Policía destruye decenas de balsas de mineros ilegales en Amazonía brasileña

49

La Policía Federal brasileña realizó un operativo contra la minería ilegal en el principal afluente del río Amazonas y destruyó 61 balsas que se tomaron en los últimos días al río Madeira, a unos 120 kilómetros de la ciudad de Manaus, según se informó este domingo.

Policía
FOTO: REFERENCIAL

La operación Uiara, realizada por agentes de la Policía Federal con el apoyo de fiscales ambientales; la Marina y del Ministerio Público (fiscalía) se realizó durante el sábado y una persona fue detenida y trasladada a una cárcel de Manaus, capital del norteño estado de Amazonas.

El resto de mineros ilegales; conocidos como “garimpeiros”, huyeron del lugar antes de las llegada de las autoridades y después de la repercusión de la acción con fotos publicadas por la prensa.

Desde hacía dos semanas centenas de balsas y dragas estaban alineadas en el río Madeira y llegaron a bloquear el paso de otras embarcaciones después de circular con fuerza el rumor de que en ese punto; perteneciente al municipio de Autazes; habían gran presencia del precioso metal.

Policía y la minería ilegal

Las 61 balsas, que estaban abandonadas y algunas tenían presencia de oro y mercurio en su interior, y 38 lanchas y 69 dragas fueron quemadas.

Los habitantes de la región temen también por su salud con la eventual contaminación con mercurio -utilizado por la actividad minera- de los peces que consumen y por el daño ambiental contra la fauna fluvial.

De toda la actividad extractiva que se lleva a cabo en la mayor selva tropical del planeta; la minería ilegal, conocida en Brasil como “garimpo”, representa el 67,6 % y es practicada principalmente en áreas de conservación ambiental.

Precisamente en esas áreas, las extracciones aumentaron más del 300 % en la última década; según un estudio de la organización Mapbiomas divulgado a finales de agosto.

El oro es el principal metal buscado por el “garimpo”; con el 86 %, mientras que la minería ilegal es una de las principales causas de la deforestación de la Amazonía; que perdió unos 8.500 kilómetros cuadrados de selva en 2020. EFE