AfD propone a Max Otte, como presidente

La ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) ha propuesto como candidato a la presidencia del país a Max Otte, miembro del ala más conservadora de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y uno de los críticos más duros de la excanciller Angela Merkel dentro de su propio partido.

FOTO: REFERENCIAL

La CDU apoya la reelección de Frank Walter Steinmeier junto con el Partido Socialdemócrata (SPD), Los Verdes y el Partido Liberal (FDP) y la iniciativa de la AfD, sin visos sin embargo de prosperar, ya siembra discordia entre los conservadores.

Otte es presidente de la llamada Werte Union (Unión de Valores), una organización creada para agrupar a conservadores que se oponían a la línea centrista seguida por la CDU durante la era de Angela Merkel.

La candidatura de Otte fue propuesta por el copresidente de la AfD, Tino Chrupalla, y aprobada por la cúpula del partido por 6 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones. Luego Otte fue confirmado por los líderes regionales del partido con 14 votos a favor y 2 en contra.

El presidente alemán es elegido por la Asamblea Federal, un órgano que se reúne cada cinco años solo con ese propósito, y la AfD tiene 152 delegados de un total de 1.472 con lo que su candidatura no tiene posibilidad alguna de imponerse en la elección del 13 de febrero.

Ya los votos del SPD, Los Verdes y el SPD le bastarían a Steinmeier para su reelección. Sin embargo, la AfD apuesta por crear división dentro de la CDU y atraer a algunos delegados del ala derecha del partido.

«Me parece una buena idea. Muestra que la AfD es abierta al proponer a alguien que no pertenece al partido. La CDU tiene que pensar como reacciona», dijo en declaraciones al diario «taz» el vicepresidente de la agrupación ultraderechista Stephan Brandner.

Otte no ha aceptado todavía oficialmente la candidatura pero ha agradecido a AfD que proponga su nombre.

«Le he agradecido a AfD por la propuesta y he dicho que pensaré seriamente sobre ella. La candidatura sería completamente compatible con mi pertenencia a la CDU ya que se trata de un cargo que está por encima de los partidos», dijo Otte en declaraciones al diario «Die Welt».

«Me alegraría que mi propio partido se sumara a la propuesta», agregó.

La Werte Union reaccionó a la propuesta de la AfD con un mensaje en twitter en el que pide al nuevo presidente de la CDU, Friedrich Merz, aprovechar su elección para un nuevo comienzo y presentar un candidato propio a la presidencia, y propone expresamente a Otte.

Dentro de la CDU no parece compartirse la convicción de Otte de que una candidatura por la AfD sea compatible con la pertenencia al partido.

Así, por ejemplo, el diputado Torsten Frei ha advertido de que se trataría de un comportamiento claramente dañino para la agrupación, lo que sería un motivo para que se abriera un proceso de expulsión.

Otte partidario De quebrar a Grecia En Crisis De La Deuda

Otte, economista de 57 años, empezó a ser conocido por la opinión pública durante la crisis de la deuda cuando criticó los planes de rescate y se pronunció a favor de permitir la quiebra de Grecia y otros países.

Recientemente Otte ha apoyado las manifestaciones contra las restricciones en medio de la pandemia.

También ha dado muestras de apoyo a quienes niegan el cambio climático y ha asegurado en twitter que durante la era Merkel Alemania empezó a deslizarse hacia «un totalitarismo suave» amparado en «la nueva religión del clima y de los virus».

La mitad de la Asamblea Federal está compuesta por los diputados del Bundestag y la otra mitad por delegados enviados por los grupos parlamentarios de los parlamentos regionales.

Entre estos últimos suele haber personalidades que no pertenecen directamente al mundo de la política. En esta ocasión, por ejemplo, el virólogo Christian Drosten -una de las voces más oídas durante la pandemia- será delegado de Los Verdes.

Entre los delegados de la AfD estará el veterano ultraderechista Carl-Wolfgang Holzapfel quien en 1972 amenazó con secuestrar un avión para exigir la liberación del jerarca nazi Rudolf Hess, en ese momento preso en la cárcel de Spandau, en el noroeste de Berlín.

EFE