Argentina reconoce preocupación en FMI

108

Argentina reconoció este miércoles que en el Fondo Monetario Internacional (FMI) “hay preocupación” por el tratamiento legislativo del acuerdo del país suramericano con el organismo multilateral para renegociar la deuda de más de 40 mil millones de dólares, tras la crisis política que evidenció las diferencias al interior del oficialismo.

FMI
FOTO: REFERENCIAL

“Obviamente hay una preocupación por el trámite legislativo a partir de que a iniciativa del Gobierno de Alberto Fernández se decidió que esto pase por el Congreso para cortar con una tradición de más de 22 programas con el FMI que fueron discutidos y cerrados a espaldas de la sociedad”, dijo el director por el Cono Sur ante el FMI, Sergio Chodos, a la radio Urbana Play.

Argentina aprobó el año pasado una ley que establece que los acuerdos con el FMI deben ser ratificados por el parlamento.

El lunes pasado, Máximo Kirchner -hijo del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y de la también exmandataria y actual vicepresidenta Cristina Fernández- renunció como jefe del grupo oficialista en Diputados con una carta con fuertes críticas a la negociación con el FMI.

El Gobierno de Alberto Fernández anunció el viernes pasado un principio de acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional para refinanciar el crédito otorgado en 2018, cuando aún gobernaba Mauricio Macri (2015-2019).

El anuncio se realizó luego de meses de intensas negociaciones marcadas por la necesidad del Gobierno de extender los plazos de pago, ante la escasez de recursos para pagar los vencimientos, comenzando por el de marzo próximo, en medio del complicado escenario económico que el país arrastra desde hace cuatro años.

La renuncia de Kirchner evidenció las diferencias políticas al interior del oficialismo y creó una incertidumbre sobre cuántos diputados y senadores del bloque oficialista y sus aliados en el Congreso acompañarán el acuerdo al que llegue el Ejecutivo.

“Es estar pendientes porque forma parte de la perfección del acuerdo”, dijo Chodos, ya que el FMI tiene que perfeccionar el acuerdo en su directorio y Argentina, en el Congreso y ambos pasos “forman parte de elementos esenciales no accesorios de la negociación”.

Sin el apoyo del oficialismo, podría resultar clave la postura de la oposición en el Congreso, y en particular del bloque en manos de la coalición a la que pertenece Macri, que en Diputados está casi en paridad con el oficialismo.

Chodos dijo tener “la expectativa” de que “un sector importante de la oposición” entienda que “habiendo sido responsable del mayor crédito de la historia del FMI” y que “financió fuga de capitales y pagos de deuda no sustentable” tenga “responsabilidad social”.

En tanto previó que habrá un “debate social necesario” y que “al final del día” se generará una visión social en la cual la mayoría entiende que el acuerdo es “lo más positivo para la república o lo menos negativo”.

Argentina indicó que firmará un programa que será de facilidades extendidas y que la cuantía del nuevo financiamiento rondará los 44.500 millones de dólares.

Chodos señaló que los próximos pasos para cerrar el acuerdo es que Argentina cierre la discusión con el equipo del FMI, luego una reunión del directorio del organismo multilateral debe habilitar el “acceso excepcional” del país suramericano a este nuevo financiamiento y posteriormente interviene el Congreso argentino y el directorio del Fondo para aprobar el programa.

EFE