Denuncian que “El Tren de Aragua” cobra vacuna en la frontera

80

Mayerlin Villanueva, una habitante del estado Táchira y migrante pendular, denunció a través de las redes sociales que fue víctima de extorsión por parte de un hombre que se identificó como miembro de la banda “El Tren de Aragua”.

La banda viene haciendo de las suyas en la frontera

El hecho ocurrió el domingo pasado en el Puente Internacional Simón Bolívar en horas de la tarde.

Villanueva expresó que el supuesto integrante de la banda delincuencial cobra una especie de tasa de salida para permitir el cruce peatonal a través del puente.

Indicó que el hecho sucedió cuando retornaba de Cúcuta con dirección a San Antonio, junto a sus dos hijos menores de edad, un primo y un carretillero que contrató para llevar una maleta y un carrito con compras.

Explicó que a la altura de las vallas metálicas de Migración, en el sector de La Parada, fueron abordados por un hombre.

“Él empieza a decirme: señora, nosotros somos miembros de “El Tren de Aragua y venimos a pedir una colaboración, porque nosotros somos los encargados de la seguridad aquí, para que a usted no se le vaya a perder ninguna maleta para el otro lado. Usted paga y nosotros le vamos a dar una clave, y esa clave se la van a pedir varias personas de aquí hasta que usted llegue a Venezuela”, narró.

Pese a que él se refería con la expresión “nosotros”, el hombre estaba solo haciendo la extorsión, contó Villanueva al diario La Opinión.

Además precisó que ella y su familia se habían detenido en ese lugar porque estaban esperando a una prima que estaba comprando comida, para luego en grupo atravesar el Puente Internacional Simón Bolívar.

Te recomendamos: PoliCarabobo abatió a integrante de “El Tren de Aragua”

En medio del desconcierto, dijo, sintió temor de acercarse a la policía para denunciar lo sucedido de manera formal por temor de ser perseguida.

El antisocial le manifestó que los niños no pagaban. Sin embargo, la “cuota” de los adultos es de 10.000 pesos, por lo que tuvo que pagar 20.000 (su “vacuna” y la de su primo).

elsiglo