ONU alerta que conflicto de Siria se reaviva por zonas

Los miembros de una comisión de la ONU que ha investigado los crímenes en el conflicto de Siria en la última década alertaron hoy de que, lejos de la vista de todos, la violencia se reaviva, con escaramuzas y bombardeos indiscriminados particularmente en el norte del país, donde ciertos grupos rebeldes resisten y ocupan parte del territorio.

ONU sobre conflicto de Siria
FOTO: REFERENCIAL

«Aunque algunas partes de Siria ya no son escenario de combates activos, la realidad es que la violencia contra los civiles continúa en todo el país, desde bombardeos en el noroeste, norte y noreste hasta asesinatos selectivos, detenciones ilegales y torturas», declaró en una conferencia de prensa el presidente de la Comisión, el jurista brasileño Paulo Pinheiro.

La comisión, que ha documentado las violaciones masivas de los derechos humanos a lo largo de todo el conflicto, presentó al Consejo de Derechos Humanos un nuevo informe que cubre los eventos de los últimos seis meses.

Pinheiro denunció el fracaso de la comunidad internacional a la hora de impedir los crímenes que han sufrido los civiles y pidió que esto no se repita en Ucrania.

Rusia en el conflicto de Siria

Rusia entró al conflicto de Siria en 2015 para apoyar al régimen de Bachar Al Asad, que recuperó el terreno perdido frente a los grupos armados opositores gracias a la potencia militar aérea que Moscú puso a su disposición, aunque a diferencia de lo que ahora ocurre en Ucrania, Rusia nunca envió tropas para combatir en el terreno.

Esa alianza perpetró ataques en los que murieron un incontable número de civiles, incluidos niños, y se destruyeron infraestructuras protegidas por el derecho internacional, como hospitales, recordó el presidente de la comisión, de la que también forman parte los juristas egipcio Hanny Megally y la británica Lynn Welchman.

Megally dijo que decenas de miles de ciudadanos han sido detenidos ilegalmente en el transcurso de la guerra y que hay 100.000 desaparecidos; en torno a los cuales se está gestando un movimiento iniciado por familiares para llevar estos casos a instancias internacionales de justicia.

Mientras tanto «las fuerzas del gobierno siguen torturando y deteniendo a oponentes pacíficos», denunció el comisionado.

Aumento de la violencia armada

La comisión señaló que el aumento de la violencia armada ocurre al mismo tiempo que la situación económica es más y más desesperada; realidad que ha generado otro nuevo tipo de abusos que involucran a las fuerzas de seguridad; que secuestran y extorsionan a cambio de dinero, y confiscan propiedades y cultivos para venderlos, explicó Megally.

Como consecuencia de este prolongado estado de conflicto, el 90 % de los sirios viven en situación de pobreza; la mitad de la población que había cuando empezó (22 millones) son desplazados internos o refugiados; y 14 millones dependen de la ayuda humanitaria, en momentos en que la inflación alcanza el 140 %.

Recientes combates en el sur del país han llevado a nuevos desplazamientos internos, según la comisión.

Asimismo, denunció que 60.000 personas (40.000 de ellos niños) sobreviven en los campamentos de Al Ho y Al Roj en el noeste de Siria; donde están retenidos ilegalmente y viven en condiciones inhumanas, sostuvo Pinheiro.

Una buena parte de los desplazados que se encuentran allí son extranjeros, pero la mayoría de gobiernos se niegan a repatriarlos alegando razones de seguridad.

EFE