Los Suns sufren para batir a unos Jazz bajo mínimos

58

Los Phoenix Suns sufrieron este lunes para sumar su séptima victoria seguida al vencer a unos Utah Jazz que, pese a acudir repletos de bajas; vendieron muy cara su derrota (109-115).

Suns
FOTO : REFERENCIAL

Chris Paul metió 15 puntos en el último cuarto y calmó a los Suns cuando apretaban los nervios para un total de 27 puntos, 9 rebotes y 14 asistencias (frente a 7 pérdidas de balón).

Por su parte, Devin Booker metió 17 puntos en el cuarto inicial para acabar el partido con 33 puntos (14 de 35 en tiros) y 7 rebotes.

Sobre el papel; el encuentro parecía un combate soberbio entre dos grandes jerarcas del Oeste.

Pero la situación en la enfermería de los Jazz, por lesión o por coronavirus, era para temblar así que hoy no jugaron ninguno de los integrantes de su quinteto titular: Mike Conley, Donovan Mitchell; Bojan Bogdanovic; Royce O’Neale y Rudy Gobert.

Pese a ello; los de Utah dieron una imagen admirable, plantaron batalla hasta el final e hicieron dudar al equipo con el mejor balance de la liga (37-9)

Jordan Clarkson (22 puntos y 5 asistencias) fue el mejor de unos corales Jazz (30-18) con siete jugadores por encima de los 10 puntos y que encestaron 14 de 31 triples.

Con 8 de sus últimos 10 partidos perdidos; los Jazz tendrán opción de revancha el miércoles ante unos Suns que visitarán Salt Lake City.

SIN EXPERIMENTOS PARA BOOKER

La noche estaba para experimentos y para dar oportunidades a jugadores poco habituales; pero Devin Booker se lo tomó como un día más en la oficina.

El escolta firmó un primer cuarto para enmarcar con 17 puntos (8 de 13 en tiros) y dio una exhibición de cómo anotar en el baloncesto actual recurriendo al lanzamiento de media distancia y las penetraciones.

Con la explosividad de Booker y la posibilidad de salir al contraataque sin obstáculos; los Suns se marcharon en el marcador ante unos Jazz que encontraron consuelo en Trent Forrest y Eric Paschall (31-21).

A Booker le llegó el momento de descansar en el segundo parcial; así que Chris Paul, exquisito en la dirección a sus 36 años, le tomó el relevo al frente de los Suns.

El base recibió además el apoyo del bravo Bismack Biyombo, que en los últimos partidos está rindiendo a un nivel fantástico para unos Suns con un gran fondo de armario (44-33 con 7.59 para el descanso).

Los de Utah echaban de menos a Rudy Gobert para cerrar el rebote; pero 5 puntos seguidos de Jordan Clarkson les permitieron mantenerse al acecho (48-40 a falta de 5.41).

No se quedaron ahí.

Los Jazz sacaron tajada de los despistes defensivos y las pérdidas de balón de unos Suns poco atentos y llegaron a remontar el encuentro con un habilidoso contraataque de Danuel House Jr. y un parcial de 4-15 en cuatro minutos.

No obstante, un triple de Cameron Johnson le dio la ventaja a los Suns al descanso (58-56) tras un preocupante final del segundo cuarto.

En una primera mitad de acierto en ambos equipos (50 % de los Suns y 52,4 % de los Jazz); los locales ganaron el rebote (28 frente a 17) pero acumularon 10 pérdidas de balón (5 de ellas de Paul).

LA MAESTRÍA DE PAUL

Booker volvió del vestuario como se había ido y metió 9 puntos seguidos en un visto y no visto.

Sin embargo; los Jazz presumían de un ataque mucho más equilibrado, con Hassan Whiteside pidiendo paso, y empezaron a creer que la proeza era posible (67-68 con 8.24 por jugarse).

Tampoco los Suns hacían mucho por despertarles del sueño puesto que su defensa hacía aguas en la protección de la pintura y seguían desangrándose con numerosas y bobas pérdidas de balón.

Al acierto de Clarkson; Forrest y House Jr. se unió Jared Butler, que con un triple hizo que los Jazz aterrizaran en el último cuarto con ventaja y todas sus ilusiones intactas (85-87).

Entonces Paul decidió que ya era suficiente.

Con 5 puntos seguidos y una asistencia para Biyombo; el veterano base le devolvió el mando a unos Suns que, minutos antes, parecían diluirse en la ansiedad (98-95 con 7.50 para el final).

Paul siguió haciendo lo que quería en ataque, tanto anotando como distribuyendo, y a los Jazz se les empezó a atragantar el duelo (111-100 con 3.23 por jugarse).

Clarkson apeló a la épica con tres triples seguidos en el desenlace; pero la maestría de Paul no dejó margen para la hazaña.

EFE