El misterio de la “sirena” momificada de 300 años con espeluznante rostro humano

Una “sirena” momificada que se dice otorga la inmortalidad a quien pruebe su carne será examinada por científicos para revelar su verdadera naturaleza.

La misteriosa criatura de 30 centímetros supuestamente fue atrapada en el Océano Pacífico, frente a la isla japonesa de Shikoku, entre 1736 y 1741, y ahora se encuentra en un templo en la ciudad de Asakuchi.

Con una mueca en la cara, dientes puntiagudos, dos manos y cabello en la cabeza y la frente, tiene una apariencia inquietantemente humana, excepto por su mitad inferior parecida a un pez.

Ahora, investigadores de la Universidad de Ciencias y Artes de Kurashiki han tomado la momia para una tomografía computarizada en un intento por desentrañar sus secretos.

Hiroshi Kinoshita de la Okayama Folklore Society, a quien se le ocurrió el proyecto, dijo que la extraña criatura podría tener un significado religioso.

“Las sirenas japonesas tienen una leyenda de inmortalidad”, dijo.

“Se dice que si comes la carne de una sirena, nunca morirás. Existe una leyenda en muchas partes de Japón de que una mujer comió accidentalmente la carne de una sirena y vivió 800 años. Esta leyenda ‘Yao-Bikuni’ también se conserva cerca del templo donde se encontró la momia sirena”.

En la era de Covid-19, una sirena también podría ser un presagio siniestro, sugiere el folclore.

“También hay una leyenda de que una sirena predijo una enfermedad infecciosa”, dijo Hiroshi.

Una carta histórica fechada en 1903, aparentemente escrita por un antiguo propietario, se almacenó junto a la momia y cuenta una historia sobre su procedencia.

“Una sirena fue atrapada en una red de captura de peces en el mar frente a la prefectura de Kochi”, dice la carta. “Los pescadores que la atraparon no sabían que era una sirena, pero la llevaron a Osaka y la vendieron como un pez inusual. Mis antepasados ??lo compraron y lo guardaron como un tesoro familiar”.

No está claro cómo o cuándo llegó la momia al templo de Enjuin en Asakuchi.

Pero el sacerdote principal, Kozen Kuida, dijo que se exhibió en una vitrina hace unos 40 años y ahora se guarda en una caja fuerte a prueba de fuego.

“Lo hemos adorado, con la esperanza de que ayude a aliviar la pandemia de coronavirus, aunque sea un poco”, dijo a The Asahi Shimbun, un periódico japonés.

Kinoshita, sin embargo, tiene una visión más pragmática de la criatura.

EL MISTERIO DE LA MOMIA

Él cree que fue fabricada en algún momento durante el período Edo, una era de la historia japonesa que se extiende desde 1603 hasta 1867.

“Por supuesto, no creo que sea una sirena real”, dijo. “Creo que esto se hizo para exportar a Europa durante el período Edo, o para espectáculos en Japón”.

Te recomendamos: Sufrió un paro cardíaco y su bebé nació cuando estaba “muerta”

“La leyenda de las sirenas permanece en Europa, China y Japón en todo el mundo. Por lo tanto, puedo imaginar que la gente en ese momento también estaba muy interesada en eso”.

Continuó: “Creo que está hecho de animales vivos y nos gustaría identificarlos mediante tomografías computarizadas o pruebas de ADN”.

elsiglo, con información de The Sun