La tradición de Portugal y Uruguay ante el exotismo de Corea y Ghana

153

La tradición, y el potencial de Portugal y Uruguay, cobijados en ambos casos por talentosas generaciones que dan firmeza a su proyecto, coinciden en el tramo inicial de Qatar 2022, en el Grupo H que comparten con el exotismo de la República de Corea y Ghana, animadores inicialmente secundarios en el evento.

Portugal

Portugueses y uruguayos tuvieron que acelerar en sus respectivas fases de clasificación para no perderse la cita mundialista. El conjunto luso de Fernando Santos por medio de la repesca, una vez más. Uruguay con una exitosa racha de victorias con Diego Alonso al mando después de la destitución del legendario Oscar Washington Tabárez, al que se destituyó en noviembre pasado. A tiempo para que la celeste cogiera el barco hacia el Mundial.

El último campeonato del Mundo para Cristiano Ronaldo se topa, de entrada, con un cuarteto ya con sapiencia ganada en fases finales. Grandes nombres coincidirán sobre el césped de los estadios de Doha. Joao Félix, Diogo Jota, Otavio, Bernardo Silva, Bruno Fernandes, Pepe o Gonçalo Guedes, entre otros muchos, ilustran el talento y la calidad de Portugal que afronta su octava presencia en este tipo de eventos, la sexta consecutiva.

Con Cristiano aferrado a un liderazgo al que se aproximan jugadores de talento en plena madurez, referentes en sus clubes, el conjunto de Fernando Santos pretende asentar la calidad de su camada definitivamente en un Mundial.

Brilló Portugal en la Eurocopa del 2016 pero nunca ha sobresalido en un torneo mayor. El tercer lugar logrado en Inglaterra 1966 ha sido su mejor papel. El cuarto puesto en Alemania 2006 lo más brillante en los tiempos recientes.

Portugal ya conoce lo que es jugar con el resto de componentes de su grupo. Ante Uruguay, en Rusia 2018, perdió por 2-1 en busca de los cuartos de final. También cayó contra Corea en el Mundial donde fue organizador, en el 2002. Pudo con Ghana en Brasil 2014, en la fase de grupos.

Parte como favorita Portugal a pesar de las dificultades para hacerse un hueco en la fase final de Qatar. Aunque Uruguay está al acecho. Es más que una alternativa el cuadro sudamericano que ha dado un paso al frente en los tiempos recientes. Desde la llegada al banquillo de Diego Alonso.

Será el último tren también para ilustres como Luis Suárez o Edinson Cavani que aproximaron a su selección a las alturas mundialistas. A la veteranía oxigenan el impulso de otros como Federico Valverde, Ronald Araújo o Jose María Giménez, igual que los futbolistas del Getafe Mathias Olivera o Damián Suárez.

No termina de alcanzar los éxitos de antaño la celeste que presume de dos copas, las logradas en 1930 y 1950. Acumula Uruguay catorce apariciones en las fases finales. Es un habitual. Lleva cuatro consecutivas. En Rusia 2018, la última, llegó hasta cuartos de final. Aún se recuerda, sin embargo, el rendimiento ofrecido en Sudáfrica 2010, la última ocasión en la que fue semifinalista.

Apunta a la clasificación el conjunto uruguayo que ha ganado en dos ocasiones a Corea. En la fase de grupos de Italia 1990 y en los octavos de Sudáfrica 2010.

Ghana y Corea dotan al cuarteto de exotismo. El conjunto africano que dirige Otto Addo no brilló en la última Copa de África pero se ganó el derecho a disputar su quinto mundial y a regresar a la élite.

El conjunto ghanés, habitual desde Alemania 2006 hasta Brasil 2014, incluida Sudáfrica 2010, se perdió la cita de Rusia 2018. Han vuelto las “Estrellas Negras” que tienen a integrantes en alguna de las principales grandes ligas. El centrocampista iddrisu Baba, en el Mallorca, el exatlético Thomas Partey, del Arsenal, Daniel Amartey, del Leicester y Jordan Ayew, del Crystal Palace, en la Premier, Kamaldeen Sulemana, del Rennes y Alexnader Djiku, del Estrasburgo en la Ligue 1 Mohammed Kudus, del Ajax.

Aspira Ghana a dar la sorpresa y superar la fase de grupos donde quedó estancado hace ocho años e igualar su mejor registro, los octavos que logró en Alemania 2006.

Nunca ha jugado la selección ghanesa contra la República de Corea que completa el cuarteto. Dirigida por el portugués Paulo Bento afronta su undécima presencia en un campeonato del mundo, la décima seguida.

No falla el representante oriental desde México 1986 aunque suele estancarse en la fase de grupos. Brilló el cuadro surcoreano en el 2002, cuando fue anfitrión junto a Japón. Terminó cuarto clasificado. Desde entonces, solo los octavos en Sudáfrica 2010. No suele progresar.

El centrocampista del Mallorca Kang-in Lee es uno de sus puntales junto a otros que ya forman parte de las Ligas europeas, especialmente en Alemania.

El conjunto coreano jugará la primera jornada contra Uruguay mientras Portugal se medirá a Ghana.

El destino de los clasificados del Grupo H se topa en octavos con los del Grupo G que componen Brasil, Serbia, Suiza y Camerún.

EFE