La mujer es constancia y perseverancia

137

En la actualidad, hablar de la mujer ya no se limita a referirse a la delicadeza que transmite, a su papel en la vida doméstica o la presunta inferioridad que en épocas pasadas se asociaba a lo femenino. Ya en estos tiempos modernos, es todo lo contrario.

mujer

Hoy Día Internacional de la Mujer, las vemos en la calle, luchando diariamente, buscando el sustento de sus hijos y seres queridos, aplicándose en muchas ramas del conocimiento y del saber humano, hasta practicando actividades que comúnmente era “para hombres”.

No obstante, a pesar de que las mujeres deslumbran con su belleza o con su hermosura espiritual cada vez que las vemos caminar por las calles, trabajando o haciendo cualquier actividad, no quiere decir que ahora su camino sea fácil, teniendo que seguir encarando muchos retos de acuerdo a los tiempos.

Una de los retos es ser madres solteras. Desde el principio de la humanidad, las femeninas han tenido que asumir esa responsabilidad genética, pues tener un hijo les cambia totalmente la vida, y esto les afecta mucho más cuando son abandonadas por ese ser amado.

Pero aún así, las lágrimas que recorren el rostro de una mujer se secan con un pañito de seda, pues encaran la vida con un solo propósito, echar para adelante, darle la cara a las bendiciones de la vida.

Este es el caso de Dubraska Ruiz, quien decidió encarar los primeros años de maternidad con valentía, haciendo múltiples cosas durante muchos años, con tal de ver sonreír a su pedazo de alma y verla crecer sanamente, a pesar de las dificultades que ha tenido que pasar.

Dubraska Ruiz

“Ser madre soltera no es nada fácil porque hay muchas responsabilidades que cuando uno va a tener un hijo debería ser en pareja, pero en esta oportunidad somos nosotras las solteras que luchamos por resolver”, manifestó la madre de 28 años.

Ruiz tiene una hija de cinco años de edad llamada Aleska, y desde que inició sus andanzas y esta nueva responsabilidad, ha dado 100% por ella. “Las madres solteras le echamos pichón, la llevamos al colegio y le compramos comida”, dijo.

Sin embargo, afirma que para asumir este reto, las mujeres deben tener mucha fortaleza mental y mantener una actitud positiva. “No es fácil realmente. Tampoco es imposible claro”, expresó.

Ruiz dice que en los primeros años se discriminaban muchas cosas, haciendo que su autoestima bajara. Pero poco a poco vio luz entre tanta angustia, siguiendo adelante con su vida con mucha mente positiva.

“El primer año de la maternidad es súper difícil porque emocionalmente es una montaña rusa, por ejemplo ya mi hija tiene cinco años y va para seis y cuando llegan a esa edad es más tranquilo, el niño se vuelve independiente, más llevadero y comienzas a recuperar ese lado de ti que cuando tenías a tu hijo recién nacido, salir, compartir con los amigos o la familia”, argumentó.

Desde que tiene a Aleska, Ruiz ha estado en muchas actividades laborales para llevar el sustento tanto de su querida hija como de su familiares, entre ellas está la repostería, labores de secretaria y funciones de relacionista público, hasta de animadora para eventos musicales.

“El hecho de ser madre y trabajadora también es difícil, aunque yo comencé a trabajar en una empresa cuando mi hija tenía 3 años y es algo que decidí”, dijo la residente de Santa Cruz de Aragua, quien lo hizo para no dejar todo el cargo a su madre de cuidarla.

EL TRABAJO ME HIZO SENTIR ÚTIL

A pesar que durante los primeros 3 años de Aleska hizo de tripas corazón para mantenerla, Dubraska Ruiz asegura que desde que comenzó a insertarse formalmente en el campo laboral ha visto crecer su autoestima, mejorando así su perspectiva de la vida.

“Desde que comencé a trabajar he notado un aumento en mi autoestima y mi autovaloración. Me he sentido una mujer más útil y eso me ha ayudado, me hace sentir más empoderada y eso me ha hecho sentir mejor en todos los aspectos de tu vida”, dice.

En la actualidad hace múltiples cosas aparte de ser asistente administrativo en una empresa de alimentos agrícolas, como volver a ser relacionista público, emprendedora de su propia repostería y llevar por el buen camino a su hija.

LAS MUJERES EN EL MUNDO LABORAL

Según los libros de historia, el Día Internacional de la Mujer nació tras una huelga general el 8 de marzo de 1857, cuando miles de trabajadoras textiles en Nueva York, Estado Unidos, alzaron su voz en contra de la precariedad salarial, el exceso de horas trabajadas y la explotación infantil.

El génesis de esta revolución feminista explotó luego de un trágico incendio en una fábrica de camisas en esa ciudad, ocurrido en el 25 de marzo de 1911, donde 123 mujeres y 23 hombres fallecieron tras un incendio en la fábrica, de la cual no pudieron escapar tras estar cerrada por sus patronos.

Ciertamente, desde mucho antes de suceder este trágico evento ya había surgimientos de movimientos feministas en Europa. Pero a partir de ese evento y durante el siglo XX, surgieron los movimientos feministas, y para el 1975 las Naciones Unidas oficializó el Día Internacional de la Mujer, en homenaje a la lucha incansable de las mujeres y la importancia que tienen en la sociedad.

En este 2022, la ONU celebra el Día Internacional de la Mujer bajo el lema “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”, y en torno a esta temática Dubraska Ruiz resaltó la importancia de la mujer en la sociedad, sobre todo en el campo laboral donde la igualdad superó lo impensable en aquellos años del siglo XX.

“Lo importante que esa actualmente la participación de la mujer en el campo laboral, yo me quedo sorprendida de que 80% del personal administrativo donde trabajo son mujeres, y mujeres preparadas y calificadas, licenciadas, doctoras, entonces es algo que me enorgullece muchísimo en las mujeres, porque podemos ascender en cargos jerárquicos, trabajos que no podíamos aprender”, dijo.

Apuntó que estos son avances significativos en más de 100 años de lucha de las mujeres. “Antes no podíamos trabajar, no podíamos votar, ahora hasta las mujeres dirigen empresas, mi jefa es la presidenta de la empresa”, añadió.

Oyendo las experiencias de Ruiz, la igualdad de género superó todas las expectativas en Venezuela, y ya no es una mera moda feminista, pues como lo ha asegurado Ruiz, ella seguirá echándole pichón a la vida para dar lo mejor a su hija.

LOS ESTIGMAS SUPERADOS SOBRE LA MUJER

Por otra parte, en el mundo deportivo, los estereotipos y los tabúes se han quedado en el olvido, sobre todo en disciplinas de combates y artes marciales, donde cada día más se ve el protagonismo y la destacada participación de las mujeres en sus competencias.

Este es el caso de Érika Rojas, quien actualmente cuenta con 39 años y se enorgullece de haber dejado Aragua en lo más alto con la disciplina del Kenpo-Karate.

Érika Rojas

“Me desempeño en un deporte que en su mayoría son masculinos. Tuve que trabajar duro como atleta y luego formar atletas para poder ganarme el respeto y cariño de muchos compañeros”, dijo la campeona panamericana de Kenpo.

En su paso como entrenadora, ya siendo cinturón negro Dan VI, resaltó la importancia de que las niñas y adolescentes sientan esa pasión con las que las entrena. “Quiero que vean en mí que sí se pueden hacer las cosas, ser guerreras, pero también femeninas, ser independientes y trabajadoras y de esta manera seguir inspirando”, dijo.

Finalizó agradeciendo a Dios los años que ha vivido dentro de las artes marciales; el reconocimiento de sus compañeros y viendo que tantos años de esfuerzo y lucha no fueron en vano.

Es importante resaltar, que hoy en día las mujeres tienen un rol cada vez más protagónico en la sociedad, lo que quedó reflejado en las historias descritas en este reportaje. No obstante, el empuje en el campo laboral, sus aportes en la ciencia, cultura y todas las áreas sociales, no opacan la magia de su esencia de procreación, de dar vida y dar amor a las generaciones futuras.

Por esta razón, desde las páginas del diario elsiglo deseamos un feliz Día Internacional de la Mujer a todas nuestras estimadas lectoras, quienes son parte de nuestras noticias diarias.

LINO HIDALGO | elsiglo