Ministros de la UE, proclives a sancionar las exportaciones rusas de petróleo

Varios ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) se mostraron este lunes a favor de sancionar las exportaciones rusas de petróleo como posible nueva medida restrictiva por la invasión que Moscú lleva a cabo en Ucrania; aunque no se pronunciaron sobre las de gas, de las que dependen en gran medida Estados miembros como Alemania.

 petróleo
FOTO : REFERENCIAL

“No podemos cansarnos de imponer sanciones (…) Es inevitable empezar a hablar del petróleo», que es lo que da mayores ingresos Rusia y es más fácilmente “sustituible”, dijo el ministro lituano de Exteriores, Gabrielius Landsbergis; a la prensa a su llegada a una reunión de ministros de Exteriores de la UE en la que abordarán la situación en Ucrania.

También pidió empezar a “hablar de líneas rojas”, como podría ser que Rusia utilizara “armas de destrucción masiva” en Ucrania; como un ataque biológico o químico.

“¿Seguiría todo como si nada? No creo. Es la credibilidad de Occidente lo que está en juego”; opinó, a la vez que consideró que, si Pekín suministra armas a Rusia, “significaría que China se une al conflicto”.

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, reconoció que los ministros van a considerar qué tipo de nuevas sanciones pueden impulsar, “especialmente relacionadas con la energía”; mientras que el titular irlandés de Exteriores, Simon Coveney, precisó que se podría “interrumpir el comercio particularmente en petróleo y carbón” rusos.

También afirmó que le gustaría ver una “decisión colectiva” para extender el uso del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz “más allá de lo que ya se ha acordado”, es decir, financiar con otros 500 millones de euros material letal y no letal para Ucrania; así como “más esfuerzo colectivo” para que “todos los Estados miembros participen y contribuyan” a la respuesta de la “migración masiva” desde el país atacado.

Dejó claro que la UE va a mostrar su “unidad” tanto si se toman decisiones hoy con si se hace en la cumbre de líderes del jueves y viernes en Bruselas.

La ministra alemana; Annalena Baerbock, dijo que su país «busca alternativas al petróleo y al gas para terminar con la dependencia rusa de combustibles fósiles».

“Tenemos que estar abiertos a adoptar más sanciones contra Rusia y combatir la propaganda y la desinformación”; indicó su homólogo rumano, Bogdan Aurescu, quien defendió asimismo “ver qué más podemos hacer para aislar más a Rusia internacionalmente”.

Igualmente, afirmó que tanto Ucrania como Moldavia y Georgia -también amenazados por Rusia-; “merecen ser miembros de la familia europea”.

El comisario europeo de Vecindad y Ampliación, Olivér Várhelyi; dijo que ya han “empezado a trabajar en la opinión sobre la solicitud de Ucrania para ser un Estado miembro”.

«Es algo que la presidenta (de la Comisión Europea, Ursula) Von der Leyen y el presidente (ucraniano, Volodímir) Zelenski discutieron el viernes y hemos lanzado este proceso y trabajaremos lo más rápido que podamos para entregarlo”; apuntó.

El comisario recordó también que Bruselas ha aprobado un paquete de ayuda financiera de 1.200 millones a Ucrania, de los cuales ya se han entregado la mitad, tanto para «ayudarles a llevar comida, protección, ayuda; pero también para que continúen con las reformas» que la UE exige a Kiev en el marco de su acuerdo de asociación”.

El titular esloveno, Anze Logar; abogó por una “prohibición de bienes energéticos” rusos y avanzó que su país enviará a un encargado de negocios a Kiev para “demostrar que confía en Ucrania” y en la perspectiva de ese país en la UE.

El ministro eslovaco, Ivan Korcok; en cambio, reconoció que es “muy difícil” sancionar la energía rusa, “porque en una situación donde dependes casi al 100 % del petróleo y al 85 % del gas, necesitamos más tiempo”.

“Pero políticamente; creo que es el paso que debe estar sobre la mesa y espero que una discusión cuando venga el presidente (de Estados Unidos, Joe) Biden” el jueves al Consejo Europeo.

Por otra parte, preguntados por la posibilidad de que un tribunal especial juzgue a Putin; el ministro checo, Jan Lipavski, opinó que es “muy pronto para tener ese tipo de debates” pero añadió que “claramente podemos ver que la situación en Mariúpol y muchas otras cosas como llevar a la gente dentro de Rusia, son actos criminales contra la ley internacional”.

Los titulares irlandés y eslovaco dijeron estar “abiertos a ello”; mientras que el lituano afirmó que “hay mucha similitud entre Putin y el nazismo”.

EFE