Caen bonos y sube riesgo país de Argentina tras diferencias con FMI

El riesgo país de Argentina saltó este jueves por encima de los 1.800 puntos básicos tras la presentación que hizo el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, donde afirmó que el principal punto clave donde no hay acuerdo en las renegociaciones de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es el sendero fiscal.

FOTO: REFERENCIAL

El índice de riesgo país de Argentina ascendió un 3,8 % hasta los 1.821 puntos básicos (16.18 GMT) y luego cedía a los 1.796 puntos básicos (17.10 GMT).

La suba del riesgo país; según analistas, responde a que Guzmán dijo este miércoles que «el aspecto medular para alcanzar un acuerdo es el sendero fiscal. Es el punto donde hoy no hay acuerdo»; en un encuentro con gobernadores de las provincias argentinas para dar detalles del estado de avance de las conversaciones con el FMI, iniciadas en 2020.

Guzmán aseveró que; mientras Argentina planea bajar el déficit en la medida que la economía crezca; el FMI plantea «un programa que con alta probabilidad detendría la recuperación económica que Argentina está viviendo y que es esencialmente un programa de ajuste del gasto real».

Según interpreta el mercado de la presentación de Guzmán, el Gobierno argentino estima llegar a un equilibrio fiscal primario recién en 2027.

La presentación de este miércoles de Guzmán «estuvo lejos de las expectativas en términos de convergencia al equilibrio fiscal; y aleja la posibilidad de que el Gobierno encuentre puentes de entendimiento tanto con la oposición como con el FMI»; explicó a Efe el jefe de estrategia de GMA Capital ;Nery Persichini.

«La dilatación de un acuerdo más allá de marzo es un riesgo debido a la delicada posición de reservas netas. La disyuntiva entre cumplir y ceder reservas ó defaultear y generar una crisis más profunda gana cada vez mayor intensidad», señaló.

Acuerdos de Argentina con el FMI desde 2018

Según el acuerdo de 2018, Argentina debería pagar al organismo, entre capital e intereses; 19.020 millones de dólares este año; 19.270 millones en 2023 y 4.856 millones en 2024; vencimientos que el Gobierno de Alberto Fernández ya ha dicho que el país, que atraviesa desequilibrios macroeconómicos, no está en condiciones de afrontar.

El mercado observa que Argentina negocia contra reloj porque los compromisos más voluminosos de este año empiezan a operar en marzo, cuando Argentina debería pagar 2.838 millones de dólares, metiendo aún más presión sobre el bajo nivel de reservas monetarias netas del país.

Este jueves la portavoz de la presidencia, Gabriela Cerruti afirmó que «la Argentina no va a entrar en default», pese a que insistió en que «Argentina tiene claro que no va a llevar adelante ningún tipo de ajuste» por lo que espera que «el FMI flexibilice el pedido respecto de este tema».

«La magnitud de la diferencia entre lo que el FMI exige y lo que el gobierno plantea sostiene nuestra visión de que no habrá acuerdo en enero 2022», afirmó un reporte de Portfolio Personal Inversiones.

Además del sentimiento negativo que prevalece en el mercado con los bonos argentinos a medida que se aleja las posturas entre Argentina y el FMI, se trata de un mal día para la deuda emergente en general, porque «el mercado todavía sigue asimilando el mensaje más duro en términos de suba de tasas y desarme del balance de activos de las minutas de la Fed» que se conoció este miércoles, agregó Persichini.

EFE