Comisión electoral libia propone posponer un mes las elecciones

La Comisión electoral suprema propuso hoy el aplazamiento por un periodo de un mes de las elecciones presidenciales y legislativas previstas para este 24 de diciembre en Libia; tras informar al Parlamento de que las discrepancias entre el poder político y el poder judicial sobre las candidaturas hacen imposible el proceso.

Loading...
elecciones
FOTO:ARCHIVO

En una carta dirigida a la Cámara elegida en 2014 y desplazada desde entonces a la ciudad de Tobrouk que no se reconoció por los diputados salientes; el presidente de la citada Comisión, Imad al Sayeh, anunció, asimismo; que tanto él como la junta directiva renunciaban asimismo a sus funciones "como estipula el mandato" que el Gobierno Nacional de Unidad transitorio (GNU) le había concedido para organizar las elecciones.

"Tras consultar los informes técnicos, judiciales y de seguridad; le informamos de la imposibilidad de realizar las elecciones en la fecha del 24 de diciembre de 2021"; explicó el presidente de la comisión, sin ofrecer una fecha alternativa ni considerar si se deben aplazar o anular.

La posibilidad de que los comicios no se celebraran en la fecha fijada por la ONU sobrevolaba el conflicto libio desde que en septiembre el Parlamento en Tobrouk; elegido en 2014 pero sin legitimidad al no haberse conformado a tiempo; emitiera una ley electoral, rechazada de inmediato por el Consejo Supremo de Estado; una suerte de Senado elegida en 2015 durante el anterior proceso de paz fallido de Naciones Unidas.

Las discrepancias entre ambas cámaras se basaban, principalmente, en las condiciones exigidas a los aspirantes para presentar sus candidaturas.

UNA OPCIÓN ESPERADA

Las opciones de un aplazamiento se multiplicaron a finales de noviembre después de que la comisión electoral rechazara las candidaturas de Saif al Islam; hijo y presunto sucesor de Muamar al Gadafi; el tirano derrocado en 2011, del mariscal Jalifa Hafter, líder de las milicias del este y hombre fuerte del país; y del primer ministro interino, Abdelhamid Debaibah, un multimillonario que hizo fortuna junto a la dictadura.

Los tres apelaron y los restituyeron como candidatos por distintos tribunales; que consideraron que Saif al Islam y Hafter eran elegibles pese a haber sido condenados por tribuales locales por crímenes de lesa humanidad; y que Al Debaibah podía concurrir pese a que no había dejado su puesto con tres meses de antelación y a que había prometido no presentarse cuando fue designado.

En este escenario; la comisión retrasó el anuncio de las candidaturas admitidas -se presentaron cerca de un centenar- y sobrepasó la fecha establecida para el inicio de la campaña electoral; que debía haberse iniciado el pasado 9 de diciembre, mientras la comunidad internacional emprendía una carrera por tratar de salvar el proceso electoral libio; que considera clave para sacar al país del caos y la guerra civil en las que está inmerso desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes.

EFE

Loading...