Letonia promete ayuda a Polonia en crisis fronteriza con Bielorrusia

Letonia está dispuesta a enviar a guardias fronterizos y "policías capacitados" a Polonia para ayudar a hacer frente a la crisis migratoria causada por Bielorrusia, anunció este domingo el primer ministro, Krisjanis Karins, en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, en el capital de Letonia.

Loading...
Letonia
FOTO: REFERENCIAL

Morawiecki hizo hoy una gira por los tres países bálticos -Estonia, Lituania y Letonia- para abordar la crisis y para agradecer el apoyo que, según el líder polaco, ha servido para ralentizar las actividades hostiles del régimen bielorruso.

"Es muy importante que hayamos podido coordinar nuestras acciones. Hoy podemos ver que esta coordinación y el trabajo de nuestra diplomacia están dando resultados. La resuelta resistencia de Polonia y los países bálticos ha llevado a la desaceleración de ciertas acciones del régimen bielorruso ", dijo.

Karins no precisó el número de guardias fronterizos y policías que Letonia podría enviar a Polonia.

Estonia ya ha dicho que enviará a 100 soldados para ayudar a Varsovia a hacer frente a la llamada amenaza híbrida y la violencia en su frontera con Bielorrusia.

Karins también dijo que la única solución al asalto híbrido contra Polonia, Lituania y Letonia utilizando a ciudadanos de terceros países era que la ONU organizara la repatriación a sus países de origen de todas las personas atraídas a Bielorrusia por el régimen del dictador Aleksandr Lukashenko.

"Si Bielorrusia pensó que podría dividir y desestabilizar Europa, sucedió lo contrario", dijo el jefe de Gobierno letón.

Paso fronterizo cerrado

Morawiecki, por su parte, dijo en Riga, que "en las últimas horas, hay información de que los migrantes han sido enviados a una especie de centro de clasificación para su traslado a las fronteras de los países bálticos".

Antes, en Tallin (Estonia), había dicho que había visto un vídeo que mostraba a guardias bielorrusos entregando cuchillos a migrantes que trataban de cruzar la frontera con Polonia; pero en Riga no volvió a repetir esa afirmación.

Polonia, según explicó Morawiecki, ya ha cerrado un paso fronterizo en Kuznica -también para el transporte de mercancías- y hará lo mismo con todos los otros puntos si sigue habiendo intentos de pasar la frontera ilegalmente por parte de inmigrantes con apoyo bielorruso.

El primer ministro polaco indico que no quisiera tener que llegar a ese extremo ya que privaría a la población bielorrusa de bienes importados e impediría las exportaciones de empresas bielorrusas.

Morawiecki también habló de una gran preocupación por un aumento de la presencia, sin motivo previamente anunciado; de tropas rusas cerca de la frontera de Ucrania; así como por la actividad militar en Kaliningrado, un enclave del territorio ruso separado del resto del país por Polonia y Lituania.

Esto, según el líder polaco; recuerda la situación antes del breve conflicto militar de Rusia con Georgia en 2008 y su anexión de la península de Crimea y el apoyo a los separatistas en el este de Ucrania en 2014.

Para Morawiecki; los movimientos de tropas y la crisis en la frontera incitada por Bielorrusia; son parte de un patrón que también incluye la manipulación por parte de Rusia de los precios del gas natural y una creciente campaña de desinformación contra Occidente; inclusive sobre el coronavirus y las vacunas para combatirlo.

Rusia

Karins coincidió con el primer ministro polaco en que "Rusia utiliza la energía como arma política y está manipulando los precios del gas en la UE al no llenar las instalaciones de almacenamiento en Austria y Alemania; así como al no utilizar la infraestructura suficiente en Ucrania para llevar gas a Europa.

Antes de visitar Riga, Morawiecki también se reunió con el primer ministro de Estonia; Kaja Kallas, en Tallin, y con la primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte; en Vilnius (Vilna).

Lituania ha visto el mayor número de cruces fronterizos irregulares desde Bielorrusia, unos 4.200, antes de que comenzara a rechazar a personas en agosto.

"Aunque vemos algunos signos positivos en el regreso de los migrantes a sus países de origen; lamentablemente el ataque organizado por el régimen de Minsk aún continúa. Por lo tanto; es especialmente importante aumentar aún más la presión y las sanciones sobre Minsk hasta que la situación cambie sustancialmente", dijo Simonyte, según medios locales.

EFE

Loading...