España, Italia y Portugal piden una revolución digital con valores humanos

El rey Felipe VI de España, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y el de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, pidieron hoy que la revolución digital no eclipse los valores humanos y todas las personas tengan derecho a una formación tecnológica que evite brechas en la sociedad.

Loading...

Los tres jefes de Estado clausuraron la XIV cumbre de la Fundación para la Innovación Tecnológica Cotec Europa, con el lema "La transición hacia la economía intangible en Europa", en la ciudad española de Málaga (sur), después de que el año pasado se aplazara debido a la pandemia de la covid-19.

En un contexto de creciente penetración de robots y algoritmos, que asumen cada vez más tareas desempeñadas antes por personas, Felipe VI abogó por que esta automatización tecnológica sea simultánea al fortalecimiento de los talentos vinculados a los seres humanos, como la creatividad, la capacidad de improvisación o la empatía.

La pandemia ha puesto de relieve, según el rey de España, la importancia del talento digital, y se mostró convencido de que será "decisivo" en la etapa de recuperación, así que animó a invertir para sacar el máximo partido a esas capacidades.

A su juicio, la formación y el reciclaje profesional continuado "es un derecho y una responsabilidad de cada persona y ha de ser incentivada por las instituciones educativas y apoyada y facilitada en cada puesto de trabajo".

Felipe VI enfatizó la conveniencia de destinar más recursos a los activos intangibles, aquellos que no se pueden ver ni medir, como la tecnología, la formación, las patentes o la propiedad intelectual.

En el informe presentado por la Fundación Cotec, se concluye que España, Italia y Portugal pertenecen al grupo de países europeos con menor índice de inversión en inmateriales, en especial en I+D y en formación de los trabajadores.

Rebelo de Sousa incidió en la conveniencia de que los dirigentes políticos sean "más innovadores, creíbles, confiables y estabilizadores" para no exigir a los ciudadanos y al sector privado "aquello que ellos mismos no hacen".

La política, reflexionó el mandatario portugués, debe ser "un ejemplo de valor inmaterial que contribuya al futuro" de las sociedades de España, Italia y Portugal y a una Europa "más unida y más fuerte por sí misma y en el mundo".

Mattarella coincidió en que "las personas han de estar en el centro" del proceso de innovación social, y no subordinadas a la tecnología.

"La emergencia económica y social ha subrayado la importancia del Estado para regular la revolución tecnológica", argumentó.

El proyecto Cotec surgió en 1990 por iniciativa del entonces rey Juan Carlos de España. Desde 2005, reúne a los jefes de Estado de España, Italia y Portugal en cumbres anuales que se celebran de manera rotatoria en cada país.

EFE

Loading...