El clásico, en cinco duelos

El estreno como técnico del Barcelona en un clásico de Xavi Hernández y su pulso táctico ante Carlo Ancelotti, dos momentos dispares de Thibaut Courtois y Ter Stegen, el reto de Vinícius Junior ante su compatriota brasileño Dani Alves, el pulso en el centro del campo con 16 años de diferencia entre Luka Modric y Nico, y la responsabilidad del gol entre Karim Benzema y Dembélé.

Loading...
FOTO : REFERENCIAL

1. Xavi Hernández-Carlo Ancelotti

Fue abanderado de un estilo de juego repleto de éxito para el Barcelona y ahora es el encargado de devolverlo desde el banquillo tras unos meses de indefinición, con bandazos desde la necesidad de Ronald Koeman que 'traicionaron' una forma de entender el fútbol. En una temporada de sinsabores, alejado de la pelea por la Liga, con el descrédito de caer a la Liga Europa, el primer clásico de Xavi como técnico representa una gran oportunidad de levantar el vuelo. Un punto de inflexión en caso de salir airoso.

Sus cartas tácticas están definidas y anda pendiente de nombres propios, jugadores recién recuperados que aumentan el nivel de su equipo. El reto es superar a Carlo Ancelotti, quien se quitó la espina de vencer en el Camp Nou en el último clásico y llega con el viento a favor. Con su equipo líder en Liga y un caminar firme hacia el éxito. Huye el italiano de favoritismos consciente de que un clásico es imprevisible, independientemente del momento por el que atraviesen los dos protagonistas. La Supercopa de España es un título que falta en el largo historial de éxitos de 'Carletto'.

2. Thibaut Courtois-Ter Stegen

Atraviesan momentos distintos en una temporada repleta de firmeza del portero madridista y con una imagen alejada de su regularidad del barcelonista. Courtois se instaló hace tiempo en su mejor versión para convertirse en pieza clave de la columna vertebral de Ancelotti. Siempre metido en los partidos para dejar, como mínimo, una parada salvadora por encuentro cuando su equipo más lo necesita.

Esa regularidad la anhela Ter Stegen, que hace tiempo dejó de sentirse decisivo; también víctima de la fragilidad defensiva de un equipo que se instaló en una montaña rusa. Apenas una puerta a cero en sus ocho últimos partidos, pero clave para recuperar confianza antes del clásico que siempre es una oportunidad de resurgir. La firmó en Mallorca, cuando sacó una mano en el tiempo añadido que sostuvo el triunfo y le devolvió la confianza perdida. Virtudes le sobran para volver a instalarse entre los mejores porteros del mundo.

3. Vinícius-Dani Alves

El desafío, si finalmente Xavi apuesta por Dani Alves en el lateral derecho y no modifica la posición de Araujo; es grandioso para el brasileño. Debe medir riesgos el técnico azulgrana, con el peligro a campo abierto de la velocidad de Vinícius ante un veterano de 38 años. El madridista se siente gran protagonista del clásico, instalado en su momento más dulce gracias al paso al frente dado en la definición.

Los 14 goles de 'Vini', doce en Liga y dos en 'Champions'; superan todos sus registros anotadores a mitad de temporada. Son la muestra del salto de calidad de un futbolista que siempre se atreve, que pide el balón y desequilibra. Su regreso, tras superar el coronavirus, devolvió el vértigo en el juego del Real Madrid. En ilusión van igualados los dos brasileños. Alves ha regresado para batir récords de longevidad en el Barcelona en sus dos primeros partidos, en Copa del Rey y Liga, y demostrar que su experiencia era necesaria en un equipo que no encontraba el rumbo.

4. Luka Modric-Nico González

De los 36 años del croata a los 20 del centrocampista español hay un trecho. Cuando Nico no había nacido; Luka ya había ligado su vida a un balón y comenzaba una carrera de éxito. El tiempo no pasa por él ni por su fútbol eterno. Con calidad para adueñarse de partidos y demostrar que nada en su juego se ha rebajado con los años. Sus últimas actuaciones han puesto en pie al Santiago Bernabéu y han impulsado una nueva renovación por un año.

El pulso en la medular de la veteranía con el fervor de la juventud que exhibe en su juego Nico; con buen pie para la construcción, carácter para el robo, inteligencia táctica para su colocación. Hijo del histórico capitán del Dépor, Fran, es el futuro del Barcelona y ha aprovechado su oportunidad para instalarse en la elite. Acostumbrado a sacar matrículas que le impulsaron a estudiar una carrera, encara un examen complicado con los 'tres tenores' madridistas enfrente. Casemiro, Modric y Kroos han marcado una época y desean más títulos juntos.

5. Karim Benzema-Dembélé

Son los responsables del gol, a la espera de ver el estado de Ferran Torres y Ansu Fati en los minutos que tengan en su regreso a los terrenos de juego; con Benzema lanzado tras superar la barrera de los 300 goles en el Real Madrid y a la caza de una leyenda como Alfredo di Stéfano. Ousmane Dembélé, asociando su nombre a la polémica por las declaraciones en contra del entrenador de su representante, con la cabeza más fuera que dentro tras desaprovechar la ocasión de liderar el proyecto que le puso Xavi en bandeja.

Le entregó galones inmerecidos por su historial en el Barcelona pero desde la necesidad de recuperar a un futbolista diferente al resto de los que tiene en la plantilla. Tan imprevisible en los últimos metros como capacitado para ser decisivo. Encuentra en su compatriota francés el polo opuesto en profesionalidad. Karim ejerce de referente y asegura gol con 22 tantos en 25 partidos este curso.

EFE

Loading...