta (…) vamos a seguir representando a Venezuela por todo lo alto. Estoy seguro que después de esta experiencia vamos a regresar a Venezuela para seguir trabajando por los niños y los jóvenes”.


Por su parte, la visión que proyecta el maestro Andrés David Ascanio de la orquesta cúspide de El Sistema, es la de una agrupación que se sigue conduciendo a través de la excelencia: “Veo un deseo gigantesco de ser mejores; de alcanzar la exigencia artística como nos enseñó el Maestro Abreu (…) Para nosotros es seguir adelante, seguir cantando, tocando y luchando, seguir llevando nuestro mensaje de paz e inclusión social, el mensaje que reclama el derecho a la educación artística y que multiplica esta obra en todo el mundo”.


El día jueves, el público turco disfrutó de una gran muestra de nuestra identidad musical; cuando la orquesta tocó un repertorio que ilustra nuestro continente, con Melodía del Llano de Antonio Estévez; El Caimán de Paul Desenne; y la emblemática Santa Cruz de Pacairigua de Evencio Castellanos, así como la Obertura Candide de Leonard Bernstein. Christian Vásquez también tomó la batuta para guiar a sus compañeros en la interpretación de La Noche de los Mayas, del mexicano Silvestre Revueltas; y las Danzas Sinfónicas del musical West Side Story, del estadounidense Leonard Bernstein.


Este viernes será la última presentación en Estambul, un día dedicado a la acción social; desarrollando actividades pedagógicas en la Sociedad Darussafaka para niños huérfanos; una institución con más de cien años de servicio que fomenta la igualdad de oportunidades en la educación. La próxima parada será Ankara, la capital política de Turquía.

elsiglo