La crisis climática ocasionan que los osos polares busquen nuevas presas y viajen más lejos

Incapaces de cazar mamíferos marinos, los osos polares  se acercan a poblaciones humanas y cazan especies inusuales para sobrevivir a la crisis climática.

Loading...
Lonely polar bear on the floe and open sea behind

Los osos polares se alimentan principalmente de focas anilladas y barbudas, mamíferos marinos que aseguran la dieta rica en grasas que requieren para subsistir. Sin embargo, el deshielo del Ártico y los periodos cada vez más largos sin hielo están provocando que los osos polares modifiquen sus hábitos, gastando cada vez más energía y tiempo para encontrar alimento.

A mediados de diciembre 2021, un estudio dirigido por la Universidad Estatal de Washington estudió las condiciones de los osos polares del Mar de Beaufort, en el extremo norte de América.

Tras analizar los patrones de desplazamiento de las hembras de oso polar en el periodo comprendido entre 1986 y 2016, el equipo descubrió que el rango de territorio en el que se mueven para conseguir comida y otros recursos aumentó en 64 % de 1999 a 2016, comparado con el territorio que ocupaban de 1986 a 1998.

Conforme el hielo marino de la plataforma continental retrocede cada vez más, los osos polares se ven obligados a viajar cada vez más al norte y recorrer mayores distancias para alimentarse, enfrentando aguas más profundas con menores oportunidades para cazar. Lo anterior aunado al gasto energético que conllevan estos viajes, supone una seria amenaza para su conservación en el futuro inmediato.

Una búsqueda desesperada 

Sin embargo, los osos polares son cada vez más comunes en localidades dentro del Círculo Polar Ártico. Tal es el caso de Ryrkaypiy, un asentamiento humano en el noreste de Rusia donde según WWF, la presencia de osos polares a pocos metros de edificios y complejos industriales se está haciendo rutinaria durante el invierno.

Según la organización, sólo en diciembre de 2021, 61 osos polares fueron avistados rondando Ryrkaipi debido al inusual invierno, con récords de alta temperatura para las fechas.

El deshielo está imposibilitando la caza y por lo tanto, los osos vagan en busca de otras fuentes de alimento, un riesgo que también se traduce en un aumento de encuentros con humanos y la modificación de su dieta hacia presas inusuales:

A finales de 2021, un grupo de científicos en el archipiélago Svalbard, al norte de Noruega, describieron por primera vez la escena de un oso polar cazando a un reno. Aunque esta conducta ya ha sido observada en el pasado, se trata del primer reporte documentado que confirma que esta especie, perfectamente adaptada para cazar animales marinos, se ve obligada a encontrar cada vez más alimentos terrestres; un recurso desesperado que da cuenta de la amenaza que la crisis climática significa sobre la especie.

elsiglo 

Loading...