Leti: la historia del ‘niño perdido’ de los Homo naledi que vivió hace 240,000 años

Los restos infantiles se hallaron a unos 12 metros más allá de la Cámara Dinaledi, el sitio original del descubrimiento de los primeros restos de Homo naledi que se dieron a conocer al resto del mundo.

Loading...

El sistema de cuevas Rising Star es uno de los sitios más importantes del sitio arqueológico conocido como Cuna de la Humanidad, en Sudáfrica. Desde 2015, en él se han extraído restos del Homo naledi, una de las especies precursoras del hombre moderno. Este sitio sigue arrojando grandes secretos: el último de ellos es el cráneo de un niño. Los científicos ya lo bautizaron como Leti.

Este cráneo infantil es el primero que se encuentra en la cueva Rising Star. Tras las investigaciones pertinentes, los científicos llegaron a la conclusión de que Leti murió hace casi 250.000 años cuando tenía aproximadamente de cuatro a seis años.

Los restos infantiles se hallaron a unos 12 metros más allá de la Cámara Dinaledi, el sitio original del descubrimiento de los primeros restos de Homo naledi que se dieron a conocer al mundo. Sólo el cráneo de Leti fue hallado, el resto del cuerpo sigue perdido o escondido en alguna otra zona de la cueva.

El hallazgo de Leti nos remonta a la historia de Mtoto, un niño de tres años cuyo hallazgo en Kenia dio a conocer el que quizás sea el entierro más antiguo del mundo encontrado por los científicos. El nombre Leti proviene de la palabra setswana «letimela», que significa «el perdido».

elsiglo 

Loading...