Pastelitos Andinos crujientes y deliciosos

175

Estos pastelitos Andinos o de harina de trigo, crujientes y rellenos, son una de las delicias más reconocidas de los Andes venezolanos. Están muy bien para desayunar junto con un chocolate caliente espeso o para la merienda o para disfrutar de los mejores desayunos cada mañana.

Pastelitos
Foto Referencial

Ingredientes para  cuatro personas:

  • 500 grs. de harina de trigo
  • 2 huevos
  • dos cucharadas de mantequilla
  • sal
  • agua
  • carne
  • cebollas
  • ajos
  • pimentón
  • tomate
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • arroz

Preparación de la masa de pastelitos:

Poner la harina en una tabla o bol. Hacerle un hueco en medio y poner la mantequilla, los huevos y la sal. Mezclar bien y juntar un poco a la vez agua hasta que se forme una masa elástica. Amasar lo que sirve hasta que la masa se vuelva suave y no se pegue a las manos. Dejar reposar por 30 minutos.

Preparación del relleno:

Para eso cocinaremos un guiso con carne molida, las cebollas, los ajos, el pimentón, el tomate finamente picado y salteado en aceite, la sal y la pimienta. Cocinaremos hasta que la carne se suelte. Iremos haciendo el relleno poniendo por casa 3/4 partes de carne 1/4 parte de arroz.

Variante del relleno de Pastelitos:

Podemos usar trozos de queso (ahumado, suave con poca sal, requesón con ajoporro o ricotta) o acelgas (picadas muy finas). Podemos poner en lugar de la carne la misma cantidad de pollo desmenuzado y guisado de la misma manera, quizás usando los champiñones y un poco de ricotta.

Preparación:

Extiender la mitad de la masa hasta que este muy fina. Ir poniendo montoncitos de relleno, dejando unos 5 cm de espacio entre cada uno, hasta que hayamos cubierto toda la masa. Extender la otra mitad de la msa encima, de manera de cubrir todo. Con la ayuda de un cortador redondo o de un vaso de boca ancha, iremos cortando cada pastelito. Apretaremos los bordes de cada pastel con los dedos para cerrarlos bien y los pondremos en una bandeja enharinada.

  1. Ahora procederemos a ferir los pasteles en abundante aceite caliente hasta que estén dorados por ambos lados.

Con lo que sobra de masa se pueden hacer torrejas, bastará freir pequeños trozos de masa y cuando se hayan abombado se les pone encima un poco de azúcar.

El Siglo